Murió un hincha de San Lorenzo en otra tarde negra para el fútbol argentino

20 marzo, 2011

En la previa del partido, Ramón Aramayo, un simpatizante del "Ciclón", habría sido agredido por un agente de la policía con un palazo en la cabeza, lo que le provocó el fallecimiento por politraumatismos. Alberto Crescenti, titular del SAME, confirmó que hay 7 heridos (tres efectivos y cuatro civiles).

Los incidentes ocurrieron antes del partido.

Según fuentes del SAME, Ramón Aramayo, hincha de San Lorenzo, de 36 años, fue asesinado sobre la calle Barragán al 200. Habría sido salvajemente golpeado por un policía, y murió al instante por politraumatismos. El cuerpo permaneció tirado sobre la acera y sin recibir atención médica. Jorge Aldrey, vicepresidente "cuervo", también aseguró que los hombres de seguridad serían los responsables del hecho. Este mismo dirigente contó que la víctima había discutido con un efectivo.

Para los representantes de la Policía Federal Argentina, el fallecido "se desvaneció y murió por causas naturales".

"Tiene varios golpes en el cuerpo", reveló Alberto Crescenti, titular del SAME. Además, cuatro policías están heridos y fueron trasladados de urgencia al Hospital Churruca. "No era barrabrava, sólo iba a ver a su equipo", sostuvo Carlos Abdo.

En la previa del cotejo, la gente de Vélez aprovechó una zona liberada y apedreó a todos los micros de la gente visitante que llegaba al estadio José Amalfitani. Los uniformados actuaron tardíamente cuando la agresión ya había sido consumada, sobre las calles Alvarez Jonte y Reservistas Argentinos.

La rivalidad entre estas hinchadas viene en constante aumento, principalmente surgida por la acción del ex presidente del club de Liniers, Raúl Gámez, quien llegó a declarar: "Ante la ausencia de Ferro y Chicago en la Primera, tuvimos que buscar una pica con San Lorenzo". Así, se realizó un desfile de copas internacionales en el año 2004, con Roberto Pompei como invitado (reconocido hincha de Huracán), sobre las narices de la gente de la entidad de Boedo (cargada por la trunca obtención de la Copa Libertadores de la institución de Boedo). Ese día hubo desmanes en las tribunas, pero no impidió la disputa del choque.

Comentarios

comentarios