Con un pie afuera

23 octubre, 2019

Boca quedó eliminado de la Copa Libertadores, una vez más en manos del River de Gallardo. El oficialismo de Angelici se jugaba todo en este compromiso y, de cara a las elecciones que afrontarán a principios de diciembre, comienza a tambalear su hegemonía en el club de la Ribera.

Por Santiago Falcone

Daniel Angelici, actual presidente de Boca, tenía en claro que el enfrentamiento por la semifinal de la Copa Libertadores contra River era el único plan para poder mantener a “LaMitad+Vos” al mando del club, con Christian Gribaudo como candidato a presidente. Marcos Peña en una reunión se lo había expresado y dejado en claro.

Hoy, luego de ese cruce, la situación es diferente. ¿Por qué? Por el descontento de los hinchas xeneizes que confiaron en la promesa del Tano dos años consecutivos, y en las dos ocasiones se vieron aguadas por su eterno rival. El descontento de los socios se vio expresado ayer cuando al final del partido insultaron a la Comisión Directiva.

En las redes sociales, los hinchas anunciaron el fin del ciclo Angelici, no por la imposibilidad de renovar su mandato, sino porque se vieron desilusionados por el oficialismo, que no obtuvo un resultado positivo. Hoy, más allá del plantel, el presidente de la institución es visto como el principal responsable de la actualidad que vive el equipo en materia internacional.

El primero en abrir la puerta

Luego de la eliminación, Gustavo Alfaro, actual DT de Boca Juniors, vaticinó su futuro en el cuerpo técnico: “Quiero terminar de la mejor manera posible estos partidos y después irme a mi casa y recuperar mi vida”, y agregó: “Me siento orgulloso de haber estado en Boca, es lindo ser hincha de Boca”.

El Lechuga firmó su contrato por 12 meses, ya que el futuro presidente determinaría su continuidad o la decisión de realizar un cambio en el banco. Sin embargo, con las declaraciones en conferencia de prensa, el mismo se encargó de plantear su decisión que lo distanciaría a fin de año.

En la previa, Angelici se refirió al respecto: “Dependerá de la evaluación que la nueva comisión directiva haga a fin de año. Llegó en un momento crítico y se firmó un contrato por 12 meses por las elecciones. Si vas a los números, la campaña es muy buena”.

¿Quiénes lo pueden derrocar?

El que pica en punta es Jorge Ameal, quien fue presidente de la institución en 2011 luego de la muerte de Pedro Pompilio, y será acompañado en la formula por Mario Pergolini. La agrupación “Juntos por Boca” se ha diferenciado claramente del oficialismo al sostener que “la gente habla de la economía de Boca, pero cuando una economía está de espalda a los socios es mala. Boca es el PRO, es un submarino amarillo”.

Por otra parte, se encuentra José Beraldi, integrante de la Comisión Directiva de Mauricio Macri entre 1995 y 2002, que planteó la ampliación de la Bombonera como una de sus principales propuestas, pero a su vez aseguró: “No prometo copas, prometo gestionar el éxito deportivo 24 horas por día”, como una dura crítica a las promesas del Tano.

Por último, y volcado sobre la grieta política nacional, está Victor Santamaría, que junto al dirigente Santiago Carreras, recibió el apoyo de Alberto Fernández y Axel Kiccilof en reuniones que mantuvieron en la previa al cruce con los Millonarios.

Mauricio Macri tiene en claro que está derrota no generará una imagen positiva para las elecciones presidenciales que se desarrollarán el 27 de octubre, porque el está muy ligado a Boca Juniors y los hinchas, disconformes con la actualidad deportiva de su equipo, podrían manifestar su descontento en las urnas.

Futuro no tan lejano

La derrota deportiva puede ser la gota que rebalsará el vaso de cara a las elecciones, para las que restan menos de un mes y medio. La desatención a los socios, los refuerzos, las promesas, la economía, la pelea con Juan Román Riquelme por su despedida, y otras medidas pueden terminar con el monopolio de Angelici.

El Tano seguramente se resguardará los próximos días para dejar correr agua por debajo del puente y que se calme la situación, pero deberá dar la cara rápidamente para poder salvar las elecciones, sino el macrismo recibirá otro golpe tras perder el gobierno del país y la provincia de Buenos Aires.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA