CAVALIERI ARMA SU EJÉRCITO PROPIO

31 julio, 2007

El virtual gobierno de Cristina Fernández deberá lidiar con el choque de fuerzas que presenta el sindicalismo argentino, con la CGT de Hugo Moyano y el resto de los gremios no alineados. Entre tanto, Cavalieri quiere armar su Confederación.

Cavalieri quiere una Confederación de Gremios

Ahora, quien estaría trabajando como principal operador separatista sería el titular del Sindicato de Empleados de Comercio, Armando Cavalieri, quien planea armar una Confederación de Gremios de Servicios que aúne a todos los gremios de servicios públicos para combatir al moyanismo.

Así como Moyano ya cuenta con su CGT paralela, la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), conjunto de gremios del transporte con la capacidad de parar al país sin necesitar la aprobación de la central obrera, ahora Cavalieri busca contrarrestar esa fuerza con su propia Confederación, la cual de lograr fuertes adhesiones gremiales podría igualar o superar el poder de fuego de la moyanista CATT.

La puja tiene varios entuertos que vuelan bajo para no llamar la atención, pero que tarde o temprano quedarán sobre el tapete. En primer lugar, el mandato de Moyano al frente de la CGT termina en mayo próximo, razón por la cual el camionero ya comenzó a operar para reunir brazos que soporten la continuidad de su conducción.

Moyano hoy posee línea directa con el despacho presidencial, pero sabe que el año próximo esa línea se cortará con el desembarco de la primera dama en la Casa Rosada, por lo cual sostenerse en el poder le será bastante más complicado.

Por otro lado, de seguir así la realidad del sindicalismo argentino, lo que se avisora es un futuro escenario de dispersión, en el cual los gremios en lugar de confluir en la CGT, representante nacional de los trabajadores ante cualquier gobierno, deberán repartirse su fuerza en agrupaciones más pequeñas, como podrían ser la CATT o la Confederación con la que sueña Cavalieri.

A esto, habrá que sumarle el inminente arribo de la CTA con la personería jurídica por la que lucha hace tanto tiempo y que Cristina trabajará en otorgarles.

Así, la pelea sindical será a su vez más dificultosa, ya que los gremios no sólo deberán cumplir el rol histórico de representar a la clase obrera y sus reclamos ante el gobierno de turno, sino que ahora además enfrentará una lucha de poder entre las propias organizaciones secundarias, que se desprendan de lo que podría ser el quiebre de la CGT.

Comentarios

comentarios

OPINIÓN Por Javier Fernández (Concejal Juntos por el Cambio-San Martín)

Miente que algo quedará, la lógica del gobierno actual

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA