Víctor Manzanares: «Muñoz me dijo, ‘acá nadie roba nada, es la comisión que se le cobra a la patria por hacer las cosas bien'»

22 abril, 2019

El ex contador de la familia presidencial detalló cómo fue su vínculo con ex secretario de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, y el dinero que se transportaba en bolsos desde el sur hasta Buenos Aires. Además, señaló que cuando fue a pedirle ayuda a Cristina Kirchner, le dijo que «era una mujer jubilada, embargada y vieja».

Víctor Manzanares, reveló este domingo cómo fue su relación con el ex secretario privado de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz y describió como se trasladaban bolsos con dineros desde El Calafate a Buenos Aires. Además, contó por qué decidió colaborar con la Justicia y precisó cómo estaba diseñado el circuito para guardar dinero.

En una entrevista con el programa La Cornisa, Manzanares aseguró que se transformó en arrepentido porque se sintió «abandonado, ninguneado y desprotegido» por «la familia Kirchner como por la familia Muñoz». También porque uno de sus hijos, de 16 años, le pidió que diga lo que supiera para que lo dejen salir de la cárcel.

El contador, además, reveló que pensó en matarse tomando pastillas porque «esa decisión tenía más que ver con llevarme los secretos a la tumba y no aceptar una condena en donde no soy culpable». Luego, cambió de parecer y admitió el motivo principal. «No tengo por qué guardarme los secretos de otros cuando no tuvieron la gentileza de ayudarme o venirme a visitar aunque sea», sostuvo.

Ante la justicia, Manzanares contó que había guardado en su casa bolsos con dinero que le había dado Muñoz. Durante la entrevista aclaró de donde provenía. «La plata de Muñoz procedía de lo que él retiraba de estas remesas que llegaban a Río Gallegos, que venían en el Tango 01 y en un avión privado que estacionaba cerca de un hangar», indicó.

En ese sentido, explicó que Muñoz le había dicho que «era la comisión por las cosas que hacía» y que cada vez que llegaba a Buenos Aires proveniente del sur traía valijas y «se sentaba en el auto, llamaba por teléfono y avisaba que terminaba la tarea». El llamado, según señaló, «sería al ‘mandante'» pero «nunca escuché que lo nombrara o que dijera alguna palabra que me significara que estaba hablando con quien yo pienso que estaba hablando». Sin embargo, recoció que Muñoz actuaba por «el mandato de Néstor».

«Una vez me invitaron a viajar en el Tango 01. Yo venía en la primera fila, que daba directamente a la pared del cuarto presidencial. Adelante mío tenía una valija enorme bien grande. Realmente me incomodaba por las piernas. Yo soy alto, soy largo de piernas. Años después me cayó un poco la ficha de qué sería esa valija ahí. Recuerdo que después vino Néstor a saludarme. Él debe haber pensado, para adentro, ‘si supiera Alejandro lo que hay ahí'», recordó Manzanares sobre uno de los viajes que hizo en el avión presidencial.

El ex contador de la familia presidencial reconoció que cometió delitos de corrupción y que sabía que Muñoz estaba robando dinero del Estado. Lo ejemplificó contando un diálogo. «Empecé a darme cuenta que era como un barril sin fondo. Le pregunté a Daniel: ‘¿Para qué robar tanto si ya tenes el bronce por conducir los destinos de la patria?’ El me respondió: ‘No, no, acá nadie robó nada. Esto es la comisión que se le cobra a la patria por hacer las cosas bien. Una comisión que se le cobraba al pueblo por hacer las cosas bien, por eliminar la deuda externa'», explicó.

Manzanares contó con detalles cómo en una oportunidad guardó los bolsos con dinero que Muñoz le dio. «Daniel me llama y me pide que nos encontremos en un lugar de poco tránsito. Él venía con Roberto Sosa (uno de los secretarios privados de Néstor y Cristina) en una camioneta. Estaciono atrás de ellos y me pide que le guarde unos bolsos porque en el lugar donde los tenía guardados había tenido un intento de robo. Entonces bajamos los bolsos entre los tres y le pregunté: «¿Qué es esto?» Y me dice «¿Qué va a ser ‘Polo’?: Plata», explicó.

Luego, siguió: «Me quedé medio shockeado. Una cosa es presumirlo y otra cosa es que te lo diga. Al instante me dice si quería trabajar con él. Le digo que me dé 24 horas para pensarlo. Era una situación shockeante. Estábamos en la calle, a las 7 u 8 de la noche. Eran unos quince bolsos con 30 millones de euros. Yo no estaba decidido. Tonto no soy. Lo que me estaba pidiendo era lavar dinero negro».

Muñoz le dijo a Manzanares una frase simple que lo ayudó a decidir su destino.»Me dice que el tren o el colectivo pasan una sola vez en la vida. Me lo dice como para ayudarme a reforzar mi decisión», precisó. Entonces decidió llevar los bolsos a su casa y ponerlo en el entretecho. «Muñoz me había dicho, como promesa, que íbamos a hacer la plancha el día de mañana. Yo me imaginé tomando un trago en el Caribe», explicó durante el reportaje.

Además, detalló como fue el momento en que la ex jefa de Estado le dijo: «menos mal que se murió Daniel Muñoz». «Estábamos en su casa de la calle Mascarello y cuando salió todo el tema de los Panamá Papers, como ella sabía que yo hacía trabajos para Daniel (Muñoz), me preguntó si sabía algo. Le dije que no. Que me había enterado unos días antes por un mensaje de texto de Muñoz. Ahí es cuando ella me dice «menos mal que se murió». Pienso que me lo dijo por lo que podía llegar a significar que Daniel revelara sus secretos. Yo creo que se refería más a Néstor. Porque el contacto fundamental de él (Muñoz) era con Néstor más que con Cristina».

Manzanares sostuvo que para él «Cristina no era parte de estos movimientos» pero «no podía ignorarlos». Y que cuando le fue a pedir ayuda dijo «era una mujer jubilada, embargada y vieja».

 

Comentarios

comentarios