Tras el acuerdo, Guzmán se concentra en las urgencias de la Economía

7 agosto, 2020

El ministro de Economía tendrá un desafío aún más complejo: reactivar la economía vapuleada por las pandemia de Macri y el coronavirus.

Por Eduardo Vitali

El ministro de Economía ya logró su principal objetivo por el cual fue designado: reestructuró la deuda bajo ley extranjera por 66 mil millones dólares. Esto le dará un alivio significativo a las arcas del Estado y sobre todo a la gestión del Gobierno actual, que de desenvolver casi 30 mil millones en intereses hasta el fin del mandato (al menos el primero) de Alberto Fernández deberá abonar tan sólo 2800 millones de dólares.

Superada las críticas que lo terminaron empoderando, Martín Guzmán deberá reestructurar los bonos emitidos bajo ley nacional -41 mil millones de dólares- y llegar a un nuevo acuerdo con el FMI . Lo primero  se presenta como un “trámite” mucho más sencillo -ya obtuvo la aprobación del Congreso-, ahora el mayor desafío pasará por el Fondo y una negociación que vendrá con “recomendaciones” -léase exigencias- para patear los 44 mil millones que se le prestó al ex presidente Mauricio Macri.

El acuerdo también es fundamental para obtener previsibilidad y calmar el mercado cambiario. Frenar la suba del dólar paralelo es materia de urgencia para la cartera que conduce Miguel Pesce para poder achicar la brecha con el oficial y evitar la presión inflacionaria.

Con  un panorama más despejado en tema deuda y saliendo del default en cuestión de meses, Guzmán tendrá un desafío aún más complejo: reactivar la economía vapuleada por las pandemia de Macri y el coronavirus.

Las estimaciones para este año son aterradoras: según la Cepal, el PIB argentino se contraerá un 10, 5% y algunas proyecciones privadas proyectan que el déficit fiscal superará el 10%. Este año, al igual que en todo el mundo, ya está perdido. Por eso, el 2020 pasará por intentar en que el Estado -golpeado- llegue a asistir a la mayoría de los sectores; principalmente a través del IFE y el ATP.

En consonancia, esta semana el Gobierno logró en el Congreso una herramienta indispensable para ello: La Cámara de Diputados dio media sanción, con el aval de Juntos por el Cambio, al proyecto de ampliación del Presupuesto 2020, que ahora giró al Senado. El monto extra será casi de 1,9 billón, que será destinado, principalmente, para solventar el pago de planes sociales, productivos y laborales.

Según la Cepal, el PIB argentino se contraerá un 10, 5% y algunas proyecciones privadas proyectan que el déficit fiscal superará el 10%

La vicejefa de Gabinete de la Nación, Cecilia Todesca, indicó que «el golpe sobre la economía es muy duro. La pobreza, el desempleo y la destrucción de empresas van a observar datos muy fuertes, de una crisis inédita. Van a empeorar, eso va a suceder, lo decimos con toda claridad».

Pero a pesar de las pésimas proyecciones para este año, esta semana se conocieron datos que entusiasmas y que vislumbran, quizás, una recuperación más pronta de lo que proyecta el propio Gobierno: datos del INDEC arrojaron que la industria obtuvo una fuerte recuperación en junio (superior a la esperada) y ya está cerca de niveles de pre pandemia, con un crecimiento del 13,8% respecto a mayo y una caída del 6,6% de manera interanual, que venía del 26% el mes pasado.

Envalentonados por la renegociación de la deuda y los datos positivos de la actividad industrial, el Gobierno profundizó en su mayor apuesta para reactivar la economía: la obra pública. El lunes Alberto Fernández anunció el relanzamiento de PROCREAR por el cual se invertirán 25 mil millones de pesos para refacciones y creación de viviendas y el miércoles presentó la ejecución de obras para 5 provincias diferentes donde se destinarán más de 22 mil millones de pesos.

Por otro lado, resta saber cuál será el plan para el sector productivo, donde también se dieron señales esta semana. El mandatario recibió en Olivos a empresarios y funcionarios del sector para comenzar a plantear las políticas post pandemia y medidas sectoriales.

Pero la reactivación económica no será suficiente para salir de la crisis si no se consiguen dólares genuinos. Allí, el sector agropecuario será clave. Desde la Casa Rosada lo tienen bien en claro y por eso, no sólo Alberto, sino también Cristina Kirchner, recibieron al Consejo Agroindustrial Argentina (CAA). Ayer se sumó la oposición y legisladores de Juntos por el Cambio que dialogaron con el sector rural. La idea, en grandes rasgos, es duplicar las exportaciones para el año que viene.

Sin ser explícito y con las dificultades comunicacionales que tiene el Gobierno, el plan económico para la post pandemia comienza a asomar. Por ahora, impulsados por los funcionarios Kulfas,Todesca, Katopodis, Bielsa y Basterra. Habrá que ver qué rol toma y que puede aportar el empoderado Martín Guzmán.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA