El Coronavirus y las plagas azotan al Penal 48 de José León Suárez

30 junio, 2020

Desborde de cloacas, focos infecciones por los basurales lindantes del CEAMSE y Covid-19. Los reclusos denuncian las malas condiciones sanitarias y condiciones de hacinamiento.

Un grupo de personas alojadas en la Unidad Penal 48 de José León Suárez reclama para que se mejoren urgentemente las condiciones sanitarias, higiénicas y habitacionales del lugar. El Complejo Penitenciario donde funcionan la U46, 47 y 48 está construido sobre uno de los basurales del CEAMSE, y la aparición de focos infecciosos son moneda corriente.

Hace algunos días se rebalsaron las napas y diseminaron materia fecal por todo el playón común. Los presos tuvieron que limpiar el desborde cloacal por sus propios medios. Las condiciones de hacinamiento empeoraron la situación.

En un video que circuló en redes sociales se pudo ver a los detenidos limpiando el penal. “Si no nos mata el coronavirus nos mata la mierda esta. Así tenemos que vivir. Es repugnante”, expresa uno mientras realiza la limpieza. «Así quieren que nos rehabilitemos a la sociedad: Viviendo entre la mierda y cagados de hambre».

Además, en el pabellón número 6, dentro de la Unidad 48, la basura del terreno lindante está provocando la aparición de plagas en condiciones higiénicas que generan enfermedades e infecciones. Allí necesitan 40 litros de pintura sintética para limpiar las paredes. En redes sociales los familiares realizaron un pedido solidario a la comunidad para quienes puedan colaborar.

El Penal 48 había sido noticia hace poco por la iniciativa de un grupo de reclusos, que confeccionó 2.800 barbijos para donar al Padre Pepe, quien tiene su parroquia en La Carcova. Los elementos fueron donados en asentamientos del Área Geográfica Reconquista. Todo se empezó a organizar a partir de uno de los reclusos con conocimientos básicos de costurería.

El pasado 10 de junio se supo que 13 penitenciarios del lugar habían sido aislados por dar positivo de Coronavirus. El brote se desató con una empleada de la nueva área de informática. Las autoridades explicaron que todo fue desinfectado y que no habían existido contactos con personas privadas de su libertad. Pero en el penal las urgencias son otras.

Comentarios

comentarios