El «Coti» Nosiglia va por el Comité Nacional

10 septiembre, 2019

El histórico dirigente de la UCR, con gran incidencia en el radicalismo porteño, intentará quedarse con el comando del partido centenario en diciembre, cuando se elijan autoridades partidarias.

 

Por Pablo Varela

La dura derrota electoral en las primarias, ya tiene impacto hacia el interior de la alianza gobernante y aunque nadie lo admita públicamente, los actores comienzan a moverse prefigurando el escenario para el 2020.

Tal es el caso de uno de los socios principales de Cambiemos, la UCR. El partido centenario renovará autoridades nacionales a fin de año, y asoma la figura del Coti Nosiglia para presidir el partido. El exministro del Interior de Raúl Alfonsín, quien siempre ha mantenido un perfil bajo y operado tras bambalina, parecería dispuesto a exhibir el rostro y poner su propio nombre en las decisiones del partido.

Nosiglia, continúa teniendo hoy una muy fuerte incidencia en la UCR de CABA, uno de los comités más importante y en la última Convención Nacional, jugó en tándem con el actual titular del partido y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo.

En dicha Convención, se terminó ratificando la pertenencia del partido a la coalición de gobierno, aunque Nosiglia no dejó de exhibir fastidios y molestias, sobre todo a través de sus voceros: tal el caso de Martín Lousteau, quien el año próximo buscará presidir el bloque del Senado, algo que todavía genera desconfianza. Allí, el recientemente afiliado al partido centenario juega con la banca de Nosiglia, aunque seguramente deberá confrontar con Luis Naidenoff, quien forma parte del cuerpo desde muchos años, y queda como el principal referente con experiencia luego del alejamiento del chaqueño, Angel Rozas.

Además, habrá que ver el rumbo que adopta lo que hoy se conoce como Juntos por el Cambio, y si continuará funcionando como tal.

En Diputados, se abrirá otra grieta para ver quién preside el bloque de la UCR. Allí la disputa estará entre el cordobés, Mario Negri, quien a lo largo de la gestión de Cambiemos ha mostrado cercanía a la Casa Rosada y  Elisa Carrió, (motivos por lo que su posición podría quedar debilitada tras la derrota) y el propio Cornejo, que querrá jugar su propio proyecto en la Cámara Baja.

Otra disputa que se abrirá, será la presidencia por el Comité de la provincia más grande, la de Buenos Aires. Allí, el actual titular Daniel Salvador, se verá probablemente relegado tras la paliza que Axel Kicillof, le propinó a María Eugenia Vidal en las primarias de agosto.

Gustavo Posse, es el jefe comunal que más votos ha sacado, sobre todo por pertenecer a un distrito del conurbano bonaerense. El radicalismo conduce 37 municipios y algunas voces señalan que podría retener cerca de 31 luego de octubre, una activo nada despreciable para negociar hacia el interior de la coalición, siempre y cuando siga en pie a pesar de la derrota.

Algunas voces señalaron ante este medio que Salvador y Federico Salvai, ya se reunieron y conversaron acerca de continuar con los interbloques en la Legislatura bonaerense, también como una manera de negociar el reparto de los cargos que le corresponden a la oposición.

La elección del presidente del Comité Nacional será en diciembre. La forma de elección es indirecta, y se da entre los delegados al Comité. Nosiglia, ya es delegado por la CABA, y fiel a su costumbre, ya mueve las fichas con aspiraciones para presidir el partido centenario, desde 2020.

Comentarios

comentarios