El poder político del radicalismo bonaerense a partir de diciembre

11 noviembre, 2019

Tras la derrota electoral, la coalición Juntos por el Cambio se reseteará y comenzará a funcionar como oposición. En el nuevo escenario político que se avecina, la UCR buscará equiparar la relación de fuerzas con el PRO y hará valer el peso territorial de sus intendentes y diputados y senadores en la Legislatura.

Por Mariano Vicchio (@mhvicchio)

Tras la derrota de Juntos por el Cambio tanto a nivel nacional como provincial, más allá del vínculo futuro que se especula podrán tener con los gobiernos de Alberto Fernández y Axel Kicillof siendo oposición, gran parte de los análisis se centraron en dilucidar en cómo continuará la alianza entre los miembros de la coalición después del 10 de diciembre.

Durante varios momentos relegada, la Unión Cívica Radical se encuentra desde hace algunas semanas en una etapa de re-empoderamiento. Ya sin un Presidente, una gobernadora o un vicegobernador que los lidere, uno de los objetivos en lo que sería una nueva etapa de Juntos por el Cambio, será la de tener un peso similar y mayor al de los últimos años en comparación con el PRO. En resumidas cuentas, que en esta nueva etapa haya un ejercicio horizontal del poder.

Yendo estrictamente al territorio bonaerense, a comienzos de esta semana hubo una reunión ‘boina blanca’ de la que participaron los actuales y futuros jefes comunales así como legisladores y el actual vicegobernador y titular del partido, Daniel Salvador.

Una de las conclusiones más importantes que trascendió fue que la UCR hará valer el peso territorial de la mano de sus intendentes. Quieren ponerse al hombro el liderazgo de la oposición al futuro gobierno de Axel Kicillof y tienen con qué.

PODER TERRITORIAL. De las 62 municipalidades en las que triunfó Juntos por el Cambio, 36 estarán en manos de dirigentes radicales. Un 58% del total. La Cuarta, Quinta y Sexta Sección es donde más peso tienen, aunque  como contrapartida no se trata de los sectores más poblados.

Sin embargo, son los lugares donde el oficialismo saliente volvió a cosechar una buena cantidad de votantes que aportaron a la importante remontada de Macri a nivel nacional. Además, se trata del sector y territorio del interior bonaerense que le permitió -una vez más- contrabalancear con un Conurbano bonaerense inclinado ampliamente hacia el Frente de Todos.

De todos modos, cabe destacar que los triunfos en ciudades de peso como Mar Del Plata, Tres de Febrero, Lanús, San Miguel, Vicente López, Junín y Bahía Blanca, también fueron vitales para mantener una importante cuota de poder a partir del 10 de diciembre. Será un factor a considerar a la hora de trazar el articulado de poder en el futuro de Juntos por el Cambio en la Provincia.  Allí no gobernarán dirigentes de extracción radical.

LEGISLATURA BA. Este caudal electoral, en paralelo, permitió que Juntos por el Cambio retenga varias bancas en la Legislatura y que el peronismo se vea obligado a negociar ante la imposibilidad de conseguir el quórum propio ni los dos tercios de ninguna de las cámaras.

En el plano legislativo, de los 69 representantes que se presume tendría Juntos por el Cambio entre ambas cámaras, habrá aproximadamente una veintena de dirigentes de la UCR.

En la Cámara de Diputados, la bancada de más de 40 legisladores tendría la mitad de sus representantes del PRO y unos 10 del radicalismo. En cambio, en el Senado, habría paridad de aproximadamente ocho entre los dos partidos más importantes de Juntos por el Cambio.

A su vez, la otra disputa que ya se inició es por la titularidad de los bloques. La Cámara Alta quedaría para los ‘boina blanca’. Allí podría continuar Roberto Costa o el actual intendente de Adolfo Alsina, David Hirtz.  Inclinada la balanza a favor de Hirtz, Costa pasaría a ocupar la presidencia provisional, el número 2 detrás de quien será la vicegobernadora bonaerense y presidenta de la cámara, Verónica Magario.

En la Cámara Baja, podría modificarse la conducción del bloque, hoy en manos del radical marplatense, Maxi Abad. Como para calibrar, lideraría a partir del 10 de diciembre Alex Campbell. Sin embargo, hay muchas resistencias hacia la figura del actual subsecretario de Asuntos Municipales de Vidal.

UCR BONAERENSE. La conducción del partido hoy en manos de Salvador y sabe que el año que viene –que habrá elecciones internas- será reemplazado en el puesto. Quien más fuerte suena para sucederlo es el alcalde partidario con más años en el puesto y con el liderazgo del municipio populoso entre sus pares. Se trata de Gustavo Posse (San Isidro). A su vez, el nuevo puesto podría ser parte del trampolín del histórico dirigente y el partido para perfilarse por la disputa de la gobernación en 2023.

Con este esquema de poder político y territorial, el radicalismo buscará modificar el vínculo de fuerzas políticas dentro de la coalición Juntos por el Cambio para tener el peso y representatividad del que no gozó en los últimos cuatro años a partir del 10 de diciembre, momento en el que pasarán a ser oposición. En paralelo, intentarán reconstrurise con el objetivo de acrecentar y retornar al poder.

Comentarios

comentarios