El monzonismo toma distancia de Mauricio Macri

19 septiembre, 2019

De a poco empezarán a ser más frecuentes los gestos de acercamiento del espacio del presidente de Diputados con Alberto Fernández. Los contactos se intensificaron luego de las PASO y hasta se habla de un acompañamiento en los primeros meses de su presidencia. El candidato del Peronismo busca tentar a Daniel Lipovetsky para el futuro

 

 

Tal como sucedió en 2015 cuando el grueso del peronismo se quedó sin refugio en los gobiernos nacional y provincial y debió repensar su futuro, lo mismo está sucediendo con los peronistas que quedaron por fuera del Frente de Todos, estructura política que tiene casi asegurado ambos gobiernos a partir de diciembre.

En el caso de los peronistas actualmente en el macrismo, se podría hablar de que están «reperfilando» su pertenencia partidaria.

A los primeros que se les apunta son los cercanos al presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. Fue uno de los primeros funcionarios de primera línea del macrismo que levantó críticas hacia adentro de la gestión. En 2016 ya alertaba sobre el impacto de las tarifas. E incluso el año pasado ya se había dado por asentado que no renovaría en la conducción de la Cámara si Macri lograba un segundo mandato.

«Lo conozco hace muchos años porque fue alumno mío. Es muy abierto, muy democrático. Entiende los problemas de la gente. Es de la provincia de Buenos Aires. Uno se siente cómodo hablando con él, no siempre está de acuerdo con sus miradas», dijo hace pocos días Alberto Fernández sobre Monzó. Ya los primeros días de julio había adelantado algo: «Me siento cerca de Monzó porque con él se puede hablar»

Nadie apura ningún movimiento ni mudanza política. No es necesario ningún pase a estas alturas. Será más bien una necesidad de ambos sectores (los monzonistas y los albertistas) cuando la gestión avance en los primeros meses del 2020.

En público nadie dirá nada. Por ahora. Pero ya es un secreto a voces que desde el albertismo «tantearon» a Monzó y a su gente. Algunos incluso dicen que el diálogo empezó antes de las PASO. Y están los que presagian que, si A. Fernández convoca a un gobierno de «unidad» del peronismo, podría ofrecerle un ministerio. Por ahora suena descabellado, al menos en el principio de su mandato.

Y como claramente los protagonistas por ahora no darán mayores pistas, por el momento habrá que prestar atención a los gestos de sus dirigentes.

«Tenía razón» era la frase que acompaña la cara de Monzó en la foto que subrió días atrás el diputado bonaerense Marcelo Daletto, uno de los borrados por Vidal de las listas de este año. Meses atrás, Daletto repartió tazas con la frase «reivindico la rosca», otro de los hits de Monzó para diferenciarse de Peña.

El diputado nacional Daniel Lipovetzky -encargado del debate del Presupuesto 2020 en Legislación General, cercano a Rodríguez Larreta y a Daniel Angelici) fue muy duro esta semana con la conducción de Juntos por el Cambio y reclamó «hacer una autocrítica y poner el eje en algunas cosas que no se hicieron, como la política» .

Otro que marcó distancia luego de las PASO fue el diputado bonaerense monzoísta Guillermo Bardón,  que se preguntó «¿de qué se disfrazará Durán Barba para justificar su fracaso?«. «Dirá que la derrota se produjo porque ‘nos desperfilamos’ al sumar a Pichetto? Es posible viniendo de alguien que le dijo al Presidente que ‘los votantes confundían a Alberto con Aníbal Fernández'», agregó.

 

 

 

Comentarios

comentarios