Laura Alonso aseguró que la defensa de CFK «fue para inocentes o fanáticos»

3 diciembre, 2019

La titular de la Oficina Anticorrupción resaltó que la expresidenta utilizó un «argumento político». El próximo gobierno «va a hacer todo lo posible para tratar de enchastrar los expedientes«.

Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción, respondió este lunes a la declaración de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, asegurando que su alegato fue meramente “político”. “Su alegato es político y es su defensa política, pero puede hacer lo que quiera”, dijo la funcionaria. En su parecer, la declaración indagatoria de la ahora vicepresidenta electa “es un argumento político, para gente inocente o fanáticos que creen todo lo que ella diga”.

“Quizás la incomodidad de la expresidenta frente a la Oficina Anticorrupción es que nosotros tenemos la posibilidad es ver varios expedientes en simultáneos y poder conectar las pruebas” de otras causas, explicó Alonso al ser entrevistada por Joaquín Morales Solá en Todo Noticias. “La historia está hecha de hechos, y los hechos están en los expedientes y son los hechos de la corrupción de la familia que gobernó Argentina durante 12 años”, afirmó.

En su declaratoria este lunes, Kirchner apuntó no solamente a la titular de la OA, sino también contra otros integrantes del Poder Judicial como los jueces Claudio Bonadio y Ariel Ercolini, en quienes recayeron la mayoría de las causas que la investigan; el titular de la Unidad de Investigación Financiera (UIF), Mariano Federici, y el todavía presidente Mauricio Macri, entre otros.

«Este es un tribunal del lawfare, que seguramente tiene la condena escrita; a mí me absolvió la historia y a ustedes seguramente los va a condenar la historia«, dijo Fernández al cierre de su testimonial de tres horas y media en el Tribunal Oral Federal N°2 (TOF 2), integrado por los magistrados Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu.

La causa se originó por una denuncia en 2016 del entonces administrador general de la Dirección de Vialidad, Jorge Iguacel, pero después el caso se anexó a otra causa que data de 2008 por pedido de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahíques. Estos funcionarios “hicieron muy bien su trabajo, más bien que para Cristina son lo peor que le pasó al planeta Tierra”, ironizó Alonso.

«Soy jefa de cuatro asociaciones ilícitas; no sé cómo tuve tiempo para gobernar porque me las pasaba armando asociaciones ilícitas; ya no soy la jefa de una banda de un empresario de la construcción (…) Ahora soy jefa de la banda de todos los empresarios de la construcción», se había defendido Cristina Kirchner.

La llegada de CFK a Comodoro Py

Para Laura Alonso, sin embargo, “no es casual llegar a esa instancia” ya que de parte de la defensa de la expresidenta “hubo decenas de recursos, pedidos de nulidad, apelaciones” y “la Justicia le ha dado más de una oportunidad para que ejerza su derecho a defenderse”. “El tribunal le ha concedido una cantidad de recursos para un juicio que debía comenzar en febrero e hicieron de todo, hubo mucha presión para que este juicio no comenzara. El presidente electo sabe de lo que estoy hablando”, aseguró Alonso.

En el kirchnerismo “hay incomodidad”, dijo Alonso, y por ello “deben apuntar a los fiscales que hacen su trabajo. Ella los enumeró y los nombró, le faltó decir el número de documento y donde vivimos”, se quejó la funcionaria. Alonso, sin embargo, recordó que Kirchner “puede decir lo que quiera en su defensa, incluso mentir, tiene total derecho” pero “lo que importan son las pruebas”.

“Lo que hizo hoy la señora Kirchner es defenderse políticamente, le habló a sus seguidores, pero lo que mostró es violencia, mostró es el ‘vamos por todos’, el ‘voy por cada uno de ustedes y por eso los nombro a cada uno’, el ‘voy por la democratización de la justicia’”.

Haciendo un repaso de la causa en la que Cristina Kirchner es acusada como líder de una asociación ilícita, Alonso explicó: “La causa dice que Lázaro Báez fue un empresario inventado por Néstor Kirchner y que la Provincia de Santa Cruz fue la segunda de mayor importancia en firma de contratos, en las que vialidad provincial le dio el 85% de los negocios a la empresa de Báez”.

Lázaro no era amigo de la familia Kirchner, es el testaferro, es el segundo terrateniente de la Argentina”, afirmó Alonso. “Hay 28 negocios entre la familia Kirchner y la familia Báez, están los documentos en las causas Hotesur y Los Sauces, no estamos hablando de cosas menores o descuidos éticos como los llamo el presidente electo, sino de un esquema de gran corrupción pergreañado por Néstor Kirchner con sus colaboradores, entre ellos Julio De Vido, y Lázaro Báez como testaferro, un esquema que la señora Kirchner conoció y perpetuó en sus presidencias”.

Comentarios

comentarios