Y AHORA…, NO DISCRIMINARAS

31 julio, 2006

El Congreso sancionaría antes de Octubre reformas en el Código de Justicia militar.Quedaría sin efecto el castigo por homosexualidad, incorporándose la figura de “discriminación” y “acoso sexual”.

LA MANO DE NILDA GARRE

Por Mara Fernández Brozzi

Una mujer en el Ministerio de Defensa provoca revuelo, y una mujer como Nilda Garré aún más… Su pasado montonero,como peronista de izquierda, la ubica en un lugar por definición, contrario al desempeño general de las Fuerzas Armadas, sobre todo por la represión brutal que éstas llevaron a cabo en la última dictadura militar.

Entre muchos cambios acaecidos dentro de las Fuerzas, desde su llegada, se suma ahora un cambio,que dará, seguramente, el inicio a una gran polémica. El proyecto de ley que permitiría que el Código de Justicia Militar sea reestructurado. Los proyectos de ley del nuevo sistema de Justicia Militar serán enviados al Congreso antes de octubre, para que puedan ser tratados este mismo año.

El nuevo sistema estará basado en dos leyes: de Justicia Militar Penal y Disciplinaria de las Fuerzas Armadas.Figuras fuera de tiempo y de razón quedarían obsoletas dentro del código de sanciones de las fuerzas armadas, las que rigen desde el año 1951. Es así que quedaría sin efecto el castigo por homosexualidad, incorporándose la figura de “discriminación”, “acoso sexual”, este último debido a la creciente incorporación de personal femenino dentro de las fuerzas..

En una idea que promete modernizar la forma y contenido, instando a comprometerse con parámetros no muy comunes dentro del desempeño a que nos tienen acostumbrados los militares argentinos; el “no discriminarás” se imparte hacia religiones, banderías políticas, colores y género.

Estos cambios responden al compromiso que el Gobierno Argentino asumiera en marzo de 2005 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, más allá de la voluntad y el deseo de hacerlo, se encuentra la obligación de responder con la anulación del viejo Código de Justicia Militar. En octubre de éste año el gobierno deberá dar cuentas de los resultados concretos sobre éste tema, en las audiencias de Washington, sede de la CIDH. La Comisión Interamericana recogió en su organismo una denuncia de un ex Capitán argentino, Rodolfo Correa Belisle, quien fuera enjuiciado por el Ejército por atentar contra la disciplina militar; éste caso presentado es el que dispara la intervención de la Comisión Interamericana, obligando al Gobierno argentino a tomar cartas en el asunto, dando lugar a la derogación de éstas viejas formas de sanción.

Tuvieron que pasar 55 años para que se detengan las miradas respecto del código de disciplina con que las fuerzas armadas se rigen, cimiento construido sobre la discriminación y el castigo; tuvieron que pasar 30 años para que los Militares responsables del mayor genocidio de la historia argentina sean elevados a juicio. Si bien corrió mucho tiempo y más sangre, nunca es tarde para empezar a cambiar las cosas.

Comentarios

comentarios