Daniel Larrache: “Con la Ley de Medios no se discute el contenido, se discute el tamaño de las empresas”

4 noviembre, 2013

En diálogo con LaNoticiaWeb Radio, el director de AFSCA y hombre de confianza de Sabbatella destacó el fallo de la Corte y apuntó contra el Grupo Clarín. “Tenía la preocupación de saber hasta dónde llegaba el poder de un grupo monopólico mediático y su colonización de la Justicia”, deslizó. El también concejal electo de Ituzaingó analizó la coyuntura política del distrito y anticipó como será su relación con el espacio del intendente Descalzo. Qué dijo del massismo.

Larrache y Sabbatella, juntos desde la gestión en Morón

Daniel Larrache, concejal electo de Ituzaingó por Nuevo Encuentro y director de Administración, Gestión y Desarrollo de Servicios de Comunicación Audiovisual del AFSCA, en dialogo con el programa LaNoticiaWeb Radio – Oeste, viernes 15 horas, evaluó el fallo reciente de la Corte Suprema que declaró constitucional la aplicación plena de la Ley de Medios. En otro orden mencionó qué posición tomará su espacio en el Concejo Deliberante de Ituzaingó.

¿Les sorprendió obtener la banca?

No, de ninguna manera. Trabajamos muy fuerte, caminamos el distrito, militamos para superar el piso que sacamos en las PASO. Estuvimos siempre convencidos de que podíamos conseguir una banca, de hecho nos quedamos con el sabor amargo de no acceder a dos.

¿Cree que el vecino evaluó que Nuevo Encuentro puede hacerle aportes al kirchnerismo que el oficialismo local no le brinda ahora?

Nuevo Encuentro tiene una propuesta diferente a la del oficialismo del intendente Descalzo, y eso los vecinos lo valoran. Por supuesto, somos parte del proyecto que conduce Cristina Fernández, y eso nos unía en la boleta.

En principio, habría a partir de diciembre paridad de fuerzas en el Concejo Deliberante entre oficialismo y oposición…

Si quedan ratificados los datos, quedarían 8 concejales del FpV oficialista, 2 del FpV Proyecto Nacional – Kolina, 1 seríamos nosotros con FpV – NE, y el resto serían de los partidos opositores, tanto del Frente Renovador, el denarvaísmo y el Frente Progresista.

Los concejales de Proyecto Nacional – Kolina fueron antes de Nuevo Encuentro, ¿cree que coincidirán en propuestas en el Deliberativo?

Tenemos la obligación de coincidir tanto en el nivel nacional como a nivel local, en todo lo que sea bueno para Ituzaingó, con cualquiera de los concejales. Proponemos que el Concejo trabaje para resolver los problemas de la gente, para mejorar la calidad institucional, para que el distrito se siga desarrollando (…).

¿Imagina en el plano distrital en los próximos dos años buena convivencia o tensión política?

Creo que el debate político y la confrontación de ideas son bueno para la democracia. En la política, cada uno tiene que estar en el lugar que represente. Por algo vamos en fuerzas políticas diferentes. Cuando se trata de gestionar, de acompañar al Gobierno, de construir políticas públicas, ahí se deja de hablar de partidos. Todo lo que sea confrontación estéril es deplorable.

El domingo 27 fue un día de contrastes para su espacio. Mientras usted obtuvo la banca y Mónica Macha resultó electa senadora seccional, en Morón fueron derrotados por el massismo…

Creemos que en términos generales el oficialismo tuvo una elección desfavorable; el Frente Renovador y la propuesta que encabeza Massa, con un enorme acompañamiento multimediático, hizo que muchos vecinos de la Provincia votaran a una opción que parece tener algo de renovador, y en realidad nosotros decimos que nos preocupa porque atrás de esa propuesta está escondido todo lo viejo; en Morón se ve brutalmente, está el rousselotismo en fila atrás de la candidatura de Marinucci.
Por supuesto se sigue gobernando. Hay que revisar lo que se hizo mal, el mensaje que no se pudo llevar a los vecinos.
Pero como fuerza política el FpV en su conjunto no tuvo una catástrofe electoral; se mantiene la mayoría en el Congreso, porque se sigue teniendo la capacidad legislativa para gobernar con tranquilidad en los dos años que quedan y que la Presidenta siga gobernando como corresponde, sin palos en la rueda, sin paralizar el Congreso como lo hicieron en 2009 y 2011.

Por otro lado, con la definición de la Corte declarando la constitucionalidad de los artículos cuestionados de la Ley de Medios, el Grupo Clarín denuncia que el Gobierno busca su adecuación de facto, ¿qué puede decirnos de esto?

Primero es una barbaridad, un exabrupto. Hay un reglamento normado por la ley, no es de facto, es por la ley. Tengo sobre mi escritorio las tapas de Clarín del 24 y 25 de marzo de 1976; recomendaría a todos los oyentes que las busquen por Internet. La del 24 de marzo dice ‘Nuevo gobierno’ y la del 25 de marzo, ‘Total normalidad. Las Fuerzas Armadas ejercen el gobierno’. Eso era gobierno de facto. A eso Clarín no llamaba de facto y a la aplicación de una ley, que fue discutida durante cuatro años en la Justicia, que la Corte Suprema dice que es constitucional, y simplemente decimos que hay que cumplirla, llaman de facto. Esto demuestra lo que es Clarín.

Desde el Grupo apuntan a la idea que se avanza sobre la libertad de expresión, que es un tema delicado.

Eso es absolutamente falso. Es una falsedad maliciosa que intenta instalar el Grupo para mantener sus privilegios, que es lo único que persiguen. No hay ningún medio que vaya a ser cerrado, ninguna voz que vaya a ser acallada, ningún periodista que sea perseguido. Todo lo contrario, terminar con este cuasi monopolio permite que existan nuevas voces.

Acompañó a Sabbatella a notificar al Grupo Clarín y algunos políticos criticaron esta acción…

Estoy sorprendido de que haya dirigentes políticos que salgan a defender los intereses de un grupo mediático y no a aplaudir la acción de un funcionario que está haciendo cumplir la ley.

Como conclusión, ¿cuál es su opinión de la decisión de la Corte?

Yo estaba absolutamente convencido de la constitucionalidad, de la legitimidad de la ley que se votó hace cuatro años, porque es una ley que tiene toda la legitimidad de las mayorías parlamentarias, de los 30 años de debate de una sociedad que buscaba salir de aquella ley de la dictadura. Tal vez, uno tenía la preocupación de saber hasta dónde llegaba el poder de un grupo monopólico mediático y su colonización de la Justicia. No se discute el contenido, se discute el tamaño de las empresas para que sea más igualitaria la posibilidad de expresarse.

Comentarios

comentarios