Qué esperan las Organizaciones Sociales con el cambio de Gobierno

12 noviembre, 2019

En charla con referentes de Movimientos Sociales, LaNoticiaWeb profundizó en qué expectativas y proyecciones tienen las Organizaciones Populares para después del 10 de Diciembre. Una mirada a las posturas que dieron su apoyo al Frente de TodXs y las que no.

Por Mauricio Castro

¿Cuál es el pronóstico que hacen los Movimientos Sociales sobre el gobierno entrante?

“Por primera vez casi el 90% de las Organizaciones Sociales apoyaron a un frente electoral”, dice Leonardo Grosso, dirigente del Movimiento Evita y Diputado Nacional. Remarca que, anteriormente, incluso entre la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular), Barrios de Pie y la CCC (Corriente Clasista Combativa), se repartía el apoyo entre el FIT, el Partido GEN (Stolbizer) y el kirchnerismo. “Hoy, salvo algunos sectores muy de izquierda, todo el arco de Movimientos Sociales es parte del Frente de TodXs”.

Por esto, más allá de lo que significó en votos, a los coordinadores que conforman el triunvirato San Cayetano (también autodenominado “triunvirato piquetero”), les entusiasman las posibilidades de consolidar los proyectos en común: avanzar en que la representación institucional puede estar a cargo de dirigentes populares; que crezcan y se consoliden los emprendimientos de la economía popular; que los Movimientos Sociales integren un frente común que pueda participar de la CGT y un movimiento de unidad de trabajadores.

En representación del Frente Popular Darío Santillán (FPDS), Gonzalo Reartes señala que es necesario diferenciar lo que acontece a nivel nacional y a nivel municipios. En particular, Reartes destacó que estos años FPDS mantuvo con la administración de la Localidad de San Martín un diálogo adecuado, en línea con la política de escucha que Gabriel Katopodis tiene con las Organizaciones.

La colaboración con las necesidades de los merenderos, así como al proyecto de cooperativas y de educación popular del FPDS, consolidó el apoyo de este a la renovación del cargo del intendente: “hubo bastante diálogo y al día de hoy se está avanzando bien”. La herramienta electoral del FPDS (Pueblo en Marcha) que está dentro de Patria Grande, también apoyó a Alberto Fernández. “Las expectativas son de consolidar las relaciones y también de darnos el desafío de conseguir que nuestros/as compañeros/as puedan prepararse para ocupar espacios de toma de decisión, cargos institucionales, que haya una representación directa de los/as de abajo”.

A nivel nacional los Movimientos Sociales dividen sus expectativas en etapas.

En primera instancia coinciden en la urgencia de cubrir el acceso a necesidades alimenticias: comedores donde habitualmente asistían alrededor de veinte familias, hoy atienden cerca de cien, pero reciben casi la misma cantidad de recursos.

Luego es necesario atender a otras reivindicaciones igual de indispensables, como vivienda, educación y salud que, si destacan que hace tiempo son una preocupación, en los últimos años fueron brutalmente afectadas por las medidas de política económica de Cambiemos.

En lo más profundo, Reartes destaca que es “un estudio de la UCA, no de La Cámpora” el que demuestra que “el 50% de los/as pibes/as viven en la pobreza y tienen muchas dificultades para conseguir trabajo”. Por eso considera que la experiencia que los Movimientos Sociales tienen con esa problemática, los convierte en un actor relevante. Allí apunta que residen sus mayores expectativas, pues en el Frente del que forma parte reiteran que esta etapa no debe ser la de multiplicar Planes, sino la de fortalecer los proyectos productivos de la economía popular: “las cooperativas de trabajo sin patrón, de familias pequeño productoras, de trabajadores de oficios”. Ese mismo proceso es el que destaca Grosso cuando señala que los Movimientos Sociales transitan una nueva etapa, esperanzadora, en la historia que parte “de la fragmentación del 2001” y llega “a la unidad política de casi el 90%”.

EL OTRO 10%

LaNoticiaWeb también habló con una Organización de las que, según la ecuación porcentual de Grosso, podría considerarse dentro del 10% de las Organizaciones Sociales, las que no apoyaron al frente electoral encabezado por Alberto Fernández. Esteban Marcioni forma parte del ala del Frente Darío Santillán que optó por no ingresar al Frente Patria Grande. Si bien ambas corrientes mantuvieron la misma denominación, su militancia y sus apoyos comenzaron a moverse de manera independiente desde Enero de 2013.

