Los múltiples armadores de la ‘pata peronista’ bonaerense de JxC

14 octubre, 2020

Los principales dirigentes de la coalición vienen reuniéndose con la vista puesta en las legislativas 2021 y, hacia más largo plazo, en un proyecto hacia la gobernación en 2023. La necesidad de ampliar la base política. El peronismo desencantado. Quiénes son los encargados del accionar.

Hace una semana, en una reunión virtual por Zoom, la ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, dijo: «Nos falta crecer para volver a ser oficialismo y hay un peronismo que comparte nuestros valores». Algo muy similar viene pregonando otro de los nuevos líderes del espacio, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

En este sentido, y en un contexto político en donde las opciones para triunfar parecen ir por el lado de las amplias coaliciones partidarias, desde la renovación de Juntos por el Cambio saben que tienen que ir -entre otros espacios- por una porción del peronismo -sobre todo en la provincia de Buenos Aires- para ser una opción real capaz de hacerle frente, e incluso soñar con derrotar, al Frente de Todos tanto en las elecciones de medio término en 2021 como las de 2023.

Así, en plena primavera, comenzaron a aflorar los armadores peronistas bonaerenses dentro de JxC.

Uno de ellos es el ex ministro de Gobierno de Vidal y ex intendente de San Miguel, Joaquín De la Torre. El dirigente con pasado en el Frente Para la Victoria y el Frente Renovador se sumó al ‘Grupo Dorrego’ que tiene como rostros visibles a los jefes comunales Jorge Macri (Vicente López), Diego Valenzuela (Tres de Febrero), Néstor Grindetti (Lanús) y Julio Garro (La Plata) en la intención final de recuperar el poder y que un intendente ocupe el sillón de Dardo Rocha.

Otro que también va en el mismo camino, aunque además con alguna de idea de pelear por la gobernación a pesar de chocar con la idea de los jefes comunales del Dorrego, es el ex ministro de Seguridad y actual diputado nacional, Cristian Ritondo. Según el portal LPO, con un medido alto nivel de conocimiento iba a comenzar a levantar nuevamente su perfil desembarcando en la toma de predios en Guernica.

Por otra parte, otro de los dirigentes que comienza a pisar la provincia es el actual vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli. Resistido por los bonaerenses de JxC a raíz de ser ‘importado’ de la Ciudad a la Provincia, el ‘colorado’ es el enviado por Larreta para ir construyendo una pata propia dentro del territorio pensando en una eventual candidatura presidencial. De extracción peronista, Santilli tiene en claro que para ganar, hay que ampliar la base de sustentación. Así pareció sintetizar ambas cuestiones en unas recientes declaraciones: «Mi ADN es peronista, pero mi familia es PRO».

Otro que vuelve -aunque parece que nunca se fue- al ruedo es el ex senador y ex candidato a vicepresidente, Miguel Ángel Pichetto. Según señala el portal Letra P, a través del sello Alternativa Republicana Federal (ARF), el rionegrino irá nuevamente por peronistas desencantados u opositores al Frente de Todos. La provincia, territorio clave. Incluso, señala el medio, ya tiene dirigentes trabajando en ese sentido: Francisco Basile (Varela), Jorge Coassini (Lanús), Valeria Cáceres (Berazategui), Bárbara Vivero (Varela) y Osvaldo Rodríguez Maggi (Berisso).

Capítulo aparte merece el ex titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. A pesar de que él y sus laderos han repetido la idea de no romper con la coalición, una definición de relevancia parece haber dado en ese sentido el lunes pasado el ex presidente de la Nación, Mauricio Macri, durante una entrevista a la señal de noticias TN.

«Nunca debí haber delegado la negociación política. Yo la delegué en mi ala más política con filo-peronistas tanto en la Cámara de Diputados y los gobernadores«, indicó Macri en referencia a Monzó y al ex ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Ambos, hoy socios desde lo político y lo laboral.

Monzó fue uno de los principales artífices en la construcción del Cambiemos. Él representaba al peronismo racional dentro de la coalición. Sin embargo, tras iniciado el gobierno la relación comenzó a desgastarse -en paralelo que crecían las acciones del por entonces jefe de Gabinete, Marcos Peña– y dejó de formar parte de las tomas de decisiones en la gestión e incluso fue marginado de la campaña electoral bonaerense de 2017 y en la de 2019 hasta no le dejaron prácticamente colocar dirigentes de su riñón en las listas.

A su vez, son varios los dirigentes bonaerenses que acusan a Monzó y su existente armado en la Provincia de ir cooptando dirigentes con el objetivo de romper y debilitar la coalición en vistas a su proyecto. Habrá que ver si el cauto y dialoguista dirigente de Carlos Tejedor responde verbal o políticamente.

Mientras tanto, ya son varios los que se anotan como armadores políticos de Juntos por el Cambio a la pesca del peronismo desencantado.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA