Lula y Evo Morales no estarán en la asunción de Alberto Fernández: “Es un día de países, no de amigos”

26 noviembre, 2019

Lo aseguró Felipe Solá, quien seguramente será Canciller. Además, dijo que Alperovich debería pedir una licencia para esperar que se defina el tema.

El diputado nacional que suena fuerte para ser canciller en el próximo gobierno, Felipe Solá​, aseguró que el expresidente brasileño Lula Da Silva y el renunciado mandatario boliviano Evo Morales no estarán en la asunción de Alberto Fernández, el 10 de diciembre, ya que será «un día de países, no de amigos”, según afirmó.

Además, le recomendó al senador y ex gobernador de Tucumán, José Alperovich, que se tome una licencia mientras dura el procedimiento tras la denuncia por abuso sexual en su contra que presentó una de sus sobrinas.

“No creo que venga Evo Morales a la asunción de Alberto Fernández. Pero no lo sé. Así como el expresidente Lula dijo que no va a venir. En mi opinión con buen criterio. Es un día de países, no de amigos”, vaticinó en declaraciones a Radio La Red.

“Cada país tiene el presidente que elige y nosotros nos acomodamos. La relación es entre pueblos. Podemos tener amigos, pero estamos hablando de países. Y los países tienen pueblos que eligen, por lo tanto las relaciones que más le importan al pueblo argentino son entre países, no entre amigos”, siguió el exgobernador bonaerense.

También aseguró que el Gobierno de Mauricio Macri debió haberle dado asilo a Evo Morales. “Si (debió darle asilo), porque en su momento corría peligro su vida. Y por ser un país hermano: conocemos muy bien porque convivimos con cientos de miles de hermanos bolivianos”.

Solá opinó también de la denuncia de abuso sexual que hizo una sobrina de José Alperovich contra el senador y exgobernador tucumano. “El Senado hizo bien. Si yo fuera Alperovich, pediría una licencia para esperar que se defina el tema”.

Alperovich ya anticipó que no va a tomarse licencia: “No hice nada, esto es una chantajeada”, advirtió”.

Solá habló también del Papa Francisco​. Consultado sobre si se tensará la relación por la postura de Alberto Fernández a favor de la despenalización del aborto, dijo categóricamente que no. «La relación con el Papa es muy profunda. Nuestra decisión de tenerlo a él en muchas cuestiones que hacen a la vida cotidiana de la Argentina es muy profunda. No tenemos solo un papa argentino, también un papa excepcional», describió. «Yo soy absolutamente pro Francisco»,​ agregó.

Por último, hizo un duro balance del Gobierno de Macri: «Los resultados son inexplicables frente al extranjero: 4 millones más de pobres, 56% de inflación, 180 mil millones de dólares adicionales de deuda externa. No cierra nada»

Comentarios

comentarios