Marcha de las antorchas: docentes universitarios rechazaron el ajuste del Gobierno y exigieron un aumento salarial

17 mayo, 2019

Miles de manifestantes concentraron a las 17 en el Congreso y se movilizaron hasta Plaza de Mayo en medio de un paro de 48 horas que finaliza hoy por la noche. La marcha fue convocada por CONADU, CONADU Histórica, FATUM y FEDUN, entre otros gremios docentes y no docentes. Repudiaron la oferta salarial del 15 % en cuotas que ofreció el Gobierno.

“En defensa de la universidad pública, de la ciencia y la tecnología. En rechazo del ajuste de (Mauricio) Macri y del Fondo Monetario Internacional (FMI)”, fue la consigna de la movilización hacia Plaza de Mayo realizada ayer por la tarde en rechazo de la propuesta salarial del gobierno que plantea un aumento del 15 % dividido en cuatro cuotas (4 % en junio, 4 % en agosto, 4 % en septiembre y 3 % en octubre) y con una cláusula gatillo en noviembre de 2019 y febrero de 2020.

Miles de jóvenes y estudiantes acompañaron el reclamo y marcharon encolumnados junto a los docentes.

“Además, estamos en una situación de ahogo presupuestario y de desmantelamiento del sistema científico tecnológico. La movilización de hoy incluye nuestro reclamo salarial pero va más allá de eso”, afirmó Luis Tiscornia, secretario general de la CONADU Histórica, y agregó que “hay universidades que están al borde de la parálisis, instituciones y organismos científicos, como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), la Comisión Nacional de Energía Atómica (CONEA) y el Conicet, que tienen despidos o más de 1500 jóvenes que, con doctorados y posgrados, no ingresan a la carrera de investigador”.

Si bien los gremios docentes no pudieron acordar un porcentaje de mejora salarial definitivo, sí lograron el blanqueo de sumas en negro mediante un 9 % en noviembre y el 10 % en diciembre.

Desde los sindicatos también pidieron un adelantamiento de la cláusula gatillo para el mes de septiembre. “Esta movilización nos da todo el optimismo para estar seguros de que el 10 de diciembre va a haber un cambio en el sillón de Rivadavia”, dijo Carlos De Feo, secretario general de CONADU. Además, sentenció: “Yo descarto totalmente la posibilidad de que gane Cambiemos”, en referencia a las elecciones nacionales de octubre.

El dirigente sindical afirmó: “Este Gobierno es volver a los 90 en materia educativa”. En este sentido, agregó: “Quieren entregar las universidades, la educación superior, que hoy es un enorme negocio en todo el mundo, entregárselo al capital privado”. Además, criticó el modelo económico del Gobierno y destacó el rol que juega el papel de las universidades y el mundo científico en el país: “Este sistema universitario es un orgullo para los argentinos. Un sistema científico y tecnológico que fue capaz de poner satélites en la luna (el ARSAT) y reconstruir centrales termonucleares no sirve para un país que solo exporta granos”.

De Feo criticó la falta de dialogo por parte las autoridades de la cartera de Educación y, en sentido contrario, resaltó la importancia de buscar la unión del movimiento obrero: “Tenemos que marchar nuevamente hacia la unidad del movimiento sindical. Tenemos que volver a una CGT única, cohesionada. Claro que no puede estar conducida por tipos que están pensando primero en sus propias necesidades en vez de las de los representados”.

La Confederación General del Trabajo (CGT) convocó el martes pasado a un paro a realizarse el próximo 29 de mayo. Por su parte, el secretario general de la Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN), Daniel Ricci, contó que el martes se reunirá el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona), liderado por Hugo Moyano, en donde se discutirá la convocatoria al paro. “Seguramente vamos a adherir. También estamos planteando hacer ollas populares para el 25 de mayo”, afirmó el sindicalista docente.

“Nosotros nos vamos a sumar al paro de la CGT como parte de la CTA. Es un paro que no nace por un capricho de un burócrata sentado en algún sillón de la conducción de alguna central. Nace por la movilización que ha ido creciendo a lo largo de estos tiempos”, aseveró De Feo. En torno a la discusión acerca de si debe ser un paro activo o no, el gremialista opinó: “Me parece que tiene que ser un paro sin movilización, un paro que vacíe las calles. Esa es la muestra más contundente del descrédito, el repudio y la decisión de los trabajadores de enfrentar a este modelo”.

En un tono más crítico, el secretario de la CONADU Histórica, Luis Tiscornia planteó: “Venimos reclamando un paro hace mucho tiempo. Esa es la deuda que tiene la CGT que tardíamente lo decreta. Vamos a ir al paro. Tiene que ser con movilización. Los paros tienen que ser activos porque se tiene que demostrar el reclamo y las demandas de la gente”.

Comentarios

comentarios