EL DILEMA PARA OCTUBRE

31 mayo, 2007

Con más de veinte puntos de ventaja sobre el kirchnerismo, la desperdigada oposición buscará tentar a Mauricio Macri. Sin embargo, las variables no son tan simples para el líder de PRO.

Lavagna, López Murphy, Macri y Puerta

Fuente: Laureano Pérez Izquierdo de Infobae.com

Cuando despierte con todos los diarios hablando de su contundente triunfo porteño, Mauricio Macri será elevado al altar de los elegidos para guiar hacia un puerto a una oposición sin capitán.

Los números, esa suerte de fría diosa pagana a la que recurren los políticos para maquillar sus derrotas en triunfos y triunfos en espartanas epopeyas, eligieron poner al líder de PRO en una encrucijada agridulce. ¿Cómo encabezar la resistencia K desde la ciudad de Buenos Aires?

En tanto que el kirchnerismo trata de disfrazar una categórica derrota en una participación electoral digna, en el refugio del retirado hombre de Boca Juniors se plantean no ya cómo cogobernar virtualmente con Jorge Telerman, sino cómo adoptar a los huérfanos políticos que buscan desesperados un nuevo adalid sin sufrir tropiezos.

Macri sabe lo que le espera. El tema central está en si conoce cómo sortear airoso el desafío y la presión que se avecinan sobre él antes de la decisión de octubre.

El reto no es único, sino doble: ¿Puede constituirse en el referente opositor sin ser quien encabece una virtual lista? ¿Debe ungir a alguien?

La gente no vota a benditos por otros candidatos puestos a dedo, sino que sufraga a los suyos propios. Si es el "líder natural" de la oposición debe ser él quien encabece una lista "rebelde" al oficialismo. Pero ese panorama, por el momento, es imposible.

Macri repitió una y mil veces que de ganar la Ciudad no renunciaría para tentar a la fortuna y tratar de ser Presidente. Sin embargo, la duda acerca de qué debe hacer lo inunda.

En la otra mejilla surge una convicción que en el búnker macrista deberían tener muy en cuenta. ¿Se puede entronizar a alguien que después traicione? No ya la reciente crónica argentina, sino la historia universal desalienta esta idea. El político pragmático es desleal por naturaleza. E ingrato, claro está.

¿Quién con el poder de ser el jefe de Estado de la Argentina podría declararse "mentado" por Macri, "apenas" jefe de Gobierno porteño y jurarle amor y fidelidad eternas? Nadie.

La gente de a pie huele esas felonías antes de tiempo. Los políticos también. Salvo que a veces no tienen mucho margen de acción y la realidad misma los empuja a ejecutar cosas que no hubieran preferido.

Con eso seguramente jueguen los que buscan desesperados un padrinazgo superador.

Macri es joven y sabe que quizá tenga varias oportunidades antes de que se lo incite a hacer cosas de las que no está del todo convencido. E intuye también que 2011 no está tan lejos en el camino con sus apenas 48 años.

Comentarios

comentarios

OPINIÓN Por Javier Fernández (Concejal Juntos por el Cambio-San Martín)

Miente que algo quedará, la lógica del gobierno actual

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA