Asambleístas y policía chocan en el Bosque Alegre

13 abril, 2012

Jornada con macheteros y sierras eléctricas. Los asambleístas se dieron cita a la madrugada para impedir el accionar del personal municipal y de empresas privadas. Hubo más de 30 patrulleros de Cuidado Comunitario, policía bonaerense e Infantería que avanzaron sobre los vecinos. El cronista de LaNoticiaWeb también recibió agresiones.

La represión estuvo encabezada por la policía de Cuidado Comunitario

Tristeza en el Bosque Alegre. En la mañana del jueves, la oficina de prensa de San Isidro difundió un comunicado sobre la firma del intendente Gustavo Posse de un decreto que declara Paisaje Protegido al área comprendida entre la costa del Río de la Plata, la calle Del Barco Centenera, la calle 1, y la margen derecha del Canal de Desagüe, a partir de los 140 metros de la línea municipal de la segunda de las arterias mencionada y a partir del límite del predio del Centro Municipal de Exposiciones. El terreno es lindero con el Bosque Alegre y el Campo de Deportes número 6, que podría ser cedido al club CASI para construir canchas de rugby y fútbol. Un grupo de vecinos conformaron una asamblea para impedir que " la zona pierda su identidad y para que se respete la naturaleza· . Todo se desmadró durante la madrugada cuando el personal municipal avanzó con machetes y sierras eléctricas.

Desde las 5 horas del jueves 12 de abril comenzaron a ingresar grúas para iniciar los trabajos en el Bosque Alegre. En el Municipio expresaron que se dio marcha atrás con el convenio con el CASI y que en el lugar se realizará otro emprendimiento, sin tala, pero los vecinos desconfiaron de la información y, con todo, se pusieron en estado de  alerta.

Los asambleístas afirmaron que también había individuos de civil. De hecho, uno de ellos arrojó gas pimienta a uno de los manifestantes. La policía se ubicó en el ingreso al predio para impedir la llegada de más vecinos. "Nos tratamos de meter y apareció una patota de gente vestida de civil, algunos con identificaciones de la municipalidad, que nos sacaron a las trompadas y nos desalojaron. Y cuando yo agarro mi celular para empezar a llamar a mis compañeros de la asamblea para contarles lo que estaba pasando, uno de estos tipos saca un gas pimienta y me lo tira a un centímetro de los ojos. También vi que tenia una picana eléctrica en el bolsillo, que no le hizo falta usarla porque el gas me dejó ciego durante una hora y media" relató a este portal, Justo, el asambleísta agredido.

En total se pudo advertir la presencia de 30 patrulleros municipales de cuidado comunitario que cerraban el paso a los vecinos. También había efectivos de la Policía Bonaerense y agentes de Infantería. Sin embargo, para cuando las fuerzas tomaron posición, más de 50 integrantes de la asamblea ya habían ingresado al predio desde las horas de la madrugada, y discutían qué tipo de acciones tomar una vez que comenzara a moverse la policía.

Todo se desmadró cuando los efectivos comenzaron a custodiar a los macheteros y al personal que portaba sierras eléctricas para desmalezar el Bosque Alegre. Uno de los empleados se mostró muy afectado por la situación, y en diálogo con LaNoticiaWeb manifestó que era trabajador de una empresa privada y que no conocía la situación que debía enfrentar. “Ni loco quiero pelearme con la gente”, expresó.

Los asambleístas salieron al cruce y allí tomó intervención la policía. El cronista de LaNoticiaWeb quedó en el medio de la línea más caliente. Fue movido a patadas y empujones por personal policial y de Cuidado Comunitario local. A pesar de informar que se encontraba trabajando como periodista, recibió burlas. Un agente lo mandó a “sacar fotos a otro lado” mientras lo empujaba. En la trifulca, nuestro compañero Matías Aberg Cobo pudo tomar su credencial, alguien de cuidados comunitarios advirtió la situación y pudo sacarlo del medio. Muchos de los vecinos no tuvieron esa suerte.

Como resultado de la escaramuza hubo tres detenidos entre los asambleístas, que fueron liberados más tarde, y una oficial lesionada en un tobillo.

En una reunión realizada en la última semana, el intendente Gustavo Posse había dejado en claro a los manifestantes que no habría más tala, pero los grupos más radicalizados no le creyeron.

Se pudo ver al concejal kirchnerista Fabián Brest y al vecinalista Pablo Chamatrópulos. Marcos Hilding Ohlsson, de Convocación por San Isidro, también se acercó. Todos querían resaltar el rol represivo que cumplió el personal municipal. Entre los oficialistas estuvieron Carlos Castellano, hombre cercano al intendente, el joven radical Jorge Álvarez, y el peronista aliado Pablo Fontanet. Los tres aparecieron cuando comenzó el accionar policial. En el possismo dieron a entender que la cesión de terrenos al CASI finalmente no se realizará.

Durante la tarde, los asambleístas llegaron al nuevo Palacio Municipal de Avenida Centenario 77. En los semáforos ganaban la calle para informar sobre el reclamo. Se paseaban frente a la luz roja con pancartas de denuncia. Al momento del cierre de esta nota, aún continuaban congregados. En Vicente López, desde las 19 horas había una convocatoria de Unidos por el Río, vecinos que no quieren el avance inmobiliario en el área ribereña. El año pasado, también ellos fueron víctimas de la agresión policial. Finalmente marcharon hasta San Isidro para acompañar la lucha del Bosque Alegre.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA