EL DÍA DESPUÉS

31 marzo, 2007

Analizamos las repercusiones del violento desalojo en José León Suárez. La concejal Nikolov en AM 680, y los ediles Suárez y Bernasconi vía telefónica como los únicos integrantes del Cuerpo Legislativo que se acercaron al lugar.

¿Qué hacer con los más necesitados?

Por César Morielli

En “Pasa de Todo” por AM 680 y con la conducción de Eduardo Román se analizaron distintas posiciones acerca del violento desalojo en el barrio UTA en José León Suárez, sobre la calle Triunvirato, en el límite con Tres de Febrero. Una premisa básica es que hacer con todas estas personas sin vivienda que son obligadas a retirarse de sus asentamientos para construir viviendas para otras personas en la misma situación. ¿Cómo articular una dinámica política donde los marginados nunca tienen lugar?. En este contexto, oficialistas y opositores, acomodan el discurso a esta trágica circunstancia donde una vez más florecieron los palos, los gases, las balas, las ollas populares, los piedrazos y la xenofobia.

Cinthia Nikolov, concejal oficialista de Poder Vecinal, visitó las Charlas de Café de “Pasa de Todo” y coincidió con el diagnostico popular: “El desalojo es una triste situación a la que uno nunca quiere llegar” y agregó que “hay una contraposición de derechos entre los que tienen conflictos habitacionales y que estos terrenos están destinados a un Plan de Viviendas”. Este es el primer contrapunto a revisar. Tierras ocupadas por personas sin vivienda que son sacadas violentamente para construir viviendas para personas que no las tienen. Paradoja nacional en su máxima expresión, potenciada en el submundo único que es el Distrito de San Martín.

“La Municipalidad sola, sin la ayuda del gobierno nacional y provincial, es imposible que pueda desarrollar un Plan para asistir a una cantidad de gente que está en estado de indefensión” dijo la concejal y enriqueció el argumento diciendo que en San Martín no “tenemos tierras disponibles como otros Municipios”, algo con lo que algunos pueden no coincidir. Nikolov aclaró que estos “planes son para Carcova, la Villa Tranquila y La Rana. Este terreno estaba destinado a eso. A gente que ya está censada, hace dos años o más que se está trabajando con esta situación”. ¿Por qué se lleva gente de un sector a otro? ¿Por qué no se implementa el Plan de Vivienda en el mismo lugar de esos asentamientos? En San Isidro realizaron la urbanización en el mismo lugar de la urgencia, acoplando las construcciones a la dinámica habitacional de La Cava.

Nikolov también confirmó que se realizó una reunión con el Intendente y los funcionarios para debatir como encarar este problema durante las próximas horas: “La Secretaria de Desarrollo Social va a reforzar el tema desde lo institucional en todos los comedores, para asistir a más chicos. En esa zona hay muchos comedores municipales, con docentes y que funciona como Jardín de Infantes donde se contiene con Educación a los chicos. También en las salas sanitarias. Intentamos bajar todo el andamiaje municipal para asistir a todos los que la necesiten; y tratar de discriminar a los necesitados de los oportunistas y los que quieren sacar ventaja política”. Más allá de afirmar indirectamente que el Ejecutivo no utiliza constantemente todo su andamiaje, la concejal acusa que la problemática es política y no social.

EL INTENDENTE Y LOS PARAGUAYOS

En Radio Mitre, el Intendente había hecho referencia a los ciudadanos paraguayos que se encontraban en el asentamiento casi de manera discriminatoria. También, sólo con la prueba de algún testimonio, había acusado que muchos tenían armas blancas. Nikolov no quiso “traducir las palabras del Intendente” pero si realizó una mención a la comunidad paraguaya del distrito.

“Hay un marcado índice de mamás que vienen en momento de parto sin tener un control de parto, del embarazo. En Paraguay el acceso a la Salud es caro, es costoso o es nulo en algunos casos. Estas chicas vienen prácticamente a parir acá. En otros Municipios ni se las recibe, en San Martín sí. Vienen con 8 meses de embarazo sin haber hecho ningún control, ni ecografía ni análisis de sangre. Vienen al parto. Obviamente se las atiende. Esta es una situación marcadamente diferenciada de años anteriores. Tiene que ver concretamente con Paraguay por la situación social que se está dando en ese país. Nosotros tenemos una gran colectividad paraguaya, tenemos una relación con ellos y todas las colectividades. Hay un centro de la comunidad en Libertador. Vienen a San Martín y a Buenos Aires a atenderse” afirmó Nikolov.

SOLO DOS CONCEJALES ENTRE LA GENTE

Desde todos los sectores políticos se utiliza a la población “de la Márquez para allá” como latiguillo discursivo. Cada uno llevando agua para su molino, se llenan la boca de palabras que ante esta circunstancia se quedan sin sustento. Solamente dos concejales se acercaron al lugar de los hechos para hablar con los vecinos (sí, dos de veinticuatro ediles).

Gustavo Suárez, concejal de ARI y vecino del barrio Libertador pasó un mal rato el día del desalojo al ser increpado por algunos vecinos. Vía telefónica para “Pasa de Todo” opinó que el operativo policial fue bueno y que los “chicos que se enfrentaron con la policía son pibes que uno sabe como se mueven y que ocuparon los terrenos para hacer algunos negocios y venderlos. No les interesa el problema social y habitacional. A diferencia de otras familias que si y con las que hubo reuniones para concretar los Planes de Vivienda”.

Por otro lado, el concejal del Frente para la Victoria y pre candidato a Intendente de San Martín, Hugo Bernasconi, disparó verbalmente (vale la aclaración dentro de este contexto) desde el lugar de los hechos 24 horas después: “Ayer estuve hasta las 8 de la noche escuchando a los vecinos. El único análisis que corresponde es el del punto de vista humano. Estoy con un grupo de vecinos que están realizando, de manera totalmente pacífica, un reclamo por viviendas que es justo. Están haciendo una olla popular. Es gente que ha pasado la noche con un frío increíble, hay chicos. Ayer se vivió una represión salvaje por parte de la policía. Ingresaron en casas particulares tirando estos gases pimienta”

Bernasconi se mostró indignado, como todos, por las declaraciones del Intendente sobre la comunidad paraguaya a Radio Mitre: “Me preocupa la xenofobia de parte de algunos funcionarios. No puede, de ninguna manera, salir a decir el Intendente que se trata de paraguayos o gente de países limítrofes. Esto es ridículo. Son habitantes que se encuentran en el suelo de San Martín, nuestra Constitución los ampara, TODOS LOS QUE HABITEN EL SUELO ARGENTINO. Voy a solicitar la inmediata intervención del INADI por estos actos de xenofobia”.

Y el concejal también hizo el llamado a sus colegas, de bancada y de los otros: “Somos 24 concejales y en ese lugar solamente se hicieron presentes dos: el concejal Suárez que estuvo ayer y al menos escuchó a los vecinos, y yo. ¿Dónde están los demás?. Están hablando de algo que no conocen porque ninguno está acá viendo la realidad. Está lleno de chicos muertos de frío, de madres tratando de darle un poco de comida. En el día de ayer esto fue dantesco: estaba la policía quemando las casillas, corriendo a la gente. La gente quiere vivienda, no están robando nada”.

“Tiro propuestas al aire: formemos una comisión entre el Intendente y el Legislativo Municipal, tenemos que darle solución a esta gente. No pueden pasar otra noche a la intemperie con el frío que hace” agregó Bernasconi y prendió la mecha: “Vamos a hacernos cargo. Busquemos una solución”.

LA PLAZA DE LA MUNICIPALIDAD

Durante los inconvenientes, trascendió el rumor de que la municipalidad usaría la excusa oficial de que esos terrenos serían una plaza pública o parque de propiedad del Ejecutivo y que son de uso de bien público, con la clara intención de enfrentar al pobre contra el pobre. De esta manera, apenas se dispersó la muchedumbre encargaron instalar postes de luz para afianzar esta intención: “Increíblemente tuve que ver cómo en el transcurso de una hora y media se colocaron dos columnas de alumbrados y tres carteles de PROPIEDAD DE LA MUNICIPALIDAD DE SAN MARTÍN. Cuando uno hace un reclamo por una columna de alumbrado tiene una espera de seis meses. Terminemos con esto” afirmó Bernasconi.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA