Macri, Pascualito y Carolita

12 febrero, 2019

Un BMW último modelo sale presuroso de una de las residencias de Palermo Chico. A bordo, un importante empresario de nuestro medio.

El auto se detiene en el edificio de Puerto Madero, y el hombre rápidamente ingresa, y es saludado por la seguridad del edificio con el correspondiente “Buenos días, señor”

Entra a su despacho y en la pared del mismo un extraño reloj marcaba 6.24 en Londres, 7.24 en Washington, 9.24 en Buenos Aires, 13.24 en Madrid y 14.24 en Tel Aviv.

¿A quién le puede interesar saber las horas en simultáneo en esos lugares?

Mientras tanto, por rara coincidencia, Mauricio Macri, el actual presidente argentino, suscribe al eje Londres – Washington – Tel Aviv.

El empresario dio su primer gran salto económico al transformarse en el proveedor de las máquinas boleteras de colectivo para la tarjeta SUBE.

Las máquinas fueron fabricadas por IBM y la tarjeta, por Ciccone Calcográfica.

Pero además este empresario le vendió a Macri cuando éste era el Jefe de Gobierno de la Ciudad, a través de una de sus empresas, todas las cámaras que se usan hoy en Buenos Aires para monitorear la seguridad. También las cámaras que compró Massa siendo Intendente de Tigre.

Y cuando Nilda Garré era ministra de Defensa en el gobierno de Kirchner, también recibió un llamado en su teléfono particular.

“Hola, Teresa, habla Pascualito.”

Inmediatamente los dos se ubicaron. Eran los nombres de guerra de su militancia montonera.

Pascualito, que no es otro que Mario Montoto, se encargó en épocas del kirchnerismo, de mantener el Tango 01 y el submarino Salta, entre otros negocios, en sociedad con una empresa israelí.

Montoto nació en La Plata y su padre fue un juez comercial y civil, que luego llegó a camarista. En el 72 ingresó a la Juventud Peronista y fue uno de los iniciadores de la UES en su refundación después de la caída de Perón.

Muchos de sus compañeros participaron en la noche de los lápices.

Mario Montoto, alias Pascualito, tuvo dos hijos con María Ines Raventos, que en 1980 cuando tenía 24 años, haciéndole el aguante a uno de los comandantes, el Pelado Roberto Cirilo Perdía, en Lima, Perú, fue secuestrada por el Operativo Cóndor junto con Noemí Gianotti de Molfino y su hijo Gustavo Molfino. Por entonces Montoto ya era secretario del Pepe, el comandante Mario Eduardo Firmenich.

Una de sus empresas Global View, que fue la que vendió las cámaras de referencia, también proveyó las pulseras que varios presos militares con prisión domiciliaria hoy tienen que usar.

Cuando el gobierno de Alfonsín extraditó de Brasil a Firmenich y le dieron 30 años de prisión, Montoto fue el encargado de efectuar el acuerdo con Carlos Menem, para que entonces el Peronismo Autentico en el exilio apoyara su candidatura y la de Duhalde.

En uno de los cumpleaños de Lorenzo Miguel realizados en la Costanera, Perdía y Vaca Narvaja le entregaron un obsequio al poderoso jefe de las 62.

Por entonces el Dr. Torres era abogado de la UOM y también de Firmenich.

Después Montoto paso a ser el apoderado que al negociar el acuerdo permitió incluso que algunos montoneros ocuparan puestos en la SIDE.

Tal el caso del “loco” Rodolfo Galimberti que en época del presidente Menem, en una oficina cercana a Plaza San Martin, en el comienzo de la calle Florida, y en un primer piso, se dedicaba a repartir sobres a algunos periodistas muy conocidos.

Galimberti, que nació el 7 de mayo de 1947 en San Antonio de Padua y murió el 12 de febrero de 2002, fue un capitán montonero, pareja de Julieta Bullrich Luro Pueyrredón, hermana de la actual ministra de Seguridad de Macri, que era sargento en la organización montonera, y usaba justamente el nombre de Patricia.

Julieta murió a los 28 años el 24 de agosto del 83 en Paris, cuando el Mercedes Benz que manejaba Rodolfo Galimberti en un dia de lluvia y a alta velocidad, perdió el control. Por ese entonces, ambos estaban en el exilio.

Julieta y su hermana Patricia militaban en la Unidad Básica del Abasto y eran descendientes de una familia patricia como los Pueyrredón.

Su padre, Alejandro Julian Bullrich Almeyda, era médico y su madre, Julieta Estela Luro Pueyrredón, le dio cuatros hijos, dos varones y dos mujeres.

La actual ministra fue muy buena jugadora de hockey sobre césped y en el 74 fue seleccionada para el Mundial, pero prefirió no ir por su actividad política, y también para no perder su empleo. Patricia trabajaba en la cadena Cheeseburger.

El nombre de guerra de Patricia Bullrich era Carolina.

El primer Bullrich que aparece en la Argentina es un alemán que cayó prisionero en la guerra con Brasil. Su hijo Adolfo Jorge fue intendente de la ciudad de Buenos Aires en la segunda presidencia de Roca. Es el primer Bullrich que se inicia en la masoneria en el año 1869.

Patricia tenía solamente 16 años cuando ya activaba en el peronismo. por entonces los compañeros la llamaban Tatiana. Allí conoció a su primer novio, Cacho, de 20 años, en realidad Juan Manuel Puebla, que figura desaparecido en 1977. También fue pareja del “Gallego” Ernesto Fernandez Vidal, y se casó con otro montonero, secretario de Galimberti, actual sociólogo y docente, Marcelo Francisco Langeri “Paco”.

Langeri fue oficial 1º de  montoneros y es padre del hijo de Patricia con quien terminó en 1982.

La actual ministra y precandidata a vicepresidenta de Macri también fue pareja de Nestor Ortiz que quedó al frente de Encuadramiento, una organización que arrancó con 30 compañeros y llegó a tener 3000 militantes.

La cúpula de Encuadramiento fue asesinada y a sus militantes se los conocía como “los demetrios”, en recuerdo de Demetrio Tomas Tarazzi, que fue uno de los acribillados el 11 de abril de 1975, y que después los carbonizaron.

Actualmente Patricia Bullrich vive en pareja con un gran amigo de Claudio Avruj, el actual secretario de Derechos Humanos, Dr. Guillermo Yanco.

Pascualito y Yanco tienen aceitadas relaciones y negocios con Israel.

Montoto tiene trabajando en su empresa a un general, un vicealmirante y un brigadier, con distintas tareas en la Corporación para la Defensa del Sur (CODESUR), además del coronel Gustavo Gorriz, que durante cuatro años fuera edecán de Carlos Menem además de jefe del Regimiento Patricios.

Montoto, es decir, Pascualito, tuvo relaciones también muy fuertes con el obispo Ognanovich de Mercedes y Lujan, de buena llegada a las cúpulas militares.

Cuando Menem firmó el indulto a los montoneros Firmenich quedó en libertad y Pascualito le dijo al Pepe “Hasta aquí llegué” y comenzó su vida de empresario.

Mientras tanto Firmenich vive en Vilanova desde 1996, a 50 km de Barcelona, y es profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad Roviera I Virgil.

Firmenich nació el 24 de enero de 1948. El 15 de julio del 74 pasó a la clandestinidad y el 6 de septiembre al exilio. En la recordada operación Melliza montoneros se alzó con 60 millones de dólares de los Born.

Mientras tanto, Pascualito y Carolina, es decir Montoto y Patricia siguen haciendo negocios con CODESUR, una empresa que se define como productora de servicios militares.

Tienen negocios con las empresas israelíes: Azimut, Gaymar, Metat, y Soltan, y las empresas yanquis Honeywell, y Nell-Joy.

Es indudable que el mundo de hoy muestra negocios permanentes y no ideologías permanentes. El individualismo es el mayor triunfo del capitalismo. De la patria socialista con que soñaron Pepe, Pascualito, Patricia, el Loco, Carolina, el Gallego, Cacho, Teresa o cualquiera de los que decían ser lo que no eran, cuando fueron lo que son, triunfó la patria capitalista.

Por eso hoy no se trata de una simple unidad de la oposición para vencer a Macri. Se trata de saber que se hace si se gana.

Comentarios

comentarios