Sin la presencia del bloque de Juntos por el Cambio, se rechazó la última rendición de cuentas de Tagliaferro

29 mayo, 2020

Tal como anticipó LaNoticiaWeb ayer, el bloque opositor no se presentó a la sesión y el concejo deliberante rechazó la rendición de cuentas del ejercicio 2019 del ex intendente. Fue con los votos de 13 concejales (11 del Frente de Todos y 2 aliados), mientras que una edil se abstuvo. No hubo ningún voto a favor de la ejecución presupuestaria pasada.

Tal como anticipó ayer LaNoticiaWeb que podía suceder, el bloque de Juntos por el Cambio no se presentó a la rendición de cuentas 2019 de la gestión del ex intendente Ramiro Tagliaferro. Esto fue a consecuencia de lo sucedido el jueves, cuando la concejala Natalín Faravelli denunció al presidente de Concejo por abuso de poder y machismo. Sucede que la presidenta del espacio opositor está embarazada y quiso sesionar de forma virtual, pero Jorge Laviuzza se lo negó porque no había modificación al reglamento vigente.

El oficialismo tomó por sorpresa la denuncia e intuyeron que era una jugada política para no presentarse a la rendición de cuentas, la que según el oficialismo está llena de irregularidades.

Fue rechazada por 13 concejales, mientras que una edil se abstuvo. No hubo ningún voto a favor de la ejecución presupuestaria del último año de Tagliaferro.

“Juntos por el Cambio decidió no ser cómplice del atropello de Jorge Laviuzza, a la democracia y los derechos de la mujer. ‬No vamos a presentarnos a la sesión de hoy en repudio a la violencia política y de género que sufre Natalía Faravelli desde el Frente De Todos”, comunicó el bloque opositor en sus redes sociales.

Finalmente, el Concejo Deliberante de Morón rechazó en forma contundente la Rendición de Cuentas del ejercicio 2019 luego de constatar la existencia de empresas fantasmas, contrataciones a amigos de funcionarios, mercadería faltante, desaparición de expedientes y una voluminosa deuda pública que supera los 1.200 millones de pesos.

La sesión que tuvo lugar en el Teatro Municipal Gregorio Laferrere, con las correspondientes medidas de control preventivo y distanciamiento físico entre los concejales, comenzó con los ediles oficialistas criticando duramente la actitud de la oposición.

“Esto es una clara demostración de desprecio hacia la práctica democrática”, enfatizó la concejala Paula Majdanski.

Por su parte, el concejal José María Gayoso expresó que “quien calla otorga, no tenían nada para defender. Una falta de respeto hacia los demás concejales”.

Según argumentó el Frente de Todos, el rechazo al registro contable de la gestión de Tagliaferro estuvo basado en el grave estado económico y operativo en el que su gobierno dejó el Municipio de Morón, con un déficit de 1.400 millones de pesos. Además de la voluminosa deuda pública que supera los 1.200 millones de pesos y que está siendo negociada por la actual gestión municipal.

Los concejales oficialistas expusieron en la sesión hechos gravísimos que serán denunciados judicialmente: la contratación a empresas fantasmas o sin empleados, el pago de cuantiosos recursos a compañías sin trayectoria cuyos titulares tienen vínculos directos con funcionarios de Tagliaferro, la compra de mercadería, equipos o insumos hospitalarios que nunca llegaron al destino previsto y la asignación de voluminosas pautas publicitarias a portales de internet inexistentes, entre muchas otras irregularidades.

Entre las deudas más polémicas el Frente de Todos destacó que la gestión Tagliaferro constituyó con la empresa de recolección de residuos Urbaser, a la que se le deben 15 quincenas (más de 6 meses) de servicio, por un total superior a los 600 millones de pesos. En un año electoral como fue el 2019, donde se invirtieron numerosos recursos en pautas publicitarias en medios y redes sociales y contrataciones de cartelería en vía pública, Tagliaferro llegó incluso a contraer deuda pública con el CEAMSE por más de 70 millones de pesos para poder derivar esa partida a otros gastos de menor relevancia.

En materia de empresas fantasmas, el bloque oficialista expuso varios ejemplos llamativos: en 2019 se compraron por casi 11 millones y medios de pesos alimentos secos y frescos, leches para el Hospital de Morón, golosinas, víveres para el Concejo Deliberante y alimentos para mascotas a una empresa cuyo titular es Franco Favini Ragone. Se trata de un amigo de funcionarios de Tagliaferro, cantante del grupo Destino San Javier y heredero del histórico Trío San Javier. La empresa a su nombre, según explicaron los ediles, no tiene depósito ni empleados y está domiciliada en un departamento de Lavalle al 1.500, en la zona de Tribunales en Ciudad de Buenos Aires.

Comentarios

comentarios

OPINIÓN Por Matías Lobos

¿De Churchill a Maduro?

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA