Juntos por el Cambio, en Provincia: muchos salen a caminar mientras esperan definiciones de Vidal

22 febrero, 2021

El macrismo asegura retener el triunfo asegurado en la Ciudad de Buenos Aires, sin importar quién sea el candidato. Pero en la Provincia el escenario es muy distinto: muchos postulantes, pocas definiciones y un resultado con final abierto.

Juntos por el Cambio solo le falta definir con qué candidato gana en las elecciones legislativas de la Capital Federal. El triunfo para Rodríguez y para el macrismo nadie lo pone en duda. Pero el escenario es distinto en Provincia de Buenos Aires, donde hay un abanico diverso de posibles candidatos, pero ninguno garantiza un triunfo.

A cinco meses del cierre de listas, el tablero de la coalición opositora en el distrito más poblado del país se presenta desordenado, con movimientos autónomos y sin una estrategia unificada.

Frente a las dudas de Vidal de volver a competir en la provincia, varios referentes del espacio, como Diego Santilli, Elisa Carrió, Jorge Macri o Cristian Ritondo, y el díscolo Emilio Monzó caminan el terruño bonaerense con el objetivo de pelear por la sucesión de Axel Kicillof.

Pese a la creciente presión interna para que defina si será o no candidata a diputada en la provincia, factor clave para alinear la tropa opositora, Vidal medita sus próximos pasos sin premura.

Mientras algunos dirigentes esperan tener novedades para marzo, Vidal no envía señales concretas. Prepara el lanzamiento de su libro y encabezará el domingo próximo la misión de la OEA para observar las elecciones en El Salvador. Es más, uno de sus armadores pronostica que tomará una decisión al filo del cierre de listas. «Si sirve para fortalecer un proyecto colectivo, va a jugar en la provincia. Pero pateamos la pelota para adelante», remarca.

Las presiones para que Vidal anuncie su decisión responden a que su postulación ordenaría el rompecabezas del espacio: postergaría la interna, facilitaría un acuerdo con la «pata peronista» y permitiría sumar a dirigentes como Margarita Stolbizer (GEN). Por eso, los intendentes de Pro -y sus escuderos- aguardan con ansias una definición. «Ninguno se quiere inmolar», replican cerca de Vidal. Es que dejar un cargo ejecutivo y competir en la provincia, bastión del cristinismo, representa una apuesta de riesgo para cualquier opositor.

El caso de Diego Santilli es distinto. Bendecido por Larreta, quien delega la estrategia bonaerense en Vidal, el vicejefe de gobierno camina desde hace meses la provincia. Allí encontró un nuevo desafío político, después de que resignara la chance de ir por la Ciudad en 2023, su histórico anhelo.

Días atrás, Santilli volvió a cruzar la Avenida General Paz para participar de un acto en Lomas de Zamora, en la tercera sección electoral, donde Pro busca fortalecer su armado.

Elisa Carrió también tiene su proyecto bonaerense. Fiel a su estilo disruptivo, anunció en diciembre su intención de ser candidata a diputada en la provincia. Y, días atrás, anticipó que no descarta ir por la gobernación. Otra vez en carrera tras su retiro del Congreso, Lilita pretende blindar la unidad de la coalición opositora y quiere jugar en Buenos Aires porque será el escenario principal de la batalla con el kirchnerismo por el poder.

Otro peso fuerte es Jorge Macri, por su peso territorial en Vicente López y por el armado junto a otros jefes comunales. Está al frente del Grupo Dorrego, que integran Grindetti (Lanús), Diego Valenzuela (Tres de Febrero) y Julio Garro (La Plata). Esto lo convierte en el principal abanderado de la resistencia a las incursiones de porteños en la provincia. Sus pares lo acompañan en su cruzada, pero con menor ímpetu. Ellos también tienen aspiraciones, pero son más «pragmáticos» y por ahora pretenden influir, sobre todo, en el armado de las listas seccionales.

Hace unos meses el jefe de bloque de Pro en Diputados, Cristian Ritondo, se sumó al pelotón de opositores que recorren la provincia con el objetivo de ir por la gobernación. De extracción peronista -como Santilli- Ritondo cuenta con el aval de la sociedad Larreta-Vidal para caminar el vasto territorio bonaerense. De estrecho vínculo con la exgobernadora, el diputado se muestra pragmático: «Ya hablaron con Jorge y Diego que en 2023 irá el que llegue mejor», aseguran cerca de Ritondo. Su futuro, coinciden en Pro, estará estrechamente ligado a la definición que tome Vidal.

Comentarios

comentarios