Parálisis legislativa bonaerense

9 octubre, 2019

La Cámara de Diputados de la Provincia registra su peor año de funcionamiento con tan sólo dos sesiones. El peso del caso Mosca y el deseo oficialista de no mostrar sus fisuras internas a tres semanas de las elecciones.

En política es casi un hecho cotidiano que en años de campaña, los ámbitos legislativos reduzcan su labor. Sin embargo, la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires muestra su peor registro histórico con sólo dos sesiones en 2019.

Los datos negativos se incrementan. Según consignó el diario La Nación y este mismo portal hace un mes, hace ya cinco meses que la actividad es nula. Ninguna ley fue sancionada en ese período.

Más allá de la Asamblea Legislativa de apertura, los dos encuentros fueron el 21 de marzo, para conmemorar el Golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 y el 9 de mayo. Esa jornada fue clave. El titular de la cámara, el oficialista Manuel Mosca pidió licencia por 60 días tras una denuncia por abuso sexual. Su cargo fue ocupado por la peronista, Marisol Merquel.

A partir de ese día, se paralizó la cámara baja bonaerense. Sin embargo, pasaron los dos meses y Mosca volvió a recuperar la titularidad y como no volvió a la actividad tampoco pudo disponerse de una prórroga de la licencia. A pesar del control actual del oficialismo, pero de la mayoría de la oposición, no hubo movimientos de ningún lado.

En un momento crítico para el oficialismo, desde la filas de Juntos por el Cambio está el deseo de no abrir más la herida. Esto significaría, no recordar el caso Mosca y, por otra parte, no hacer visible la fractura interna del macrismo bonaerense. 10 legisladores ya habrían abandonado esas filas y no sería una foto deseable en épocas de inyectar energías para una épica remontada.

Por último, resalta otro dato que dio a conocer el periódico La Nación. El dinero que cuesta los 92 diputados bonaerenses: $53 millones a pesar de la inactividad.

Comentarios

comentarios