Tigre: el globo de ensayo de Massa

12 febrero, 2019

En el distrito del norte ya no hay dudas. Zamora avanza con la premisa de la unidad  y eso está demostrado por la cercanía que se da cada vez más con quienes en su distrito responden a la ex presidenta. Massa mira esto con atención. Las afirmaciones y las dudas de lo que hoy se ve en el distrito pero que puede significar grandes acuerdos del peronismo cuando lleguen las elecciones generales.

Los movimientos electorales para Sergio Massa, su Frente Renovador y el intendente de su mayor confianza a pesar de cierto distanciamiento, Julio Zamora, comenzó en el 2018.

Es que además de comenzar a construir su Alternativa Federal con Miguel Ángel Pichetto y los gobernadores peronistas alejados de la ex presidenta Cristina Fernández también tuvo que ver como la unidad planteada por muchos sectores rindió sus frutos en el distrito que lo llevo a la política grande.

Por más que en muchos momentos se intento instalar que había distancia entre Massa y el actual intendente Zamora, siempre se supo, fueron operaciones de algún “travieso”. El dialogo quizá no sea el mismo de hace algunos años pero el canal sigue abierto sin problemas, y en todo caso si no es el que supo haber en cuanto a volumen es porque ambos tienen mucho para resolver.

La foto actual muestra que la ex concejala, con base en La Cámpora, Roxana López, hoy es la actual secretaria de Desarrollo e integración en el distrito. Lugar que supo ocupar Malena Galmarini, antes de tomar posición de su concejalía en Concejo Deliberante tigrense. Ahí la confirmación en términos concretos de la unidad y el proyecto en conjunto que desde comienzos del 2018 Zamora venía adelantando al afirmar y generar mucha sorpresa en un principio: “hay que construir con todos dejando pruritos de lado con el kirchnerismo. Quienes nos llevan hoy a esta crisis son Vidal y Macri”.

Otro dato que no hay que perder de vista son las declaraciones del intendente en el mes de enero cuando pidió en una entrevista que su jefe político piense en una candidatura a gobernador donde tiene altas chances de victoria a pesar de lo difícil de tener a Vidal enfrente y que eso también permita un acuerdo con la ex presidenta quien sería una buena alternativa en nación. Considerando que ambos pueden reunir a casi la totalidad de los sectores del peronismo que hoy hablan de unidad pero no terminan de sentarse en la misma mesa. Massa, igual, se ocupo rápido de repetir que su intención es “competir en el plano nacional”. Esto igual no dice mucho, nadie entrega su recorrido y sus negociaciones 5 meses antes de que cierren las listas.

El foco ahora esta puesto en las reuniones y acercamientos entre los sectores pejotistas que siempre pregonan  el concepto de la unidad y que el rival es Macri. Y nadie ya se anima a decir que no haya buenos interlocutores entre Massa y Cristina. Alberto Fernandez, Facundo Moyano y ahora también Julio Zamora a través de su cercanía con UC por  los acuerdos locales, hoy lo son.

Nadie se anima aun a afirmar que habrá una lista local en Tigre con representantes del oficialismo que responde a Zamora y con referentes de Unidad Ciudadana bien repartida y equitativa para que todos estén contentos. Nadie se anima tampoco a afirmar que si eso sucede Massa quiera hacer valer su imagen en ese distrito y ponga en marcha una lista con su aliados más fieles que incluso pueda ser competencia para Julio.

Que nadie se anime a afirmar, puede querer decir que entonces, lenta pero sin pausa, la unidad en ese distrito sigue avanzando. Y quizá esto también demuestre que Massa mira con atención esa prueba que hoy Zamora lleva adelante en su distrito. Porque si esa unidad se da realmente en Tigre, entonces Sergio quizá pueda animarse a ser un engranaje de ella para competir a gran escala.

Nadie niega, nadie afirma y todos más alto o más bajo, repiten “hay que unirse”. Y a pesar de las dudas, lo que es seguro es que el laboratorio que siempre fue Tigre para Massa ya está en marcha hace rato.

Comentarios

comentarios