Ni fronteras hermanadas ni fronteras blindadas, fronteras seguras

19 noviembre, 2020

El Ministerio de Seguridad presentó un diagnóstico sobre la operación de las redes irregulares en cuatro ciudades limítrofes de Jujuy, Salta y Misiones. Consideramos oportuno realizar cuatro reflexiones que permiten comprender la dinámica delictual en esa zona de frontera del país.

Por Matías Lobos (Licenciado en Ciencia Política – Ex subsecretario nacional de Fronteras)

El Ministerio de Seguridad presentó un diagnóstico sobre la operación de las redes irregulares en cuatro ciudades limítrofes de Jujuy, Salta y Misiones. La línea rectora a la que alude el mencionado documento es «revertir la criminalización y demonización» de las fronteras para abordarlas como espacios de circulación, intercambio, amistad y solidaridad. Vislumbra una mirada sobre las fronteras que podemos definir como el paradigma de las “fronteras hermanadas”.

Consideramos oportuno realizar cuatro reflexiones que permiten comprender la dinámica delictual en esa zona de frontera del país.

En primer término, una política eficaz de lucha contra el narcotráfico en la zona requiere un trabajo sistemático de correcto análisis delictivo. La coordinación de esfuerzos es fundamental, debido a que cuatros fuerzas federales, fuerzas provinciales y otros organismos nacionales y provinciales, desarrollan tareas para desbaratar redes delictivas. En este sentido, durante la gestión 2015 – 2019, se ejecutó una política activa de fusión de análisis delictivo que permitió cifras históricas de incautación de cargamentos de drogas en la zona de fronteras.

En segundo, si bien la tarea coordinada de análisis delictivo es central en el combate al narcotráfico, las tareas de vigilancia fronteriza son claves para obstaculizar el accionar delictivo. Dichas tareas se optimizan con dos acciones concretas: patrullajes fijos y dinámicos, y tecnología aplicada a la vigilancia fronteriza. Durante la gestión mencionada; la frontera norte del país fue dotada de un sistema tecnológico de vigilancia fronteriza que posibilita, a partir del uso de sensores fijos y móviles; el despliegue operativo inteligente de patrullajes fijos y móviles. También resulta de gran importancia el despliegue en territorio de operativos conjuntos entre fuerzas federales y provinciales. La tecnología invertida y los operativos mencionados posibilitaron mejorar la vigilancia fronteriza del Estado argentino.

En tercero, la frontera norte tiene una particularidad: la presencia de un tránsito vecinal alto y permanente de poblaciones unidas por lazos culturales, sociales y comerciales. Este flujo permanente de vecinos fronterizos, por pasos habilitados y por pasos no habilitados, hace que la ejecución de controles fronterizos sean una tarea ardua y difícil. Esta particularidad es usada por las redes criminales del narcotráfico para usar la frontera norte como un lugar propicio para entrar y salir del país con facilidad. Por esta razón se vuelve fundamental propiciar en la zona un cambio de costumbre social; y fortalecer los controles fronterizos del estado nacional, con un eje ordenador y vertebrador puesto en la seguridad nacional. Durante la gestión anterior, propiciamos cierres de pasos no habilitados y se realizaron operativos de saturación con la finalidad de propiciar cambios en la conducta social. Un camino dificultoso, con numerosos obstáculos, con avances y retrocesos, pero del que no nos podemos apartar.

Finalmente, el paradigma de política de fronteras en la zona norte del país no pasa por una falsa opción entre fronteras blindadas contra fronteras hermanadas. La opción correcta, desde nuestra mirada, es un paradigma de fronteras seguras. Fronteras seguras implica reconocer la hermandad entre las comunidades fronterizas, pero también reconocer que las fronteras deben ser espacios territoriales donde la política de seguridad se ejecute de manera constante y efectiva.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA