Encuentros de tercer tipo

11 junio, 2019

Alberto Fernández les mandó mensajes a los kirchneristas más duros para que bajaran los decibeles y la confrontación en sus discursos durante la campaña. Pero el pedido también incluyó a los «impresentables» para que ocultaran en los próximos meses. Así fue como se llegó a las declaraciones de Luis D’Elia de la semana pasada.

«¿En qué te han convertido?»

Desde que Alberto Fernández y Cristina Kirchner confirmaron su pacto y su fórmula presidencial, la pregunta que Mauricio Macri le hizo a Daniel Scioli en el debate del 2015 podría proyectarse a todos los dirigentes más cercanos al ultrakirchnerismo.

¿En qué los han convertido? Todos parecieran estar reinados por una fuerza pacífica que los aleja de la exageración desmedida a la hora de defender un proyecto. Por ejemplo el dirigente piquetero Luis D’Elía siempre se caracterizó por su incorrección política, sus controvertidos mensajes y sus formas viscerales. Pero en una entrevista la semana pasada, dijo que “la cárcel te hace reflexionar mucho”. Y le bajó los decibeles hasta en las críticas contra Mauricio Macri. Teniendo en cuenta que en los últimos registros antes de ser detenido, D’Elía criticaba fuertemente hasta a los dirigentes de su propio movimiento.

“No tengo bronca contra Macri”, aseguró el hombre en cuestión. Y agregó: “La salida no es la venganza”. Además, se mostró contento con la candidatura de Alberto Fernández y sostuvo que hay que “construir un país entre todos”.

Precisamente fue Alberto Fernández quien pidió enviarles mensajes a todos los «impresentables» del gobierno anterior de que se ocultaran durante la campaña porque sus figuras remiten al imaginario de corrupción y violencia de la segunda mitad de los gobiernos kirchneristas.

Además de D’Elía, en esa lista están los detenidos Amado Boudou, Julio De Vido, el «Chino» Zanini.

La llegada de Alberto Fernández sale a la búsqueda de votantes de centro y obligó a moderarse a también a dirigentes como Kicillof, Espinoza, Agustín Rossi, Kunkel, Diana Conti, «Cuervo» Larroque quienes, al igual que Cristina, acuden a discursos de confrontación personal y debates subidos de decibeles. Incluso Aníbal Fernández sólamente se limita a opiniones acotadas en Twitter,

Uno de los obstáculos que tendrá Alberto Fernández es que todos esos personajes están desfilando a diario por Tribunales. Ya sea con los cascos o a cara descubierta en las audiencias por un juicio oral.

Otras dos trabas serán los medios de comunicación y el propio gobierno que intentarán llevar a primera plana a esas figuras que el precandidato a Presidente quiere ocultar.

Comentarios

comentarios