Consenso Federal cerró su campaña en San Martín

8 agosto, 2019

Con la presencia de Gobernadores y candidatos de todo el país, Consenso Federal realizó su acto de cierre  – o los primeros pasos, según la palabra de Urtubey – en el partido de San Martín. Conocé los detalles.

Por Alejo Otaño

En el imponente auditorio del Centro Miguelete en la localidad bonaerense de San Martín, los principales referentes del espacio Consenso Federal cerraron la campaña de cara a las P.A.S.O del domingo próximo. Presentaron su fuerza al grito de «Ni Macri ni Cristina» y «Sabemos Hacerlo».

 Todos los oradores enfatizaron el recorrido y la experiencia de Lavagna, y le adjudican ser él quien « superó con creces una situación dramática junto al pueblo argentino».

El primero de los oradores fue el precandidato a Jefe de Gobierno porteño, Matías Tombolini. El economista remarcó la caída del consumo sobre todo en alimentos,  con frases como «los domingos dejamos de oler a asado» ,adjudicándole culpas tanto a éste gobierno como al anterior. Criticó ciertas propuestas electorales como «irresponsables» en una clara alusión a la fórmula FF y por útimo la campaña «Hiper segmentada» de JxC, quienes se «rigen por el algoritmo, y audiencias en vez de personas».

A continuación, tomó la palabra José Luis Ramón, precandidato a Gobernador de Mendoza. Elogió a Lavagna y vislumbró una «luz en el camino». Además aseguró que la «única manera de subirnos al carro del progreso y la argentina del siglo XXI es tener gobernantes que se ocupen de la gente». Finalmente denunció un pacto entre el radicalismo y La Cámpora en su provincia, quienes se «reparten el poder y endeudan a la provincia».

Luego el turno fue de Eduardo «Bali»  Bucca, precandidato a Gobernador de la PBA. Fustigó a los dos principales candidatos  diciendo que por más que ellos «se gritan entre sí», no mencionan en ningún momento al 65% de los niños del conurbano que son pobres. Habló de ponerle voz a las mujeres que se mueren por cáncer, a los niños con autismo, al millón y medio de familia sin vivienda en la provincia. También ser la voz de las PyMEs, de la producción y las oportunidades de los jóvenes.

El uso de la palabra de Graciela Caamaño fue precedido por un alboroto de magnitud dentro del público presente, haciendo pesar su localía.

Comenzó advirtiendo sobre el uso que se hará del resultado del domingo, el cual será en sus palabras «para la especulación, para continuar con el uso de los números en un proceso de relato que nos vienen haciendo hace tiempo, el cual no resuelve los problemas de los argentinos de a pie».

Habló de su figura como una dirigente peronista y no coacheada»  y que cree que la dirigencia política vive un «nivel de decrepitud enorme» y por eso los argentinos están «entre un pasado sin soluciones y un presente que sólo pide sacrificios».

El gobernador de Santa Fé, Miguel Lifschitz, aseguró que «un partido progresista no puede estar en otro lugar que no sea en éste espacio político, que representa una mirada federal y transformadora de la argentina con desarrollo y justicia social, y no con ajuste ni con corrupción» .

Le siguió la palabra de Juan Manuel Urtubey, precandidato a vicepresidente. Con un tono sereno y coacheado, magnificó la figura de Roberto Lavagna y alegría que cree necesaria para afrontar los desafíos de la Argentina.

«Ésto se revierte con la alegría de la construcción de la argentina que queremos y es con Lavagna, el ministro de economía que puso de pie a la argentina acompañando a dos presidentes (…) un hombre sólido y solvente técnicamente, quien tiene antecedentes y trayectoria, y no tiene prontuario», afirmó. Además se refirió a que «no hay Argentina si cierra una pyme por día, y no podemos garantizar plena inclusión sin pleno empleo».

Por último tomó la palabra el precandidato a presidente, Roberto Lavagna.

El economista se refirió a las dificultades que tuvo que sortear al «luchar  contra la grieta», y habló de refrendar plenamente su propuesta inicial de diálogo, consenso y unidad nacional. Le dijo «No a los malos de antes y de ahora, que decepcionaron al pueblo»,  criticó los 8 años de estancamiento que sufre el país.

Se refirió a que su espacio en caso de llegar al poder planea ocuparse del plano político institucional, donde planea «Empoderar al congreso de la Nación», y el redespliegue territorial, según el cual se encargará de «darle al interior lo que se le viene negando hace tiempo».

Dentro del plano económico, habló de «volver a ponerle plata al bolsillo de los argentinos, lo que le han sacado en los últimos 2 años». Afirmó que «el aumento del consumo hará que las fábricas cubiertas de lonas vuelvan a funcionar».

Cerró su intervención agradeciendo a sus allegados, a sus padres que no viven, a sus profesores de la escuela pública y al pueblo argentino.

 

Comentarios

comentarios