Roberto Salar: “Muchos comerciantes emprendieron una pelea que no está bien direccionada”

29 junio, 2020

El delegado municipal de Villa Ballester afirmó que “el virus no es un capricho de ningún gobierno, ni de los municipios. Algunos comerciantes pelean contra el gobierno. Los centros comerciales son difíciles de controlar”. El dirigente del Movimiento de Restauración Peronista recordó que “debe ser la primera vez que el AMBA funciona coordinadamente en alguna cuestión”. “Sigo confiando que la gran mayoría de habitantes de San Martín son solidarios”, agregó.

“Este gobierno lleva seis meses, y le entregaron un gobierno destruido en diciembre. No existía el Ministerio de Salud. Había galpones con cajas y cajas de medicación y vacuna que nunca entregaron”, afirmó el delegado municipal de Villa Ballester, Roberto Salar, en diálogo con LaNoticiaWeb.

El dirigente del Movimiento de Restauración Peronista resaltó la labor “del gran médico Ginés González García, que entiende que la salud tiene que ver con la política y que es importante ordenar. Él ha puesto el pecho y toda su experiencia para ordenar rápidamente el sistema de salud.

¿Cómo analizás estos 100 días de cuarentena en el AMBA?

La situación es difícil, dura, complicada de llevar para todo el mundo. Algunos más, algunos menos. Es difícil para la gente que tenía que salir todos los días a changuear para poder comer. Desde el Estado estamos haciendo esfuerzos sobrehumanos para lograr que en cada casa haya un plato de comida para ir soportando todo esto. Es una experiencia nueva que vivimos por primera vez en Argentina y esperemos que por último vez. Es un virus desconocido por nosotros y por el mundo. Las cosas que se están haciendo es lo que se puede hacer. El único freno es evitar la cercanía, los lugares con aglomeración. Intentar que la gente empiece a tomar conciencia de que se juega a la ruleta rusa. La única forma es encerrarse y tratar de no tener contacto. Salir a la calle lo menos posible, para alimentación y medicación, y no más que eso. Esperemos poder frenar la curva, que viene ascendiendo hace diez días. Esperemos tener éxito, como gobierno, pero sobre todo como sociedad.

¿Cómo analizás la reacción del sarmartinense, tanto en los centros comerciales como en los barrios?

Esto muestra matices en los distintos sectores que conforman la sociedad de San Martín. Están los barrios más postergados, los más leales a las consignas, se cuidan como pueden y con lo que tienen. Son los más alineados. Después están los barrios en general, donde hay un porcentaje algo de gente que se cuida y trata de no salir. Después están los centros comerciales, que son una pandemia paralela. No hay forma, no entienden, buscan la forma de esconderse de los DNU, de los decretos y las órdenes. Emprendieron una pelea que no está bien direccionada. No hablo de todos los comerciantes, porque muchos tienen la conducta de cerrar, y de abrir cuando pueden abrir. Otros pelean contra el gobierno. O por lo menos actúan en contra de las directivas del gobierno. Esa no es la pelea. El virus se desarrolla en el mundo, no es un capricho ni decisión de ningún gobierno. Ni es una decisión de los 135 municipios de la Provincia. Los centros comerciales son difíciles de controlar. Hay un conflicto ante cada negativa. “En Capital se puede” dicen algunos. No se puede. Desde el 1ero de julio será muy duro. Es cerrando como podemos parar la curva y garantizar la salud a los que se enferman. “Podemos abrir media cortina del local. Nos fijamos cuando pasa la policía y los inspectores. Pasamos el dato: si hay policía, no abrimos”. Es una actitud muy peligrosa.

¿Qué opinás del trabajo que se hace desde el Municipio?

El Municipio hace todo lo que está a su alcance, hizo todo lo que supo y lo que se sabe sobre el virus. Había que invertir en Salud, se hizo. Había que multiplicar camas con respiradores, se hizo. La actitud del personal de salud, desde los médicos hasta el personal de limpieza, es heroica. Se hizo todo lo que dicen los manuales que se están escribiendo. Ojalá que la gente acompañe y no esté paveando en la calle. El virus nos da una ventaja: no es aéreo. Vos tenés que ir a buscarlo. Dejemos de buscar al virus por la calle. Usemos barbijo, salgamos a comprar medicamentos y alimentos, nada más.

La cuarentena con estas características no se vive en todo el país. Solamente en el AMBA, donde gobiernan distintos partidos políticos, y todos coinciden. El arco político está mandando el mismo mensaje.

Es un nivel de madurez de todos los sectores políticos que tienen responsabilidad. Después están los que están sueltos, tirando tiros. Todos los sectores con responsabilidad de conducir una Provincia, un Municipio o una Ciudad, entendieron que hay que estar todos juntos, peleando contra la pandemia. No es por separado. Después están los roces lógicos por el trabajo titánico de Alberto Fernández, también el de Axel Kicillof, que tienen 7 millones de vidas a sus espaldas. En el AMBA hay 10 millones de habitantes, 3 en CABA y 7 nosotros. Están concentrados, con bolsones de pobreza importantes. Hay que mirar el conjunto y hablar del cuidado de la totalidad de los habitantes. Hay otros lugares con fase 5 y más normalizados. Tienen pocos ingresos a sus provincias, tienen una densidad poblacional que los ayuda mucho. El AMBA es muy difícil porque hay mucha gente. Debe ser la primera vez que el AMBA funciona coordinadamente en alguna cuestión.

En San Martín hay muchas instituciones y entidades que fueron reconvertidas en centros de aislamientos, con camas y respiradores, como Bomberos de Chilavert o el Club San Andrés.

También está el colegio La Salle. Hay unos cuantos. Sigo confiando que la gran mayoría de habitantes de San Martín son solidarios. Las instituciones son solidarias. Todos trataron de dar una mano, desde Bomberos hasta los clubes. La gente puede hacer ahí el aguante de esas 48 horas hasta saber si está o no contagiada. La movilización fue a ese nivel, mucha solidaridad. También hay metalúrgicas que se pusieron a fabricar barbijos. La respuesta orgánica e institucional es buena. Falta el ciudadano de a pie, que está viendo otro canal y otras historias. Y no puede levantar la cabeza y mirar que es un problema de todos.

Comentarios

comentarios