Recién ayer, el Senado empezó a implementar un protocolo contra abusos y violencia machista

26 noviembre, 2019

Tras la denuncia contra José Alperovich, senador por Tucumán, por parte de su sobrina, se formuló un Protocolo donde el Comité debe hacerse cargo de las denuncias y brindar acompañamiento a las víctimas. Asi lo informó el portal lavaca.org.

El Senado Nacional tenía un «Protocolo contra la violencia laboral con perspectiva de género”, sancionado en 2018, para abordar este tipo de situaciones, como el caso de José Alperovich. Sin embargo, nunca se aplicó y ni siquiera se nombró, en más de un año, al Comité encargado de implementarlo.

Es por ello que, este lunes por la tarde la presidenta del Senado Gabriela Michetti informó que se había creado el “Comité de Seguimiento de Violencia Laboral y de Género”, que obviamente no existía hasta ahora y que tal vez algo podría haber hecho en un caso como este. 

Según este protocolo, el Comité es el encargado de recibir las denuncias, brindar acompañamiento, asesoramiento, asistir legal y psicologicamente, confeccionar estadísticas y análisis sistemáticas e, impulsar campañas y cursos. Sin embargo, este comité nunca había sido formado hasta la denuncia de la sobrina del senador.

La única certeza llegó de una asesora de una senadora quien remitió a esta agencia el único avance en la materia: una carta enviada por distintas senadoras el 14 de noviembre –hace menos de quince días- con el pedido urgente de conformación del Comité que debía poner en funcionamiento el Protocolo.

La carta de las senadoras

La carta firmada por más de 15 senadoras sostenia que “La demora en la aplicación efectiva del protocolo contra la violencia laboral con perspectiva de género no hace más que dejar a la víctima en una situación de vulnerabilidad extrema y una doble violencia, laboral e institucional, y como organismo debemos ser ejemplificadores y actuar en consecuencia de lo rubricado por las autoridades de esta Cámara como lo que sancionamos como legisladores y legisladoras».

La senadora Norma Durango, presidenta de la Banca de la Mujer en la Cámara Alta, explicó: “Lo de Pinedo son sólo declaraciones periodísticas porque el Protocolo está creado pero no implementado”.

La agencia Lavaca atribuye esta demora a 3 cuestiones. Una de ellas es la inercia burocrática que plantea una incomunicación entre quienes dejan la Cámara y quienes van a ocupar su lugar el 10 de diciembre; otra es la inercia corporativa que genera ausencia de interés de ciertos organismos a «investigar a sus propios integrantes»; y por último, la inercia temática, producto de la desvalorización de la violencia contra las mujeres.

El señor Alperovich escuchó las sugerencias públicas que hiciereon políticos como Felipe Solá, y pidió licencia de su banca: «A fin de dedicar mi esfuerzo y mi tiempo a desbaratar la infamia, aclarar la verdad, y reparar mi honor, le pido expresamente que me confiera licencia en mi honorable cargo” dice su misiva con inflación de referencias al honor.

Al fin y al cabo, estas inconsistencias confirma el dicho de los movimientos feministas al responsabilizar al Estado de la violencia que sufren diariamente en todos los ámbitos de la vida social.

Fuente: https://www.lavaca.org/notas/para-el-senado-los-abusos-y-la-violencia-machista-no-son-prioridad-alerta-en-medio-de-la-denuncia-a-jose-alperovich/ 

Comentarios

comentarios