Seguridad bonaerense: medidas para controlar las calles durante la cuarentena

27 marzo, 2020

La Provincia refuerza la cantidad de gendarmes en el conurbano y trabaja en conjunto con Nación. Crece la preocupación por las denominadas “zonas calientes”. Además, se evalúa la posibilidad de sumar a empresas de seguridad privada para trabajar en conjunto con la bonaerense.

En el Comité de Emergencia para el Coronavirus de ayer en La Matanza asistieron tres ministros bonaerenses: Daniel Gollán (Salud); Fernanda Raverta (Desarrollo Social); y Sergio Berni (Seguridad). En las tres áreas el Gobierno de la provincia espera tener problemas producto de la pandemia. En cuanto a la última, la preocupación pasa principalmente por la capacidad de disuadir a aquellos que no cumplan con el aislamiento.

Por eso, el gobernador Axel Kicillof confirmó el refuerzo de gendarmes en el conurbano, donde viven alrededor de 16 millones de personas y el 40% es pobre. En muchos distritos, la reclusión es parcial ya que, como se dice, “la casa es el barrio”. Cientos de personas no tienen hogar, o viven en condiciones de hacinamiento y en casas muy pequeñas. Por lo tanto, circulan de forma limitada, dentro de sus barrios.

En una primera etapa, 300 oficiales de gendarmería serán enviados a La Matanza, uno de los principales puntos de atención. Hace unos días, el intendente Fernando Espinoza manifestó la necesidad de incrementar la cantidad de efectivos en el municipio. Miguel Saredi, concejal del Partido Federal, también mostró su preocupación por la situación sanitaria del distrito más poblado de Buenos Aiers. Luego, se espera actuar de la misma manera en el resto de las denominadas “zonas calientes”.

Entre el conurbano y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se concentra el 70% de los infectados por coronavirus del país.

Son 90 mil efectivos de gendarmería, de los cuales 20 mil están en la calle. A esos se les suman 6800 agentes de las fuerzas de seguridad federales. Pero más allá de eso, por ahora desde la Provincia no pidieron ayuda a Nación. Si bien la cooperación es intensa e integral, desde la gobernación afirman que de momento tienen la situación controlada. No hubo intentos de saqueo ni desbordes y, según el gobernador, el delito cayó un 80%. Algo esperable por la situación de aislamiento obligatorio.

Se espera que el nivel de contagio en la provincia de Buenos Aires llegue a ser del 70 al 75%.

En medio de ese contexto, los intendentes de algunos distritos del conurbano están cerrando sus fronteras municipales con el fin de preservar a su población. Pero en vez de solucionar el problema, le echan nafta al fuego. Con los accesos vallados con barricadas o montículos de tierra se dificulta el ingreso de alimentos y provisiones. Por eso, Axel Kicillof insistió en la ilegalidad de la práctica y dijo que “no se puede aislar de esa manera”.

¿Seguridad privada?

 

Si bien se reforzó la cantidad de efectivos en la provincia, el ministro de Seguridad de la provincia, Sergio Berni, también se reunió vía videoconferencia con los presidentes de las distintas Cámaras de Seguridad Privada para pedirles que colaboren en conjunto con la bonaerense.

Luego de los videos trascendidos de los tres gendarmes ya apartados de la fuerza en donde se los ve ejerciendo un abuso de autoridad, obligando a un grupo de civiles que había incumplido la cuarentena a hacer ejercicio; surge esta decisión de sumar oficiales de la seguridad privada. Lo cierto es que muchas de estas empresas están conformadas por policías exonerados y expulsados de las distintas fuerzas por situaciones de corrupción, violencia o abuso de poder. Lo cual pone a esta iniciativa en medio de la polémica.

Comentarios

comentarios

OPINIÓN Por Mirta Ward

El dolor de no tener…

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA