SCIOLI SE LANZÓ EN LA PELEA BONAERENSE

30 marzo, 2009

Cuestionó el acuerdo De Narváez-Solá y adelantó que se pondrá al frente de la carrera proselitista; fuerte defensa de los Kirchner. Estrategia del oficialismo y la oposición.

El gobernador abandonó su habitual estilo moderado

El gobernador Daniel Scioli dejó su tono mesurado, dio un giro brusco y se metió de lleno en la campaña electoral al lanzar una crítica sin precedente a la fórmula De Narváez-Solá.

"Este acuerdo me parece ridículo", dijo Scioli a LA NACION. "Si hay alguien que ha criticado ferozmente la política de seguridad del entonces gobernador Solá fue De Narváez, y ahora él pone como principal tema en la campaña la lucha contra la inseguridad y se asocia con Solá", expresó Scioli.

"No puedo entender... se debe tener coherencia entre lo que se dice y lo que se hace", acusó el gobernador bonaerense, en referencia directa a quienes fueron en 2007, dos acérrimos adversarios. El jefe del Estado provincial pareció también adelantar la batalla que se avecina, al polarizar la pelea entre De Narváez y el ex presidente Néstor Kirchner: "Voy a defender mi trabajo, voy a defender con coherencia lo que estamos haciendo con Cristina y con Néstor Kirchner a nivel nacional y provincial", destacó.

Las expresiones de Scioli contra Solá y De Narváez contrastaron con el tono escasamente confrontativo que hasta ahora venía manteniendo el gobernador.

Con respecto a la oficialización de la eventual candidatura de Néstor Kirchner en Buenos Aires, Scioli se mostró cauto. "Veremos, paso a paso. Respeto sus tiempos, su análisis y experiencia y ya presentaremos no sólo quién encabece la lista de diputados sino también en forma integral", dijo el gobernador, que podría incluir como acompañante en la nómina a su hermano José Scioli, actual secretario general de la Gobernación.

El cambio de actitud de Scioli, que hasta ahora prefería sólo hablar de gestión, no fue improvisado. "Tratándose de Scioli, son declaraciones fuertes. Puede ser el punto de partida de un discurso más elevado", admitió ayer un colaborador al referirse a las críticas que lanzó contra la lista de De Narváez y Solá.

Es que la nueva fórmula del peronismo disidente no sólo quita votos al Gobierno. También es un desafío a la gobernabilidad de Scioli. La nueva alianza del PJ disidente podría restarle apoyo en la Legislatura, donde hasta ahora cuenta con mayoría. Por ello la intención del mandatario bonaerense es hacer una fuerte apuesta en la campaña que ya se largó.

"Voy a jugar a fondo para defender el proyecto nacional y conseguir más legisladores", dijo Scioli. Y se sinceró: "Necesito un Legislatura comprometida. De eso se trata esta próxima elección del 28 de junio. Aquí mostramos una coherencia".

La diatriba del gobernador contra la fórmula del PJ disidente no registraba antecedentes. "¿Cómo puede ser que se haga un acuerdo entre antiguos enemigos?", se preguntó Scioli.

A continuación denunció un "oportunismo" en la conformación de la alianza que ya oficializó su intención de vencer al Gobierno. "De esto no se sale adelante con acuerdos que pueden ser tentadores al momento de alguna propuesta electoral", fustigó Scioli.

Luego comparó de manera elíptica a la nueva fórmula con la antigua Alianza de Graciela Fernández Meijide y Fernando de la Rúa. "Ya hemos visto por otras experiencias qué es lo que ocurre, estemos atentos a esto", advirtió.

La nueva estrategia combativa del gobernador fue seguida por sus principales colaboradores en el gobierno, que se encargaron de socavar, con críticas aún más furibundas, al nuevo polo opositor.

"La alianza entre Francisco I y Felipe II es de neto corte electoral y tiene fecha de vencimiento, porque sólo se constituyó para las elecciones", cargó el vicepresidente del Banco Provincia, Gustavo Marangoni, que trabajó como vocero de Scioli.

En tanto, José Scioli lamentó que De Narváez "subestime la capacidad de los intendentes provinciales", e indicó que "como nunca el gobierno nacional acompañó la gestión de los intendentes con la mayor inversión en obra pública que se haya realizado en la Argentina en las últimas décadas". Scioli se refirió así a las declaraciones que hizo De Narváez, quien señaló que "Néstor Kirchner usa a los intendentes del conurbano" y lanzó duras críticas al Gobierno.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA