Comenzó el ciclo Guillermo y en Boca renace la ilusión

2 marzo, 2016

“A pesar de que este equipo fue campeón hace dos meses, empezamos de cero”, dijo Barros Schelotto en su presentación en la Bombonera.

Guillermo, con la histórica 7

El ciclo de Guillermo Barros Schelotto como DT de Boca ya comenzó. El Mellizo, ilusionado con revertir el mal momento del equipo, admitió que no tiene un colchón de resultados que lo respalden.

“Sabemos que arrancamos de cero a pesar de que hace dos meses el equipo fue campeón”, admitió el nuevo entrenador de Boca minutos después de firmar su contrato junto a su hermano y colaborador Gustavo y al presidente del club, Daniel Angelici. “No tenemos tiempo de trabajo para desarrollar la idea y al primer partido jugar de ese modo”, señaló sobre el casi inmediato debut que afrontará en el banco, este jueves ante Racing en la Bombonera (a puertas cerradas) por la Copa Libertadores.

Precisamente, Guillermo destacó que el duelo por el certamen continental ocupa hoy toda su atención pese a que el domingo Boca jugará en el Monumental ante River: “Lo único que pensé es en armar el mejor equipo para ganarle a Racing. No puedo mirar más allá a pesar de la importancia que tiene el Superclásico”.

A su vez, el Mellizo, quien reconoció la tarea de Rodolfo Arruabarrena y los dos títulos que ganó con el club, también analizó dónde cree que debe jugar Carlos Tevez. Si bien no fue específico (dijo que debe jugar “adelante”), aclaró que lo quiere “cerca del área, de centrodelantero o acompañado, no por los extremos”. El DT considera al ex Juventus como fundamental para una levantada y llamarlo fue una de las primeras cosas que hizo tan pronto arregló su llegada a Boca.

La llegada de Guillermo se concretó luego de una reunión en su casa de casi cuatro horas con Angelici, en la que estuvo presente parte de su equipo de trabajo del Mellizo: además de Gustavo, Ariel Pereyra, el ayudante de campo, y Javier Valdecantos, el preparador físico. También trabajará con el cuerpo técnico el entrenador de arqueros Juan José Romero.
 

Comentarios

comentarios