“Eva Perón es la biografía de la Argentina y estará presente en octubre a la hora de votar”

8 mayo, 2019

La periodista y escritora María Seoane y el presidente del peronismo en la Ciudad, Víctor Santa María, presentaron hoy su libro «Eva Perón. Esa Mujer», una obra que aborda biográficamente a la “representante de los humildes” desde el punto de vista de su construcción política y su trascendencia internacional e histórica.

Con prólogo de Teresa Pacitti, la obra literaria se encuentra disponible en el stand del Grupo Octubre en la Feria Internacional del Libro en el predio ferial de La Rural. Asistieron a la presentación el escritor y ensayista Alejandro Dolina y  la investigadora, socióloga, historiadora y feminista argentina que forma parte del directorio de CONICET, Dora Barrancos.

El libro celebra los 100 años del nacimiento de Evita, ocurrido en Junín el 7 de mayo de 1919 y cuenta con fotos inéditas. Docentes y libreros podrán adquirirlo por 425 pesos.

María Seoane dijo que este libro lo ha trabajado con Víctor Santa María desde 2007 cuando redactaron el primer cuaderno. “Abordamos la historia de Eva como biográfica. Hoy hablamos a 100 años después de su nacimiento. Eva es la biografía de la Argentina, de nuestros abuelos, de nuestros padres, de nuestros hermanos, de nuestros hijos. Porque Eva es pasado y es presente”.

La escritora contó que querían contar una historia donde Eva estuviera representada, más que por su propia biografía por la construcción que significó. “Esta es una historia de amor con un hombre extraordinario, líder político como Juan Perón, y es la historia de amor con la multitud, con el pueblo. Entonces, esta gran historia de amor es la que ha marcado la historia argentina”.

“Hablamos de la Eva con los trabajadores, los ancianos, los niños. De la Eva de ‘donde hay una necesidad nace un derecho’. Esa Eva es la que quieren borrar de los billetes de 100 pesos. Estamos gobernados por gerentes que solo piensan que el alma de la patria es una taruca, y el alma de la patria sigue siendo Eva, porque ella pudo reflejar las necesidades de las necesitados y lo pudo transformar en acción política. Eva fue el sostén afectivo del Estado de Bienestar”.

Santa María agradeció al movimiento obrero por su presencia en la presentación y aseguró que la historia de Eva “es una oportunidad esencial para no olvidarnos de dónde venimos, dónde nacimos, dónde nos criamos. Si uno me pregunta por qué soy peronista diría que por procedencia. Me críe en un lugar de trabajadores donde Eva era Santa Evita, se la recordaba todos los días”.

“La mejor forma de recordar a Eva es seguir luchando y militando, dar la vida por lo que creemos, no bajar nunca la cabeza, porque sabemos que tenemos la verdad, que defendemos a los trabajadores, a los más humildes, a los ancianos, a los niños y a las niñas de nuestra Patria. Por eso Eva está presente hoy y lo estará cuando tengamos que votar en octubre”, enfatizó.

El dirigente peronista destacó que el libro es un trabajo magnífico de arte realizado por Caras y Caretas, de la Fundación Octubre. Y le agradeció también la presencia al ex presidente del PJ bonaerense Fernando Espinoza, y a la sobrina nieta de Eva Perón, Cristina Álvarez Rodríguez.

Dolina presentó el libro hablando de una terminología que instaló el Gobierno de Mauricio Macri tras asumir en 2015: la meritocracia.

El meritócrata –afirmó Dolina- empieza por creer que la prosperidad es siempre bien habida, es decir, que el que tiene es porque se lo ha ganado. Y esto conduce a una convicción simétrica: el que es pobre -piensa el meritócrata- es porque ha sido perezoso o inepto.

Si se va más adelante en el análisis –expresó el escritor- todo beneficio o ayuda que se le haga a los desposeídos es una injusticia para quienes se han esforzado. El meritócrata desprecia a los pobres y odia a los gobiernos que lo favorecen, aseguró.

Y uno puede decirles que en realidad –agregó Dolina- que la prosperidad no siempre proviene de un mérito y la pobreza no implica falta de esfuerzo. “La experiencia nos dice que la forma de apropiación de los bienes por lo general tiene una genealogía violenta más que meritoria y que las demasiadas riquezas van de la mano de unas injustas pobrezas”, sostuvo.

“Uno podría preguntarse también qué otro sentido tiene un Estado nacional que no sea el de prestar ayuda a los que han quedado indefensos a pesar de sus esfuerzos o a los que no pueden esforzarse por niños, por viejos o por enfermos. En la Argentina la meritocracia está viviendo unos años dorados de traspaso de recursos de los pobres a los ricos”, indagó Dolina.

Por ello, indicó que “abrir un libro acerca de Eva Perón, con su historia, sus fotos, los testimonios, permite asomarse a otro mundo: un mundo cuya luz alumbra y resignifica nuestra visión de estos días que vivimos. Uno dirá: habiendo tantos libros, películas y folletos acerca de Eva Perón ¿Cuál es la finalidad de cada nueva publicación? En muchos casos hay libros de reflexión, otras veces indagaciones históricas con información inédita. El libro que hoy se presenta tiene algo de eso. Pero me he permitido descubrir que en este tiempo todo lo que se escriba acerca de Evita debe tener un fuerte sentido de militancia”.

“Aunque no hubiera en el texto ni una sola palabra acerca de (Mauricio) Macri, la figura de Evita, sus dichos, su entrega heroica y su grandeza producen un efecto de contraste tan enorme que basta una sola foto para hacer patente la pequeñez de los hábitos políticos que nos toca padecer”, sostuvo Dolina.

Dora Barrancos, en tanto, afirmó que María Seoane y Víctor Santa María “han regalado un objeto precioso. Hay un rigor historiográfico muy bien acatado. Hay un cuidado muy estricto en la textualidad que acompaña con bella grandiosidad, la grandiosidad que tienen las fotografías de este libro”.

Barrancos agregó que la configuración feminista de Evita constituye todo un desafío. “Es un contrafeminismo muy feminista. En el contexto de la época las feministas no fueron alcanzadas por la plenitud de Evita. Había una serie de reservas tremendas muy constitutivas del antiperonismo de la época que también alcanzó a las feministas. Algunas feministas sin embargo se incorporaron al movimiento”.

Y sostuvo que “no hay en América Latina ningún trazo de lo que las ciencias políticas denomina populismo y deberíamos decir que se trataron simplemente de democracias tan intensas, tan intensas que efectivamente lo que viene después son remedos democráticos para no hablar del desborde de este momento. No se encuentra, no hay una figura como la de Evita en ninguno de esos movimientos populares intensos en América Latina”.

“Es notable su constitución. Ella tenía una intuición muy profunda y sabía de su excepcionalidad. Siempre creí que Evita a medida que se tornaba tan desbordada, tan insumisa, fue creando la condición de su propia excepcionalidad”, finalizó Barrancos.

Comentarios

comentarios