José María Fernández: “Me llama la atención la falta de voces nuestras en los medios”

25 septiembre, 2020

El secretario de Gobierno de San Martín resaltó en LaNoticiaWeb TV las exposiciones de Alberto Fernández defendiendo las medidas nacionales, pero consideró que “hay una falta importante de dirigentes intermedios que tendrían que estar apareciendo en todos los lugares”. Qué dijo sobre el ministro provincial Sergio Berni y acerca del reclamo salarial de los policías bonaerenses. Mirá el video de la nota. 

El secretario de Gobierno y Seguridad de San Martín, José María Fernández, pasó por LaNoticiaWeb TV para dar su posición respecto a la actualidad nacional, la modalidad del reclamo de la Policía Bonaerense y la política de seguridad en la región.

El gobierno vive este momento tan particular. A veces en la oposición hay más voceros que en el oficialismo para intentar explicar la actualidad y defender las posturas tomadas.

A mí también me llama la atención la falta de voces nuestras en los medios. No tengo la respuesta a esa falta. Sí creo que la gente termina escuchando al que le habla. Si hay un mudo y otro habla, yo escucho al que habla. Evidentemente al único que se escucha hablar y defender posiciones constantemente es al Presidente. Hay una falta importante de dirigentes intermedios que tendrían que estar apareciendo en todos los lugares, dando nuestro punto de vista y tratando de explicar la situación. Es una situación dura, extrema, donde el ciudadano común se ve sometido a muchas penurias. Y si encima no hay quien esclarezca las posiciones, esa penuria termina haciendo que uno escuche solo una voz. Y entienda que esa es la única realidad, o peor, que esa es la realidad. Eso es lo más grave.

Lo que se heredó es muy grave, en relación al gobierno de Macri. Después llegó la pandemia. Cuando promediás el primer año de margen, se ve que no queda mucho margen para empezar a hablar del pasado. Siempre el pasado nos retorna. El diagnóstico inicial, sumada la pandemia, marca un panorama muy difícil. Muchas veces queda como preocupación “los 200 dólares sí o los 200 dólares no”. Ahí uno siente que en la opinión pública se imponen estos niveles de análisis.

Esa es una discusión demasiado –cómo decirlo sin faltarle el respeto a nadie- básica. Quiere decir que para los 44 millones de argentinos, el solo hecho de poder hacer 200 dólares mensuales resolvería toda su situación. Su vida estaría tranquila y resuelta. Se le terminarían todos los problemas solamente con esa posibilidad. Eso es faltarle el respeto al ciudadano, a la gente. Si bien hay muchos que piensan así. Tres meses de gobierno y llegó la pandemia. Si había un plan, una proyección, teníamos una deuda que saldar, la deuda con los bonistas. El gran problema que se avizoraba en el horizonte del nuevo gobierno en diciembre 2019. En marzo llegó esta pandemia, que le llegó al mundo. Muchos de mis compañeros tratan de darle un grado de responsabilidad exclusivo a algún medio de comunicación. Pero si no vas a ese medio a dar otro punto de vista, entonces no podés quejarte. Cada uno expresa lo que cree y lo que ve. Se resolvió el tema de la deuda. No solo la Argentina tiene problemas en el mundo. La caída del producto bruto interno se da en países de primer mundo, en economías fortísimas. ¿No parece medio ilusorio que nosotros íbamos a zafar? Ese es el pensamiento eterno del argentino: Dios es argentino y Dios nos va a salvar. Se cae la economía de EE.UU., de Alemania, de Inglaterra, se cae España, Italia, pero en Argentina tenemos que zafar. El presidente acá tiene que hacer las cosas de tal manera que la economía no se vea afectada. Esto no va contra el valor de la gravedad de la situación, pero sí entender que está en un contexto mundial que hará muy difícil salir. Y será más difícil si al ciudadano de a pie, al que perdió el laburo, al que piensa cómo darle de comer a su familia, no hay nadie que salga a explicarle con claridad la situación que estamos viviendo. Y cómo pensamos salir de esta situación. No alcanza con que el presidente salga cada dos o tres días y aclare. Tienen que salir todos. Si vos me preguntás a mí por qué mis compañeros y la gente del gobierno no está saliendo, no tengo una respuesta. No lo entiendo y no lo comparto. Hay que poner la cara y hay que hacerse cargo de la situación.

Hubo reclamos salariales de la Policía Bonaerense. Un poco preocupó por la forma de la manifestación. Policías armados en patrulleros frente a la Quinta de Olivos. ¿Cómo viviste esto? ¿Cómo está el tema ahora? ¿Hay más tranquilidad?

No sé si llamarlo tranquilidad. Pero creo que no se volverá a repetir. Fue una locura. Muchos no tienen dimensión de lo que pasó. El otro día hablaba con ex secretarios de Seguridad. Tratemos de hacer algún parámetro para que el ciudadano de a pie entienda la gravedad de que un tipo que está defiendo al ciudadano, tome el arma que le provee el Estado, el móvil y vaya a protestar. ¿Qué pasa si el lunes los médicos de terapia intensiva –todos sabemos el inmenso sacrificio que hacen- entienden que el salario es injusto y sacan los respiradores de los hospitales para protestar en la plaza? Ese es su elemento de trabajo. El policía salió con patrullero y pistola. Entonces el médico sale con el respirador y los tubos de oxígenos. ¿Qué diría la gente? Eso mismo se debería decir de la locura que cometieron estas personas. Tienen derecho a protestar, a pedir, nadie niega que no alcanza lo que ganan. Nadie niega que cobran una hora Cores $40. Es una locura. ¿Eso justifica? Para mí no tiene explicación y tienen que haber sanciones para los que cometieron esa locura.

La semana pasada hacíamos eco de la inquietud de los intendentes de ver cómo se podía manejar mejor la relación con Berni. Algunos se quejaban. ¿Cómo está la relación en San Martín?

La relación personal del intendente es la misma relación que tienen todos. Acá hay que separar la paja del trigo, diría mi madre. Hay que separar la política de la política de seguridad. Una cosa es que yo tenga problemas políticos con quien tiene un cargo político en algún gobierno. Y otra cosa es que yo tenga problemas con las políticas que desarrolla en su materia. Tanto de un lado como del otro, hay que dejar de lado la política y concentrarse en una discusión por la política de seguridad. Humildemente y por este medio, yo le pediría a todos los funcionarios y los compañeros que tienen cargos, que traten de imitar un poquito a nuestro ministro de Obras Públicas, quien fue intendente de San Martín, el compañero Gabriel Katopodis, que cada vez que puede sale a explicar qué está haciendo y por qué lo hace de esa manera. Si todos hicieran lo mismo, el panorama seguramente estaría más claro para toda la población.

Comentarios

comentarios