Dice Marcioni: “Entendemos que hay una gran diferencia entre el discurso de Fernández y la política que quedó demostrada de parte de Cambiemos. Sin embargo, nuestra posición fue votar al Frente de Izquierda y de los Trabajadores, pues aun con diferencias era la fuerza que planteaba combatir la desigualdad de fondo”. También consideran que es necesario poner en agenda un debate por la “radicalización de la democracia”; un componente que no es accesorio, sin el cual no es posible salir de un estado de situación que se repite cíclicamente: “que la política pase a ser de todo el pueblo. Una deuda a cien años no puede ser decidida por unos gobernantes pasajeros cuyas mentiras quedaron al desnudo; debe ser debatida por toda la población”.

En ese sentido, desde la corriente de Marcioni entienden que Alberto Fernández “no construye una agenda de transformación profunda respecto a la explotación que pesa sobre el pueblo trabajador”, y que “la única manera que deje de haber pobres es que se avance sobre los que más tienen, porque en Argentina los recursos son limitados y, en los últimos dos años, el 10% más rico incrementó la brecha del 10% más pobre”.

Con énfasis Marcioni señaló que a su Frente le preocupa que Felipe Solá pueda formar parte del Gabinete ministerial de Fernández. A su juicio, Solá es responsable político de la masacre de Avellaneda, cuando en 2002 uniformados de la bonaerense –junto a agentes de civil infiltrados– actuó disparando balas de plomo y dejó un saldo de decenas de heridos, junto con la muerte a sangre fría de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán (por la cual Franchiotti y Acosta fueron sentenciados a prisión perpetua). La postura del Frente Darío Santillán es que Felipe Solá debe dar explicaciones sobre las instrucciones a la Policía y porqué, durante la primera jornada, repitió que “se mataron entre piqueteros”.

Si bien estos son los principales motivos que distancian al Movimiento al que pertenece Marcioni, del Frente de TodXs, él señala que su Organización tiene su labor propia y es de esa realidad cotidiana de donde se desprenden sus acuerdos y alianzas. “Tenemos una actividad diaria –dice Marcioni–, con 30.000 personas que llegan a cubrir su alimentación por el trabajo de nuestra Organización”. Así como, entre múltiples tareas que realizan, destaca que “en Lanús, el único Jardín de Primera Infancia es fruto y sobrevive gracias a que cumplimos con priorizar las necesidades de los sectores populares”.

UNA ALTERNATIVA DE FONDO A LA ESTRUCTURA PRODUCTIVA DE ARGENTINA

Grosso resalta que Alberto Fernández considera a Daniel Arroyo como Ministro de Desarrollo Social, quien recientemente declaró que “los Movimientos Sociales son parte de la solución” para la situación económica que vive el país.

Desde la lectura de los referentes populares, en la etapa que se abre las Organizaciones Sociales podrán demostrar que hay una alternativa al modelo económico de grandes monopolios. Según explican, se trata de cadenas de producción más democráticas y con menos intermediarios, lo cual genera más puestos de trabajo, mejores ingresos para los productores, precios más baratos para los consumidores, y la posibilidad de producir alimentos sin agrotóxicos.

En todo el arco de Movimientos Sociales que tiene un pie en la producción, destacan la necesidad de un apoyo mayor, sea mediante un programa gubernamental o de una Ley, para que los productos de la economía popular tengan mayor visibilidad, sea con locales propios en los centros urbanos, o en las góndolas de las grandes cadenas.

El propio Reartes se hace la pregunta sobre qué organización va a ser la interlocutora entre el campo social y Alberto Fernández: “qué va a pasar con el Movimiento Evita y qué va a pasar con la CTEP, qué va a pasar con MTE”. Si del Movimiento Evita destaca que es la organización más grande, también reconoce que la figura de Juan Grabois se ha consolidado como la de un referente de peso. Según la interpretación de Reartes, allí se abre un espacio por definir, pues también el Movimiento Evita tiene ya personas trabajando en espacios cercanos a Alberto Fernández.

Entiende que el Frente de TodXs es amplio y también para los Movimientos Sociales existe una oportunidad por “disputar poder institucional, o para intervenir en la conducción”. Considera que es momento para que todos los actores políticos que aspiran a “darle poder al pueblo organizado”, logren “apuntar a una unidad en las prácticas, porque es la única forma de realmente salir de la crisis en la que fueron sumergidos los sectores populares”.

