Máximo busca imponer su presidencia en el PJ y algunos intendentes resisten

11 enero, 2021

El jefe de bloque de Diputados busca alcanzar consensos para liderar la orgánica partidaria en un año clave.

El dardo del intendente de Esteban Echeverria, Fernando Gray, cayó mal en el corazón del kirchneirsmo. “Cruzó un límite. Le dio pasto a las fieras para que planteen que hay quilombo cuando todo estaba resuelto en armonía”, expresó un referente de la provincia de la Buenos Aires del peronismo, según consignó el diario Página 12.

La postura de Gray carece de apoyo público, aunque por lo bajo los intendentes mastican broncas frente al líder de La Cámpora. A bordo del mismo barco se ubicaban Gustavo Menéndez y el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta. Sin embargo, ambos entendieron que la marea iba en dirección contraria y cedieron sin mostrar resistencia alguna ante el avance del ala kirchnerista de la coalición gobernante.

El planteo tomó otra dimensión a partir de la palabra de Alberto Fernández. “El peronismo necesita abrirse, hacer un debate e incorporar nuevos elementos”, señaló el presidente y agregó: “Máximo es un hombre preparado, un gran dirigente, con capacidad de diálogo. Tiene todas las virtudes para ocupar un cargo de esa naturaleza”. Tras el pronunciamiento, el margen de maniobra de los intendentes se acotó, y terminó de quedar sepultado el 30 de diciembre en un encuentro llevado a cabo en José C. Paz, según consignaron medios gráficos durante el fin de semana.

En dicho encuentro, también se habló del apoyo a Fernández para su reelección 2023, algo con tufillo a ciencia ficción en la volátil realidad local. La jugada, es a varias bandas.

De la reunión encabezada por el Jefe de Estado participaron el gobernador Axel Kicillof, un nutrido grupo de intendentes, incluidos Menéndez y Zabaleta, y Máximo Kirchner. El mensaje de Alberto fue contundente. Había tomado la decisión de conducir el PJ Nacional (el fin de semana el actual titular Gioja salió a ratificar la inicitiva) y consideraba central que el kirchnerismo, principal accionista del FDT, hiciera lo mismo con el sello del principal distrito del país. De esta forma, Alberto subordinó su suerte a la del kirchnerismo.

En dicho encuentro, también se habló del apoyo a Fernández para su reelección 2023, algo con tufillo a ciencia ficción en la volátil realidad local

Ese mismo día además, quedó sepultada la idea de crear una pata “albertista”. Ese intento, impulsado entre otros por Zabaleta, murió antes de nacer. Fue el propio mandatario quien se fastidió con la idea y la desactivó rápidamente.

Más allá de que la confrontación parecería desactivada, el lanzamiento de la candidatura de Máximo generó ruido y enojo en algunos sectores. El faltazo colectivo al acto de La Plata que realizaron Menéndez, Gray, Juan José Mussi, Mario Ishi y Alberto Descalzo fue una clara expresión de eso. En tanto desde el entorno de Kirchner y de intendentes como Insaurralde, indican en público o en privado que hay un consenso generalizado para que renuncien los consejeros del partido. La guerra interna del peronismo, dejará seguramente muchos heridos.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA