Soldano potencia y lo hace mejor a Tévez

23 octubre, 2020

El ex Unión realiza un gran desgaste cuando el equipo pierde la pelota. Salvo situaciones puntuales, no realiza una presión alta, sino que baja hasta la mitad de la cancha para iniciar la recuperación desde allí. Y libera al Apache de cualquier compromiso defensivo.

Soldano fue una de las novedades de Russo en su vuelta a Boca. Tras la salida de Alfaro, se prescindió de Hurtado y Retegui, y se le dieron menos oportunidades a Wanchope Ábila y Zárate. Meses después llegó Walter Bou, pero parece estar lejos de ganarle el puesto al ex Unión. ¿Por qué? ¿Cómo se lo sostiene habiendo covertido cuatro goles en 20 partidos? La respuesta está en el «renacer» y la consistencia de Tévez.

A fin de liberarlo al Apache del compromiso en la recuperación tras pérdida, Soldano retrocede algunos metros, merodeando la mitad de la cancha. Así, cuando no tiene la pelota, Boca pasa a jugar de un 4-4-2 a un 4-5-1, dejándolo a Tévez con la única «responsabilidad» de ocupar los espacios correspondientes, fijar a los centrales rivales y evitar que éstos conduzcan con la pelota.

De esta forma, y con la idea de que todos los jugadores pasen la línea de la pelota en facetas defensivas, Tévez sirve de apoyo, puede jugar a un toque cuando está de espaldas. No es un 9 de área, tampoco una referencia; tiene la capacidad de retroceder unos metros, ponerse la cancha de frente y generar superioridad en la gestación del ataque. También tiene media distancia. Y al cederle la pelota a sus compañeros, se encarga únicamente de atacar los espacios que liberan Salvio y el propio Franco Soldano.

Vayamos a los datos. Desde la llegada de Russo en enero de este año, que coincidió con el ingreso de Soldano en el equipo, Tévez convirtió seis goles en siete partidos. Salvo ante Independiente (0-0) y Atlético Tucumán (2-0 con goles del propio Soldano y Wanchope Ábila), el «Apache» le hizo goles a Talleres (1), Central Córdoba (2), Godoy Cruz (1), Colón (1) y Gimnasia L.P. (1).

Y por el lado de Soldano, más allá de lo que le aporta al equipo desde la recuperación, tampoco fue a lo largo de su carrera un goleador con cifras impactantes. Convirtió 26 goles en 55 (47%) partidos con Unión de Sunchales, 23 en 98 (23%) con Unión de Santa Fe, 1 en 9 con Olympiakos (11%) y 2 en 20 (10%) con Boca. ¿Por qué exigirle una mayor cantidad de goles? De hecho, generalmente jugó como un segundo delantero, no como número 9, acompañando, por ejemplo, de Lucas Gamba, con quien formó una buena dupla ofensiva en Unión.

Además, Boca no es un equipo al que le falte gol: en la CONMEBOL Libertadores, por ejemplo, convirtió diez en seis partidos. Quizás en los números no figura Soldano, pero cuenta con un gran presente de Salvio, que de esos diez goles hizo cinco, además de haber sido una pieza fundamental en la obtención del último torneo local.

Seguramente que un mayor aporte en ofensiva de Soldano le sería muy útil a Boca, pero, probablemente, prescindir de él signifique dejar de ver la mejor versión de Tévez.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA