" EZPAÑA " ESTILO Z, IGLESIA ESTILO Z

31 julio, 2006

El presidente español Rodríguez Zapatero implementó reformas sociales que polarizaron la sociedad. Hizo lo que nadie se había atrevido: enfrentar a la Iglesia católica. El país, que llegó tarde a la democracia, hoy vive una revolución cultural.

Ratzinger, el Museo científico y Zapatero.

“Ezpaña” estilo Z

IGLESIA estilo Z

Por Oriana Padello

Hace dos años que José Luis Rodríguez Zapatero es presidente, y hace dos años que su gobierno y la Iglesia Católica española mantienen una guerra por las reformas sociales que promueve el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Y mientras tanto, la Iglesia continúa blindada a los cambios y no acepta contraataques.

En el mes de julio el Papa Benedicto XVI llegó a Valencia para celebrar el Quinto Encuentro Mundial de las Familias. Ante un millón de fieles ratificó que la familia es la unión entre un hombre y una mujer con vocación de permanencia. Zapatero no asistió a la misa conclusiva que ofreció el Papa, probablemente para reafirmar la laicidad del Estado. El Papa arremetió con que en España se atraviesan tiempos de “rápida secularización”. Y no más. A secas: Zapatero cambió el rumbo de España y se ha convertido en el nuevo referente del socialismo mundial.

La Constitución española establece la separación entre Iglesia y Estado que se declara aconfesional en estos términos: “ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”. Se alude aquí al laicismo español, defensor de la independencia del hombre, la sociedad y del Estado, de toda influencia religiosa o eclesiástica.

Desde los comicios del 14 de marzo de 2004 que el presidente es favorito en las encuestas: cuenta con mayoría en la opinión pública a favor de esos cambios. ¿Cuáles? Principalmente la autorización del matrimonio entre homosexuales (4.500 gays y lesbianas se casaron en el último año) y la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo, convirtiendo a España en el tercer país de Europa -detrás de Holanda y Bélgica- que legaliza el casamiento de parejas del mismo sexo.

La reforma en la agilización de los trámites del divorcio, la investigación con células madre embrionarias para curar enfermedades, la ley de reproducción asistida para parejas que no puedan tener hijos, la supuesta intención del gobierno de regular la eutanasia, la presentación del anteproyecto de Ley Orgánica de Educación y la futura ley sobre la interrupción del embarazo que permite a las mujeres poder abortar en los primeras doce semanas de gestación sin necesidad de invocar alguna de las tres razones que preveía hasta ahora la legislación (riesgo para la salud física o psíquica de la madre, la malformación del feto o una violación), son las nuevas reformas socialistas. A esto se le suma la intención de establecer el sacerdocio de las mujeres y el celibato de los curas.

“Ha llegado la hora del respeto radical de las opciones sexuales de cada individuo, la hora de una visión laica en la que nadie impone sus creencias ni en la escuela ni en la investigación ni en ningún ámbito de la sociedad. Ha llegado la hora de la educación pública, de la investigación y de la inversión en el futuro. De una España moderna, culta, tolerante y plural", declaró Rodríguez Zapatero ante el Comité Federal del PSOE días después de su triunfo como primer mandatario.

Al parecer, este nuevo estilo de hacer política ha sido aceptado por los españoles. Según dos recientes encuestas del diario El Mundo y del Centro de Investigaciones Sociológicas de España (CIS), Zapatero es el político mejor valorado con una nota superior a 5,5 en una escala de 10. Sin embargo, para Ángel Acebes, Secretario General del Partido Populista, “esta política de confrontar lleva a la división de los españoles, que está siendo y es profundamente negativa”. El opositor PP, católico conservador y partido de origen del ex presidente español José María Aznar a quien Zapatero derrotó en las últimas elecciones, sintoniza plenamente con la Iglesia Católica española. A ambos les preocupa que los cambios impulsados por Zapatero traigan nuevas ofensivas de las sectas protestantes. Cuestionan además la escasa aparición de asuntos relacionados con la Iglesia en los medios de comunicación.

Pero quiérase o no, la crisis de la Iglesia ya es una realidad: sólo el 17% de los españoles es practicante y va a misa. Endefinitiva, los católicos caducos son una tendencia que viene haciendo eco no sólo en España, sino en muchos países occidentales.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA