Claves del día después de la cuarentena

4 junio, 2020

Reforma tributaria, resolución de la deuda, créditos fiscales y cepo. Algunos de los puntos centrales que el Gobierno y los empresarios discuten en torno al escenario de la economía post-pandemia.

Quizás la foto de la semana sea la del presidente sentado junto a 15 empresarios y funcionarios del Estado –y ni una sola mujer– en la Quinta de Olivos. Desde la campaña, Alberto Fernández dejó muy en claro que su prioridad para la reactivación económica sería una mayor productividad industrial que impulsara el empleo y el consumo. Con la llegada del coronavirus a tan solo unos meses de su asunción, las condiciones de inicio cambiaron. Ahora, el mandatario recibió a algunos representantes de grandes compañías relacionadas al sector automotriz, petrolero, high-tech y el campo. Hubo “muchísimos puntos de acuerdo” en torno a cómo se debe encarar un plan en conjunto para levantar la actividad post-pandemia.

Los que se sentaron en la mesa que encabezó Fernández fueron Martín Guzmán, ministro de Economía; Eduardo ‘Wado’ de Pedro, ministro del Interior; y los secretarios General de la Presidencia, Julio Vitobello, y de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. Por la parte empresaria: Miguel Acevedo, titular de la Unión Industrial Argentina (UIA); Javier Santiago Madanes Quintallina, de Aluar; Luis Pagani, de Arcor; Roberto Murchinson, de Grupo Murchinson; Sergio Kaufman, de Accenture; Luis Pérez Companc, de Molinos Rio de La Plata; Marcos Bulgheroni, de Pan American Energy; Mariano Bosch, de Adecoagro; y Daniel Herrero, de Toyota.

Si bien la situación económica en todas las actividades del mundo atraviesa momentos de incertidumbre, según Acevedo, “ninguno” de los grandes grupos «plantearon cierres» de empresas por los efectos negativos de la pandemia del coronavirus y destacó que algunos rubros, como la tecnología, «están pensando en trabajar con más gente».

El Gobierno planea una serie de cambios estructurales para cuando el coronavirus no sea un problema urgente. La reforma judicial es uno de los puntos fuertes. Pero en los últimos días trascendió la motivación de generar fuertes modificaciones en el esquema impositivo argentino, tanto a nivel nacional, como provincial y municipal. Los empresarios dieron visto bueno a una eventual reforma tributaria y le plantearon a Fernández la necesidad de simplificar el sistema de impuestos vigente. El presidente planea reconvertirlo en algo más progresivo y con mayor incentivo a la producción industrial.

(…) en los últimos días trascendió la motivación de generar fuertes modificaciones en el esquema impositivo argentino, tanto a nivel nacional, como provincial y municipal.

La forma en que se resuelva la reestructuración de la deuda que la Argentina mantiene con los acreedores es un tema clave tanto para el Gobierno como para el empresariado. El tan debatido Impuesto a las Grandes Riquezas se presentará una vez que concluya la negociación con los bonistas. Mientras no se llegue a buen puerto, la actual gestión se encuentra atada de manos en materia económica.

Así lo dejó en claro la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, que manifestó su respaldo: «Nadie se beneficia de un país que cae del precipicio de la deuda. El país quedaría excluido de los mercados, el crecimiento sufriría, la gente sufriría y los acreedores no recuperarían su dinero. En ocasiones, es necesario realizar una reestructuración reflexiva».

Algo central para los hombres de negocios y para el Gabinete económico es cómo se vaya a elucubrar la próxima ley de leyes. El Presupuesto 2021 también queda completamente supeditado a los pasivos argentinos. Guzmán había pedido no presentar el proyecto de presupuesto hasta definir el acuerdo o no de la deuda, porque lógicamente cambia todos los números. Alberto estuvo de acuerdo.

En la mesa de Olivos también se planteó la posibilidad de que la AFIP haga devoluciones más ágiles de los impuestos en forma de créditos fiscales en respuesta a la fuerte caída de la facturación que se produjo en estos últimos meses.

En la mesa de Olivos también se planteó la posibilidad de que la AFIP haga devoluciones más ágiles de los impuestos en forma de créditos fiscales en respuesta a la fuerte caída de la facturación que se produjo en estos últimos meses. Además, los industriales expresaron su cuestionamiento hacia las nuevas disposiciones del Banco Central, que limitan aún más la adquisición de divisas para importar insumos necesarios para la producción.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA