Indignación en Uruguay por la agresión al arquero de Defensor

20 octubre, 2010

El diario El País calificó de “cobarde” el piedrazo que impactó en la cabeza de Martín Silva antes del arranque del segundo tiempo del partido con Independiente, que pasó a cuartos de la Sudamericana.

El arquero Silva recibió un proyectil antes de iniciarse el complemento.

Hay indignación y bronca. No con el club pero sí con los violentos y con el árbitro que miró para otro lado cuando una piedrazo cayó a la cancha desde la tribuna de Independiente e impactó en la cabeza del arquero de Defensor Sporting de Uruguay, Martín Silva, antes de iniciar el segundo tiempo. El partido lejos de suspenderse se jugó normalmente y con el 1 en cancha. Por eso, desde el club charrúa y los medios de aquel país llegan los mensajes por ese acto “cobarde”, como lo califica el diario El País.

La edición online del diario "El Observador" informó que el árbitro brasileño Wilson Seneme consideró el hecho "algo aislado y continuó el encuentro” y para el diario "Ultimas Noticias" de Montevideo el partido fue un "escándalo" en el que el árbitro brasileño pasó por alto la "cobarde agresión".

El diario La República recalcó que "el fútbol argentino tiene un peso enorme en la Confederación Sudamericana de Fútbol y el segundo tiempo del cotejo se disputó" y que "el árbitro mostró una falta de jerarquía muy grande". "Esperó a que lo atendieran al jugador, le pusieran una red en la cabeza para aguantar un apósito para detener la hemorragia”.

Justamente Silva recalcó que "no es culpa del club, sino de la gente" y agregó que siguió jugando porque se sintió mejor, aunque "nunca al cien por ciento". "Quedé mareado varios minutos, pero cuando consideré que estaba en condiciones decidí seguir jugando", relató el uruguayo en los medios de su país.

El presidente del Defensor Sporting, Dante Prato, comentó esta mañana en Despertate (TyC Sports) que el árbitro le dijo que “había sido un hecho aislado y si el arquero no podía seguir que entrara el suplente”. “Se precisa sólo una piedra para lastimar. Al árbitro no le dio para suspender el partido, como era que correspondía. Y nosotros no contemplamos en ningún momento retirar al equipo de la cancha”, expresó, aunque recalcó que la culpa no es de los dirigentes del club, “que se portaron muy bien con nosotros”.

Comentarios

comentarios