Cristina Kirchner en tono electoral: «Va a ser necesario un contrato social entre todos los argentinos»

9 mayo, 2019

La ex presidenta definió a su libro «Sinceramente» como una «interpelación a la sociedad». Tal como se esperaba, criticó al macrismo pero con un tono menos confrontativo que otras veces. Afirmó que los empresarios «tienen el compromiso de generar trabajo y el Estado debe asegurar esas condiciones». Defensa al mercado interno y mención al proteccionismo de Donald Trump.

«Es necesario que todos pongamos el esfuerzo para generar trabajo genuino, y que el compromiso sea de todos. En este mundo tan difícil no hay posibilidades de generar crecimiento económico sin mercado interno fuerte», aseguró Cristina Fernández de Kirchner en la presentación de su libro Sinceramente realizada en la Sala Jorge Luis Borges de la Feria del Libro.

Entre los agradecimientos en el inicio de su alocución, mencionó a su ex gabinete Alberto Fernández, en dos oportunidades, a quien señaló como quien le sugirió que escribiera este libro. Toda una reconciliación pública con quien había dejado de hablar hasta hace unos meses, desde el fin de la crisis del campo.

Luego de meses de silencio –y con más de 300 mil ejemplares vendidos–, la ex presidenta no hizo mención alguna hacia lo electoral, pidió «un nuevo contrato social» y dijo que su «gran apuesta son los jóvenes». También agradeció a los miles de militantes que asistieron al evento tanto en el interior como en las pantallas ubicadas afuera.

Dentro de los más de mil invitados, muchos dirigentes políticos y activistas sociales asistieron al acto. Entre los más importantes: Roberto Baradel, Hugo Yasky, Eugenio Raúl Zaffaroni, Estela de Carlotto, Adolfo Perez Esquivel, Alberto Fernández, Agustín Rossi, Jose Luis Gioja, Victor Santa María, Daniel Filmus, Hector Recalde, Carlos Tomada, Fernando Grey, Pino Solanas, Felipe Solá e intendentes como Leo Nardini, Verónica Magario, Martín Insaurralde, Gabriel Katopodis, Gustavo Menéndez o Walter Festa, entre otros.

También asistieron actores y músicos como Pablo Echarry, Leo Sbaraglia, Nancy Duplaá, Cecilia Roth y León Gieco.

La ex presidenta dijo: «Hoy este Gobierno tiene casi medio millón de planes, muchos más de los que tenía el Gobierno de los ‘choriplaneros'».

La senadora nacional elogió la economía de Donald Trump y dijo: «Estados Unidos tiene el índice de desempleo más bajo desde hace 50 años. Teoricamente, la Reserva Federal debería subir la tasa de interés para que la economía baje. No, algunos se dieron cuenta de que tenían que volver a generar trabajo industrial para volver a generar riqueza».

A partir de eso, aprovechó y lanzó una critica tácita al Gobierno y a su relación con el Fondo Monetario Internacional (FMI): «Sería bueno que aquellos que viajan tanto para allá y escuchan tanto las cosas que les dicen, imiten lo que hacen allá».

Si bien dio un discurso con un tono moderado, CFK fue contundente con respecto al lugar desde donde habla. «Yo no creo en los neutrales. Para neutrales están los Suizos, los argentinos no somos neutrales. Yo no soy neutral, nunca lo fui, no lo voy a ser, ni lo quiero ser», afirmó.

La ex mandataria confesó que en un principio el libro se iba a llamar «Néstor y yo». Dedicó su obra al ex presidente entre el cántico de los manifestantes al ritmo de «Néstor no se murió».

Con una oratoria enfocada en lo emotivo, Cristina Kirchner dijo que «cuando uno está política, está acosumbrado a que lo critiquen e inventen». Luego, agregó: «Pero siempre hay ciertos limites que es lo que las personas hacen en su vida. Después, lo que hacen en la política te puede gustar o no pero… eso fue lo que motivó a escribir este libro».

«Si querían acariciarme el alma, lo han hecho. Quiero agradecerle a todos los que me han acariciado el alma, lo han logrado con creces», expresó la principal figura del kirchnerismo, en referencia al libro que empezó a escribir en abril del año pasado.

Por otra parte, realizó una pequeña autocritica con respecto a la dirigencia política argentina: «No creo en sociedad maravillosas y perfectas, creo que arriba hay algo de reflejo de lo que hay abajo, y viceversa también. Con nuestros defectos y limitaciones».

Justo antes de finalizar el discurso, la ex presidenta les dijo entre risas a los militantes: «Ustedes son incorregibles», parafraseando al escritor Jorge Luis Borges. Al terminar, bajó del escenario que compartió junto a María Teresa Carbano, presidenta de la Fundación El Libro –a quién felicitó por ser la primera autoridad mujer de la organización– y Juan Ignacio Boid, director de la editorial que imprimió el libro.

Comentarios

comentarios