Mauricio es, fue y será siempre, Macri

10 febrero, 2017

Sobre el indulto que el Presidente Mauricio Macri le concedió a su padre Franco. Una deuda de 4.000 millones de pesos, unos 70.000 millones cuando se realiza la proyección a 15 años, tiempo que tendrá la familia para cancelar la misma. Nota de opinión

Franco y Mauricio Macri

Por Guillermo Javier González

Una nueva cachetada, otro insulto/indulto. Nos escandalizamos ante una muestra más de omnipotencia macrista. El hijo le perdona al padre – del espíritu santo ni noticias – una deuda de 4.000 millones de pesos, unos 70.000 millones cuando se realiza la proyección a 15 años, tiempo que tendrá la familia para cancelar la misma. Esta data de 2003 y será ¨totalmente saldada¨ para 2033, año en el cual Franco, el pater familias, cumplirá Dios velando por su salud mediante, sus primeros 103 años. Pero mejor no proyectar tanto a futuro y revisar el pasado.

INICIO DE LA DEUDA

Esta historia comenzó allá por los años ´90, década en la cual gobernaba Carlos Saúl, ¨el gran transformador¨ en palabras del actual presidente. En aquella época, tiemposde oro para las privatizaciones, el Grupo Macri adquirió la concesión del Correo Argentino, administrándola por medio de su empresa Sideco Argentina. La familia Macri condujo los destinos del correo hasta 2003, cuando Kirchner lo reintroduce en la órbita estatal por la falta de pago– desde marzo del 2000 - del canon que el Grupo Macri debía abonar.

La empresa propiedad de los Macri se declaró en quiebra en 2003. En ese momento se originó la causa, la cual no conseguiría resolverse durante los siguientes 12 años ya que el Estado rechazó cada una de las propuestas de pago formuladas por presentar quitasestrambóticas. Algo cambiaría con el arribo presidencial del hijo dilecto.

CAMBIAMOS FUTURO POR PASADO

La fiscal general, Gabriela Boquín, comunicó que la propuesta realizadadebe ser rechazada pues implica un perjuicio para las arcas públicas. Además, hizo notar el cambio de dirección por parte del Estado, ya que con la nueva administración se aprobó una oferta irrisoria, de las mismas características a las rechazadas anteriormente. Esgrimiendo un argumento similar al utilizado para rendirse ante los buitres, desde el gobierno sostuvieron que es preferible cobrar algo a seguir prolongando el litigio. Al parecer, deberíamos conformarnos con percibir solamente ese 1,18% de lo adeudadoy en cómodos pagos, en un plazo de 15 años. Una ironía más teniendo en cuenta el reciente desmantelamiento del sistema de cuotas sin interés.

Con la llegada de Macri al gobierno se produjeron grandes modificaciones. Todas apuntan al mismo objetivo, transferir ingresos de los sectores más pobres a los más ricos. La más reciente de estas medidas, la reducción en casi un 99% de la deuda que los Macri tienen con el Estado.Es decir, con todos y cada uno de los argentinos. Por lo tanto, esta grotesca resolución implica que yo/tu/él/nosotros/vosotros y ellos le regalaremos 1668pesos a la familia del mandatario. Al cambio de hoy un tributo de 100 dólares, un Franklin, per cápita. Mauricioes el presidente de todos los argentinos, pero deja en claro que ¨lo primero es la familia¨.

¿CABE INDIGNARSE?

Una de las primeras medidas tomadas por el líder Pro al llegar a la presidencia fue la quita de retenciones al campo para todos los productos excepto la soja – que igualmente contó con una rebaja y seguirá reduciéndose 5 puntos por año hasta desaparecer-. Esto significó 16.000 millones de pesos que el Estado dejó de percibir en 2016. Luego se sumó la eliminación de las retenciones a las mineras, lo que se tradujo en unos 3.300 millones de pesos menos. Posteriormente se sucedieron el recorte en Ciencia y Tecnología – conflicto con el Conicet mediante – por unos 4.500 millones y la condonación de la deuda a las empresas de energía eléctrica por 19.000 millones de pesos. El discurso oficial dice que debemos ¨apretarnos los cinturones¨. No hay dudas sobre quien es la variable de ajuste.

En semejante escenario y frente a este proyecto: ¿es posible sentirse indignado por el perdón presidencial? ¿Se puede seguir creyendo que un político, al ser millonario, no buscará beneficiarse a costa del erario público? Y más importante aún, ¿cuánto tiempo más llevará para que todos aquellos que están siendo castigados por este modelo salgan de su letargo?

Comentarios

comentarios