Independiente cayó ante el Goiás en la primera final de la Copa Sudamericana

2 diciembre, 2010

El goleador de Goiás Rafael Moura no perdonó y abrió el marcador. Más tarde, Neto, su compañero de ataque, aprovechó otro error grosero de Independiente luego de perder la pelota y dejar espacios para concretar el 2-0. El Rojo trató de inquietar con alguna jugada con pelota parada, pero careció de claridad. Silvera vio la roja. La revancha, dentro de siete días en Avellaneda. El dato: no se computan los goles como visitante.

La revancha se jugará el próximo miércoles en Avellaneda.

Independiente se llevó una derrota por 2 a 0 en su visita a Goiás que le dejaron abierta la serie para la revancha de la final de esta Copa Sudamericana en Avellaneda, aunque tendrá que exigirse no solamente para descontar la diferencia sino para superar la ausencia de su goleador Andrés Silvera, quien se fue expulsado.

A Independiente le pasó en el arranque del primer tiempo lo mismo que en el comienzo del segundo ante Liga de Quito en Ecuador, cuando recibió dos goles seguidos que después se ampliaron a tres.

En esta oportunidad el chaparrón de goles locales, como el pluvial, llegó en los primeros 20 minutos de la etapa inicial, cuando Rafael Moura (goleador del certamen con siete tantos) primero y Otacílio Neto después, pusieron en ventaja a los locales.

Y en ambas ocasiones, tal como ocurriera en Quito con la segunda conquista de Liga, los errores por arriesgar demasiado y terminar perdiendo la pelota fueron de Lucas Mareque.

Con ese panorama El Rojo tuvo que jugar otro partido desde muy temprano, ya que la intención del técnico Antonio Mohamed de crear espacios con los delanteros Facundo Parra y Andrés Silvera para la llegada sorpresiva de los volantes, según anunció en la previa, quedaron para mejor ocasión.

Es que Independiente tuvo que lanzar a todos sus efectivos al campo rival, arriesgando mucho también con la contra de su rival, ya que a los 10 minutos sus juveniles marcadores centrales Leonel Galeano y Julián Velázquez estaban amonestados.

Se jugó Independiente hasta el final del primer período en pos de un descuento que nunca iba a llegar, porque forzó siempre pero no tuvo claridad cuando pisó el área rival.

Con este panorama salió a jugar el segundo período el equipo de Avellaneda, pero todo se le complicó más aún nuevamente en el comienzo del juego, ya que a los 6 minutos se fue expulsado Andrés Silvera por aplicarle un codazo a Toloi que le cortó la comisura del labio.

Ahora sí Independiente pareció quedarse definitivamente muy lejos de la posibilidad de descontar, con la preocupación implícita de no poder contar tampoco con El Cuqui para la revancha.

Sin embargo Independiente no se entregó y hasta promediar la etapa intentó por todos los medios descontar pese a la inferioridad numérica en terreno visitante, aunque en estas finales no tiene doble validez el gol como visitante.

Pero cuando sobre la media hora Mohamed advirtió que esa búsqueda era peligrosa, porque una tercera conquista sería mucho más difícil de remontar el próximo miércoles a las 21 en el Libertadores de América, empezó a pensar en los beneficios de este 0-2 en Goiania.

Por eso los cambios que realizó en el cuarto de hora final tuvieron que ver con reforzar el sistema defensivo haciendo ingresar a Carlos Matheu y Maximiliano Velázquez por los volantes Hernán Fredes y Nicolás Cabrera.

Al menos ese objetivo de mínima lo cumplió Independiente y dejó abierta la puerta para dar vuelta la historia en la revancha, cuando media Avellaneda se volcará en pos de una victoria por buena diferencia como para alcanzar el sueño del título y el retorno a la Copa Libertadores 2011.

Comentarios

comentarios

OPINIÓN Por Jorge Benedetti

Cartas para construir la «pos pandemia»

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA