García de Luca: “Con Frigerio y Monzó trabajamos en una construcción de centro”

24 junio, 2020

El diputado nacional explicó a LaNoticiaWeb que Cambiemos “fue concentrando la toma de decisiones y quizá corrió el eje de la diversidad política” durante el mandato de Macri. Y habló del armado a futuro. El exviceministro del Interior pidió lograr consensos sobre los asuntos básicos del país, y respondió sobre el tema Vicentín: “El Estado nacional no tiene que meterse en el problema de una empresa privada, sobre todo una empresa del sector más competitivo de la Argentina”.

LaNoticiaWeb entrevistó en Radio Urbana BA al diputado nacional de Juntos por el Cambio, el bonaerense Sebastián García de Luca, exviceministro del Interior durante la presidencia de Mauricio Macri.

Como miembro de la Bicameral de Inteligencia, ¿cómo está la cuestión de las escuchas?

Estamos escuchando las declaraciones de varios de los agentes de la AFI, viendo cómo era la dinámica del funcionamiento que ellos declaran haber sido parte. Cuando se reúna la comisión en pleno, tomaremos las decisiones correspondientes.

Hasta el propio Monzó tuvo una investigación, espionaje, de seguimiento. Comentaban hasta dónde tomaba café.

Son todos supuestos. Trascendieron algunas fotos. Pero no aparece más que eso. El juez le presentará todo a Monzó la próxima semana. La causa seguirá su curso judicial. A nosotros en la comisión no nos consta el detalle de las tareas que se realizaban. Eso lo llevará adelante el juez.

¿Cómo está la salud de Monzó, luego de conocerse la reunión con Vidal?

Bien, gracias a Dios está bien. El segundo hisopado le dio negativo. Está descartado totalmente la posibilidad que tenga COVID. Es un aprendizaje para todos. Yo hace tres meses que no veo a Emilio, y soy de su riñón. Hay que tener más cuidado que nunca.

Respecto a las idas y vueltas del gobierno con Vicentin. En el ámbito parlamentario, ¿trasciende que se eleva algún proyecto o no hay nada?

En principio manifestamos un rechazo total al DNU del presidente, por inconstitucional, y por no prioritario en términos económicos, durante la pandemia que vivimos. Pero también le presentamos al juez de la causa, donde hablamos de un gerenciamiento participativo de los principales acreedores, que tengan conocimiento del rubro. Sería muy técnico explicar toda la propuesta. Pero además de rechazarlo, como parte del equipo que llevan adelante Monzó y Frigerio, queremos presentar propuestas. No estamos de acuerdo de que haya intervención, ni expropiaciones. Hoy aparece alejado en el tratamiento de la Cámara.

¿Qué tipo de propuestas puede hacerle el parlamento al juez? ¿Puede tomar propuestas desde la Cámara?

Es un formato en proceso de declaración, entendiendo que hay diferencias de poderes. No es un proyecto de ley ni mucho menos. La ley de quiebras es la ley de quiebras. No hay mucho que modificar. Planteamos una forma de dar una sugerencia o salida para proponer al juez.

Pensar en una discusión de la ley de quiebras en este momento, sería una utopía. Muchos remarcan que el problema de fondo es la ley de quiebras.

No lo planteamos de esa manera, ni es el momento de hacerlo. Si hay un problema con Vicentin, debe ser el juez abocado en la negociación. Hay cientos de jueces de juzgados comerciales resolviendo este tipo de problemas. La política y el Estado nacional no tiene que meterse en el problema de una empresa privada, sobre todo una empresa del sector más competitivo de la Argentina. Una reestructuración de acreedores no es un tema sencillo, pero es en todo caso el sector más llamativo para cualquier tipo de inversión. Ojalá que aparezca el Estado para un montón de fábricas bonaerenses que tienen y van a tener un montón de problemas. Pero no en el formato de expropiación ni intervención. Hay que buscar canales más convenientes.

Cuando la Justicia toma el caso Vicentin, ve también la toma de crédito durante los últimos días de la gestión pasada y qué pasó con ese dinero. ¿Qué esperan que resuelva la Justicia sobre ese tema? Es polémica la situación de la intervención, pero todo lo que pasó con Vicentin los últimos cuatro años. Y sobre todo el último mes de gestión. Merece revisión.

Y antes también. Se le dio más crédito que el macrismo. Bienvenida sea la discusión judicial. No defiendo a nadie. No tengo relación con ellos. Que se presente todo en la Justicia. No defiendo a nadie, solo digo cómo el Estado actúa. Interviene una empresa donde, de mínima, se calcula que hay un valor de expropiación de 1.500 millones de dólares. El Estado nacional no puede concursar. El único actor o sujeto legal en el país que no puede es el gobierno nacional. Automáticamente se presenta una expropiación, asume un costo de 1.500 millones de dólares. Si vos me decís que estamos en una bonanza económica, no hay otro problema en el país, lo entiendo.  Tenemos buena relación y venimos del peronismo, nadie habla de Venezuela, ni de infectadura. No uso esas palabras. Por eso tenemos que ser moderados. Estamos trabajando con Rogelio y Emilio en una construcción de centro, pero también hay que decir las cosas que corresponden.

También me gustaría escucharlos a ustedes respecto a que el Banco Nación prestó nuestro dinero y en ese momento no parecía una preocupación. Ahí también hay una estafa. Se estaba prestando ese dinero cuando se veía inviable que lo pudieran pagar.

No estoy defendiendo eso. Yo fui viceministro del Interior, no fui Director del Banco Nación.  Si hay algo que estuvo mal, que le tengan que dar a la Justicia las explicaciones que corresponden. No defiendo a nadie. No tengo en menor interés en hacerlo.

Usted hablaba de construir un espacio de centro, con Frigerio. Hay otros actores en esa iniciativa. Está la reunión con Vidal. Sé que también está el intendente Posse. ¿Qué es esa construcción? ¿Hay un grupo que plantea que Cambiemos sea otra cosa? ¿Cómo es esa discusión?

Cambiemos nació desde la diversidad de distintos partidos. Y dentro de los partidos hay diferentes posturas. Después, por distintas cuestiones, como la gestión misma, fue concentrando la toma de decisiones y quizá corriendo el eje a la diversidad política. En eso representamos el mismo lugar que cuando éramos gobierno, tanto con Frigerio como con Monzó, que se despidió siendo aplaudido por toda la Cámara de Diputados. Tenemos esa convicción del diálogo y de buscar puntos de acuerdo en los roles partidarios. No seremos una oposición que se opone porque sí, ni usar términos que estén fuera de la lógica política. En la búsqueda de ese diálogo, creemos que la política debe resolver cosas de una vez. De una maldita  vez.

¿Cuántos años tenés?

40 recién cumplidos.

La picadora de carne de vivir en este país hace que uno se vaya desmoralizando década tras década. Está bueno querer plantear, desde tu lugar, que es posible. Cuando baje esta inundación que tiene que ver con la pandemia, la situación económica será escandalosa.

Será muy dura. Si la grieta hubiese servido para solucionar problemas de Argentina, uno se quedaría en el molde y se aferra a los resultados. Pero en ese sentido, los que nacimos en el 80, vimos modificar siete veces el sistema previsional. No hay país que funcione por fuera de los ejes principales. Ojalá algún día lleguemos a un pacto de la Moncloa. Pero me conformo con lograr pequeños acuerdos que vayan forjando una base distinta. Tuvimos muchos sectores del peronismo y el sindicalismo que nos dieron la gobernabilidad que nosotros necesitábamos en su momento, cuando fuimos gobierno. Me aferro a eso. Quizá nosotros, por distintos motivos internos, no pudimos lograr ni mayoría ni grandes acuerdos. Ojalá algunos discursos dejen de estar en la política, y podamos discutir asuntos serios. No discutamos temas aislados. Ojalá el gobierno también lo haga. Ojalá el presidente y su equipo tengan una real intención  de unidad de Argentina.

Comentarios

comentarios

OPINIÓN Por Matías Lobos

¿De Churchill a Maduro?

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA