La AFA dividida: hay equipos que quieren una SuperLiga

20 abril, 2016

La posibilidad de nacionalizar el formato de la Premier League inglesa, la Liga Profesional de Fútbol español, el Calcio italiano o la Ligue 1 francesa produce un cisma entre los clubes en la búsqueda de ingresos a partir de la próxima temporada.

La política de AFA no deja de sorprender día tras día. La creación de la SuperLiga Argentina, un sistema que busca emular los principales torneos europeos, generó una división entre clubes del fútbol argentino, en una Asociación del Fútbol Argentino que tiene en el horizonte una elección el próximo 30 de junio.

En una reunión realizada este lunes, en un restaurante de Belgrano, los principales clubes del fútbol argentino (los cinco grandes y varios de los considerados de "elite"), acordaron crear la SuperLiga Argentina, una entidad que se escinda de la AFA. Este formato, que busca separar al torneo de Primera División -y seguramente el Nacional B- por un lado, y el resto de los torneos y las selecciones argentinas por el otro, ya cuenta con el aval del gobierno nacional.

En las principales ligas de Europa existe este sistema. Por ejemplo, la Real Federación de Fútbol de España tiene el control de la selección y de algunas divisiones del ascenso, mientras que la Liga de fútbol Profesional tiene el manejo del torneo más importante. En Inglaterra, la FA controla una parte del fútbol inglés, mientras que la Premier League, maneja el torneo más importante. Algo similar a lo que ocurre en Italia y Francia.

Aunque los propulsores de esta idea no se expresaron públicamente sobre el tema, Claudio Chiqui Tapia, en el festejo de los 112 años de Barracas Central en "La Trastienda", expresó su descontento por la intención de un grupo de clubes y dejó en claro que rechaza la creación de esta SuperLiga argentina.

La idea de la SuperLiga permitió que se vuelvan a reunir los cinco grandes sobre un mismo trabajo. En primer lugar, se busca el consenso con las autoridades de AFA para su creación. Pero si la vía de la negociación no prospera, los clubes están dispuestos a la separación, aunque tengan que llegar a una disputa legal (tal como sucedió en Italia).

El escenario del Comité Ejecutivo de este martes dejó en evidencia la división. Los equipos grandes se ausentaron porque entienden que el tema podía surgir en la discusión y creen que todavía no es momento de debate. Por ese motivo, los clubes participantes casi no consiguen el quorum para comenzar la reunión.

El crecimiento de la candidatura de Claudio "Chiqui" Tapia, con amplio consenso del ascenso y del fútbol del interior, hizo que los clubes grandes observaran en él un potencial adversario a la hora de buscar nuevos ingresos. Es por eso que se cobró fuerza esta idea, que además de captar el interés de los grandes, obtuvo el visto bueno entre muchos equipos de la elite del fútbol argentino.

Otros conjuntos de primera división, que tienen como líderes a Nicolás Russo y Armando Pérez, presidentes de Lanús y Belgrano, respectivamente, todavía no fijaron su postura con respecto a la SuperLiga.

"Habrá que argentinizar el modelo porque no se puede aplicar un formato europeo en un país como el nuestro. Pero creemos que es la mejor opción para lograr mayores recursos", dijo uno de los diez asistentes a la reunión de ayer en el restaurante de Belgrano.

El segundo encuentro en pos de concretar la SuperLiga se realizará este viernes.

 

 

Fuente: Canchallena

Comentarios

comentarios