Grosso menciona que están trabajando “para la unidad de todos los Movimientos Sociales que apoyan al Frente de TodXs”, para el acuerdo de “construir una herramienta única” que pueda definir y llevar a cabo un programa para las necesidades de desarrollo de la economía popular.

Los Movimientos Sociales exponen que es mucho lo que se hace “a pulmón” y llaman a imaginar todo lo que se conseguiría en materia de trabajo y oportunidades si su modelo de producción fuese política pública. Con esto en mira esperan “que lo que sea Obra Pública contrate a las Cooperativas que conforman las Organizaciones de trabajadores en lugar de a grandes empresarios o a las empresas del propio presidente”, como dice Reartes, en alusión a las denuncias sobre las reiteradas licitaciones ganadas por el primo de Macri.

Los Movimientos Sociales que apoyan a Alberto Fernández reconocen que es sensato el “pedido de paciencia”, pero también manifiestan que mantendrán sus reclamos en agenda Grosso destaca que “en una etapa muy difícil de la Argentina, como fue el macrismo, los Movimientos Sociales han tenido una actitud muy responsable al no prender la mecha y en vez de eso construir; donde la movilización fue para impulsar propuestas de Ley, de consejo y diálogo para canalizar la demanda, amainar el golpe que significó el modelo económico”.

Entienden que todavía es difícil tomar dimensión sobre el efecto de estos 4 años, “del grado de destrucción con que dejan el país”, según Reartes. Pero en el FPDS agregan que “de todas maneras somos una Organización que lucha por el cambio social, que busca poder popular, y lo hace en las calles, no desde las casas. Hay que encontrar el equilibrio. Son debates que no están cerrados. Puede haber una especie de Luna de miel, pero si no hay claros indicios de medidas que protejan a los sectores populares, seguramente los Movimientos Sociales estén en la calle”.

A su vez, Reartes reflexiona sobre la complejidad que esto tiene, pues prevé que, de ser así, las figuras opositoras al Frente de TodXs también buscarán hacer uso del malestar. Imagina que, ante los cortes de calles, seguramente habrá macristas en los medios masivos opositores, buscando ensuciar a Fernández y sacar rédito político.

En cambio, esto no preocupa al referente de Movimiento Evita; Grosso no cree que eso vaya a pasar “porque el daño que le ha hecho el macrismo a los sectores sociales es enorme y no puede canalizar sus demandas”. Duda de la “capacidad opositora del macrismo en términos de unidad”. Pero considera que eso es secundario, pues antes de “especular con política, el frente de Movimientos Sociales representa a un sector. Creemos que con un proyecto democrático que apueste al mercado interno y ponga al Estado del lado de la gente y no contra ella, las condiciones para trabajar son mejores”.

POR SOBRE LOS RECLAMOS, UNA ETAPA DE PROPUESTAS

El 5 de Noviembre, el FPDS hizo en San Martín la presentación por una Política pública de alimentos de primera necesidad a precio accesible. Asimismo, las distintas Organizaciones vienen trabajando para que la Economía Popular gane visibilidad, con verdurazos, ollas populares, montaje de Góndolas frente al Congreso u otras manifestaciones originales.

Desde Movimiento Evita auguran formar parte del “Frente contra el hambre que está armando Alberto junto a Arroyo”, a la vez que impulsan la campaña “Comer bien, que propone la reconversión de comedores y merenderos en espacios de producción y comercialización de alimentos de la economía popular. Es una propuesta a mediano plazo que resuelve el tema del empleo, de la concentración y de los precios, con comida barata y accesible”. Grosso reivindica que “debemos erradicar el hambre, pero no al entramado social que la combatió. Tenemos que poner en valor a ese sector que se organiza y resuelve colectivamente: desde las compañeras que se hacen cargo de las tareas de cuidado, hasta la comercialización de alimentos de la agricultura familiar en los barrios”.

Insisten en que tiene que ser política nacional que esos productos lleguen a las góndolas y a consumidores, al mismo tiempo que reconocen que con la gestión Cambiemos ese tipo de proyectos que les saca del lugar de meros beneficiarios de Planes, difícilmente tenían lugar.

Comentarios

comentarios