Ya se registraron dos meses de paro docente desde que Vidal asumió como gobernadora

8 marzo, 2019

Tras un actual inicio infructuoso del ciclo lectivo y con 72 horas de paro de por medio, la cantidad de jornadas sin clases llegó a 60 desde que Cambiemos lidera el ejecutivo bonaerense. Las estadísticas y la comparativa con la gestión Scioli.

Baradel y Vidal.

Por Mariano Vicchio (@mhvicchio)

Una vez más –casi como una triste costumbre bonaerense- el ciclo lectivo no comenzó en la fecha establecida. Tras dos infructuosas reuniones con el gobierno de María Eugenia Vidal, los gremios docentes nucleados en el FUDB tomaron la determinación de parar por 72 horas los días 6, 7, y 8 de marzo. Finalizada la medida de fuerza, desde que asumió Cambiemos en diciembre de 2015 se registraron 60 días de paro. Dos meses sin clases en tres años y medio.

De los 39 meses que lleva de gestión Vidal, en dos de ellos no hubo clases. A pesar de que representa un poco más del 5% del total de la gestión, lo cierto es que de los 180 días anuales de clases  que se ha establecido deberían tener todos los alumnos -540 en estos tres años de Cambiemos en la Provincia- han quedado reducidos a 480 producto de las medidas de fuerza.

La ex Vicejefa de Gobierno porteño arrancó el 2016 con tan sólo seis jornadas de conflicto. En 2017 se elevaron a 17 y en el 2018 se quebraron todos los récords anuales, alcanzando los 29.

Si se compara con la gestión de Daniel Scioli, comienzan a existir números similares en este aspecto. Durante el segundo –y más conflictivo- período de su gestión, el ex motonauta padeció 62 días de paro: 17 en 2012, 19 en 2013, 20 en 2014 y 6 en 2015. Vidal está a sólo dos de igualar ese índice negativo.

Sin embargo, aún está a más de 40 de las 101 jornadas de paros docentes que vivió Scioli como gobernador, aunque tomando sus ocho años de gobierno en la Provincia.

Hay una tendencia que marca que en la Provincia, en años electorales (2011 y 2015), disminuyen los paros de maestros respecto a los anteriores. Quedará por ver si en 2019 con un gobierno de distinto signo político, un contexto socio económico extremadamente complejo y un inicio con 72 horas de paro, esa ecuación se mantiene o se revierte.

Comentarios

comentarios