Interna caliente: Macri no se resigna y Rodríguez Larreta respira profundo…

6 noviembre, 2019

El presidente saliente, Larreta y Vidal, se mueven  nerviosos en medio de la transición para acomodarse en el esquema de poder de la próxima etapa, en donde pretenden liderar la oposición. La reunión en el CCK y el triunfo del Jefe de Gobierno en CABA.

La derrota del 27-O abrió una herida inevitable en el oficialismo. Las internas dentro del PRO, quedan cada vez más expuestas en medio de la transición que a nivel bonaerense tuvo su comienzo efectivo ayer.

El tridente que en 2015 se mostraba invulnerable y sólido, Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal ya tienen fisuras que no se ocultan, ni siquiera en público.

El pasado lunes, Macri reunió a su tropa en el primer gabinete ampliado tras la derrota (los popes de la UCR estuvieron ausentes), para comenzar a delinear los pasos a seguir desde la oposición, fundamentalmente luego de su remontada entre las PASO y las generales, en donde cosechó más de 2 millones de nuevos votos. “Acá hay gato para rato”, ironizo.

Mientras Macri arengaba desde el escenario del CCK, los rostros de Larreta y Vidal eran elocuentes.

El 40% obtenido por Macri, y el “Sí, se puede tour” que lo llevó por 30 ciudades, con un cierre multitudinario en el Obelisco, no solo fue un mensaje para toda el electorado, sino también para la interna, en donde ya daban al presidente por fuera de carrera.

Allí asoma Larreta, que tiene un objetivo claro: ser presidente. Es por eso que ya tiene un planteo de cómo será su gestión hacia 2023, con objetivos ambiciosos y definidos como la eliminación de las barreras del Sarmiento, un nuevo Metrobus (Alberdi-Directorio), 2000 nuevos árboles, 100% de senderos escolares y 150 nuevas cámaras de seguridad, entre muchos otros ítems.

Larreta es además, es el único referente del PRO con territorio, un activo nada despreciable hacía la nueva etapa política.

Tal como contó La Noticia Web, Macri ya se mueve dentro de ese escenario y no cede terreno. Por estas horas, busca imponer a Patricia Bullrich como titular del PRO, desplazando a Humberto Schiavoni, quien además es senador por Misiones. Además, fueron muchos los dirigentes y funcionarios de la línea dura que salieron a marcar la cancha y apoyar a Macri, como líder opositor en la etapa venidera. Tal el caso, de Miguel Pichetto.

La propia Vidal, quien aumentó su caudal de votos en las generales, ya sufre en carne propia la disputa a su liderazgo por parte de los jefes comunales del PRO, encabezados por Jorge Macri quienes destilan críticas contra Federico Salvai y Alex Campbell.

Incluso la UCR, que ayer tuvo un encuentro encabezado por Daniel Salvador reclama una relación más horizontal en la nueva etapa, y una mesa política para tomar las decisiones.

Los cruces entre Vidal y Macri se vienen sucediendo desde fines del año pasado, cuando en la negociación por el Presupuesto, la mandataria fue la más perjudicada. La tensión llegó a su climax cuando en el inicio de este año, Marcos Peña le transmitió a Salvai que el desdoblamiento bonaerense era inviable.

Por ahora, y mientras se acerca el 10-D, las piezas del PRO continúan moviéndose para posicionarse frente al nuevo escenario. Mientras Larreta y Vidal parecerían conservar mejor sintonía, Macri parecería jugar como siempre, su propia carta.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA