CONTAMINACION EN LA CUENCA DEL RIO RECONQUISTA

30 noviembre, 2006

Abogados ambientalistas reclamaron el cese de la contaminación y urgente saneamiento de la Cuenca del Río Reconquista. Demandaron al Estado nacional y provincial. Denuncian que el deterioro ambiental es similar al de la Cuenca Matanza-Riachuelo.

Piquetes Náuticos reclaman limpieza

La Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas (AAdeAA) demandó al Estado Nacional y a la provincia de Buenos Aires por “el incumplimiento de su deber de vigilancia y protección de la Cuenca del Río Reconquista”.

Mediante una acción de recomposición presentada ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, los ambientalistas solicitaron “el inmediato cese de las acciones de contaminación y que se efectúe definitivamente el saneamiento y recomposición de la Cuenca”. También pretenden que el Máximo Tribunal le otorgue a esta causa el mismo tratamiento que a la Cuenca Matanza-Riachuelo, “por la similitud del deterioro ambiental y la interjurisdiccionalidad de la problemática”.

El presidente de la AAdeAA, Enrique Matías Viale, manifestó su preocupación por la situación de emergencia y gravedad ambiental existente y enfatizó el pedido al exigir que “los Poderes Ejecutivos demandados deben determinar un plan de ordenamiento ambiental del territorio con un claro cronograma de pasos, con metas concretas a realizar”.

La Cuenca del Río Reconquista tiene 82 km. de largo y comprende 18 municipios de la provincia de Buenos Aires: Luján, Gral. Rodríguez, Marcos Paz, Las Heras, Moreno, Merlo, Ituzaingó, Morón, Hurlingham, Malvinas Argentinas, San Miguel, José C. Paz, Tres de Febrero, Gral. San Martín; Vicente López, San Fernando, Tigre y San Isidro, hasta desembocar en el río Lujan. Abarca aproximadamente 167 mil hectáreas donde habitan más de 4 millones de bonaerenses.

La acción presentada se basó en el artículo 41 de la Constitución Nacional que establece que “todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley”.

Asimismo, supone que “las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales. Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales”.

Además, la AAdeAA le pide medidas cautelares a la Corte Suprema, solicitando la inmediata realización de un estudio epidemiológico y toxicológico de todos los habitantes potencialmente afectados por la cuenca y su zona de influencia. Este estudio deberá llevar, consecuentemente, a una inmediata y adecuada atención médica integral de todos los afectados.

Por otra parte, Mariano Aguilar, abogado patrocinante en la causa, expresó que “la acción vehiculiza un reclamo de toda la gente que habita en la Cuenca. Queremos que la Corte reaccione con fuerza, para cambiar la situación de emergencia y gravedad ambiental que se vive desde hace muchos años, siendo éste el segundo curso de agua más contaminado, después de la Cuenca Matanza-Riachuelo”.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires no es demandada, pero se solicitó su citación como tercero interesado, ya que los efectos contaminantes del Reconquista tienen claras consecuencias ambientales sobre el Río de la Plata.

La asociación ambientalista había solicitado preventivamente el inmediato traslado y reubicación de todas las personas que vivan en asentamientos precarios sobre el margen del Río Reconquista y que estén siendo negativamente afectados por el mismo. Esta medida se suma a las actividades desarrolladas por diversas organizaciones de vecinos del Delta, que afectados por la creciente contaminación, organizan acciones para frenar la situación de emergencia sanitaria.

Ines O' Farrel, profesora a cargo de la Cátedra de Limnología de la UBA, dijo que si se mantienen estos grados de contaminación "Se podría llegar a lo que hoy es un río Riachuelo". Ella inició en 1998 un estudio de calidad de agua en el río Lujan y sus afluentes. "Lo primero que nos llamó la atención fue el olor y el color de las aguas. En cuanto tomamos el oxigeno, los datos eran muy bajos pero para octubre (del 2000) las aguas ya eran anóxicas (sin oxigeno), mientras que había un disparo en las variables pues los niveles de amonio habían crecido muchísimo, además de la conductividad, el sodio, el cloruro y los fosfatos".

Rubén Lombardo, profesor asociado de la Universidad Nacional General Sarmiento (UNGS), llevó a cabo un estudio de vulnerabilidad de la población ante la contaminación en el Tigre. Advirtió que en esta área existe un alto riesgo de perjuicio para los pobladores de las islas. En estos momentos hay una combinación de alta amenaza por el estado de contaminación de las aguas y alta vulnerabilidad porque la población no cuenta con una red de agua potable.

"Si bien la gente puede percibir signos como el aroma o el color o peces muertos o pedazos de animales flotando en el agua, es mucho más difícil, sino tiene una educación sanitaria apropiada, que tengan conciencia de los desechos industriales. Hay muchos metales pesados disueltos en el agua que no se perciben a simple vista, ni por olores ni por colores", advirtió.

Comentarios

comentarios

OPINIÓN Por Javier Fernández (Concejal Juntos por el Cambio-San Martín)

Miente que algo quedará, la lógica del gobierno actual

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA