El papa Francisco reunió a Santos y a Uribe en el Vaticano por el acuerdo de paz con las FARC

16 diciembre, 2016

El pontífice recibió al presidente colombiano y a su antecesor juntos y por separado; el actual mandatario le regaló el "balígrafo" con el que firmaron la paz.

Encuentro con Francisco

 En una imprevista y audaz jugada diplomática, el Papa se reunió hoy en el Vaticano con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y con su predecesor y máximo opositor al acuerdo de paz firmado por su gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Álvaro Uribe.

Francisco, que siempre respaldó el proceso de paz colombiano y anticipó que viajará a Colombia una vez "blindado" el acuerdo, tenía previsto recibir hoy solamente a Santos, que tras ser galardonado el sábado pasado con el Premio Nobel de la Paz, se encuentra en una gira europea. En una movida política evidentemente decidida por el Papa, que sabe que sigue habiendo dificultades en torno del acuerdo de paz, también convocó al Vaticano el ex presidente Álvaro Uribe, líder de la oposición al mismo, que fue rechazado en un referéndum popular y, después de unos cambios, ratificado recientemente por el Parlamento.

"Recibí una llamada de monseñor Pietro Parolin y me pidió que estuviera allá", dijo ayer el ex presidente, al confirmar que se aprestaba a viajar de urgencia a Italia, al haber sido invitado a una reunión. Uribe dijo que no bien recibió la llamada del secretario de Estado del Vaticano se dispuso a viajar a Italia "por respeto al Santo Padre y al pueblo colombiano".

La inesperada reunión entre el Papa, Santos y Uribe, comenzó a las 12.35 locales y duró unos 25 minutos, informó el Vaticano. Se trata del segundo encuentro entre Santos y Uribe en los últimos seis años, después del que tuvieron el 5 de octubre pasado en la sede de gobierno de Bogotá, cuando parecía que comenzarían a negociar un nuevo acuerdo con las objeciones que había planteado Uribe, sobre todo lo relacionado a la levedad de las penas para los líderes guerrilleros y su reconversión a la política como legisladores. Esos puntos fueron ignorado en la nueva versión que gestó el gobierno de Santos.

Tal como se preveía, antes de este histórico encuentro de a tres, el Papa recibió a Santos a las 10.30 de la mañana locales y cerca del mediodía, también a solas, a Uribe.

Al principio de la audiencia con Santos, en la Biblioteca papal del Palacio Apostólico, el presidente colombiano le dijo al Pontífice: "necesitamos su ayuda". Santos, que luego se reunió con el cardenal Parolin, llegó al Vaticano acompañado por su esposa María Clemencia Rodríguez Múnera y sus tres hijos: Martín, María Antonia y Esteban y los ministros de Exteriores y Comercio y el general colombiano Óscar Naranjo.

A la hora del intercambio de dones, el mandatario le regaló a Francisco el llamado "balígrafo", una bala de ametralladora convertida en bolígrafo con el que Santos y el líder de la guerrilla de las FARC, Rodrigo Londoño, "Timochenko", firmaron los acuerdos de paz en Cartagena de Indias.

La bala calibre 50 transformada en bolígrafo tenía grabada la frase: "Las balas escribieron nuestro pasado. La paz, nuestro futuro", que es la misma que Santos le dijo a Timochenko cuando las partes firmaron el acuerdo sobre cese al fuego y de hostilidades bilateral en La Habana.

Otro de los regalos de Santos al Pontífice fue una escultura de cerámica que representaba una corona de orquídeas, la flor nacional de Colombia, realizada por una artista colombiana

Por su parte, Francisco le regaló un medallón en bronce que simboliza la paz, el discurso para la Jornada Mundial de la Paz en la que invita a los mandatarios a la "no violencia" y los tres libros que ha escrito durante el pontificado.

Tras llegar en un vuelo privado al aereopuerto de Ciampino, el senador Uribe fue recibido por el Papa después del mediodía local. La reunión a solas duró unos 20 minutos. Fue más tarde, a las 12.35 que, en medio de gran expectativa mediática, tuvo lugar el encuentro tripartito, un nuevo fruto de la diplomacia papal.

Comentarios

comentarios