SCIOLI PODRÍA PERDER LA MAYORÍA EN LA LEGISLATURA

6 abril, 2009

En junio, el oficialismo pone en juego 45 bancas, entre senadores y diputados. Hoy por hoy, el gobernador tiene quórum por apenas un voto.

Balestrini y Scioli hacen cuentas en la Legislatura

Las palmadas de las encuestas sobre la imagen pública de Daniel Scioli contrastan con el riesgo cierto de perder la mayoría en la Legislatura bonaerense. Hoy, el gobernador conserva, por apenas un voto, el quórum en Diputados y tendría que reeditar o acercarse al resultado de 2007, cuando el Frente para la Victoria sacó el 48,94% de los votos en la Provincia, para garantizar el segundo tramo de su gestión sin sobresalto parlamentario.

En Buenos Aires se renuevan las cámaras por mitades (46 de 92 diputados y 23 de 46 senadores). Aquí surge un dato relevante. El FpV-PJ expone la mayor cantidad de bancas: son 45: 26 corresponden a diputados y 19 a senadores.

El oficialismo bonaerense ya fue quebrado por el alejamiento de 12 legisladores oficialistas a la sociedad Felipe Solá- Francisco De Narváez y un par de unipersonales.

La mayor prevención está en el Interior bonaerense, donde el Gobierno evalúa una merma electoral, con este agravante: de las 69 bancas en disputa, 41 corresponden a los distritos chacareros. El medio rural y las ciudades condicionadas por el conflicto agropecuario refractarían mayoritaria mente la propuesta del matrimonio Kirchner. ¿Cómo equilibrar las cargas? El kirchnerismo presume que el Conurbano será decisorio y a esa comarca, donde se concentra el 67 por ciento del electorado, destina estrategia, recursos y visitas de campaña.

La masa crítica del voto kirchnerista, según la presunción electoral, está en el segundo cordón de Conurbano que rodea a la Capital Federal. Son los municipios de Tigre a La Matanza, aquellos que habitan las capas de ingresos más bajos de la sociedad. La misma presunción supone que el primer cordón (de Olivos a Avellaneda) tiene en cambio un escenario político más cercano a la Capital Federal, contrario a las consignas del oficialismo.

Es una cuestión de volumen: 3.200.0000 personas en condiciones de votar en esos trece distritos representan más del doble de los electores de las cinco provincias patagónicas. Y 300 mil sufragantes más que la región del Noroeste argentino (Salta, Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca).

En las presidenciales de 2007, el segundo cordón aportó un millón de votos a Cristina Fernández, es decir casi un tercio de su total en la Provincia. En once municipios de esa región estuvo por encima del 50 por ciento de sufragios.

Scioli participa de las alquimias electorales organizadas en Olivos. Está obligado por el apremio legislativo. Una variante de trasnoche es reforzar la representación en las secciones segunda, cuarta, quinta, sexta, séptima y octava con figuras gravitantes del Gabinete nacional e intendentes. Por caso, se dicen, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, como senador provincial en representación de la cuarta, y el intendente de Bahía Blanca, Cristian Breitenstein, por la sexta. El jefe comunal de La Plata, Pablo Bruera, anotaría a su hermano en la lista del FpV. Por las dudas, el intendente vecinalista Gustavo Pulti (Mar del Plata) aclaró que prefiere quedarse en la ciudad.

Demasiadas especulaciones -a las que se sumó el "efecto Alfonsín" como catapulta para la alianza UCR-Coalición Cívica- en la larga vigilia para confirmar si Néstor Kirchner encabeza la lista de diputados o se transforma en elector sin más peso que su palabra.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA