Roberto Salar: “Hay que defender la gestión de Katopodis con las obras”

4 enero, 2019

El dirigente de la Agrupación Somos San Martín visitó LaNoticiaWeb Tv y analizó las posibilidades del escenario político para el 2019. Dijo que la gestión de San Martín tiene el distintivo de la inclusión, y que la grieta nacional favorece tanto a Macri como a Cristina.

El año empezó con anuncios de tarifazos, es difícil descifrar cuál va a ser el camino del gobierno en el 2019.

No hay que actuar con resoluciones fantásticas y fantasiosas. La economía va a ir de mal en peor, se van a seguir perdiendo empleos. ¿Qué se hace con esto? Es la gran pregunta de la gente, que sufre la realidad, le vacían el bolsillo y la heladera, no pueden trabajar. La política tiene un rol y una oportunidad para recuperar el terreno perdido durante tantos años. Se debe organizar a la gente y pensar en el futuro. No se puede pensar 2019 sin pensar en el 2020 y el futuro. Veremos qué modelo se consolida. Este modelo ni siquiera es neoliberal, es peor todavía. Es un modelo único en el mundo. Cuando todos los países cierran sus economías para proteger el trabajo de la gente, este gobierno de Macri se abre y la gente sigue perdiendo. Si la gente quiere insultar al gobierno está en todo su derecho, nosotros tenemos que construir la esperanza que viene.

¿Cómo va a ser el discurso electoral del gobierno? Porque de Economía no pueden hablar, de pobreza tampoco, ni de gestión. Casi que no pueden hablar de nada, solamente de la grieta.

Sí. Es una estrategia que salió bien, y van a seguir con la grieta. De un lado Cristina Kirchner y del otro Mauricio Macri, les conviene a los dos. En el último discurso de Cristina Kirchner en el Parlamento, el único nombre propio que usó fue el de Macri. Y ahí las cámaras lo empezaron a mostrar. Es un negocio a medias. La grieta es para los dos.

La idea de Massa tampoco termina de llegar a buen puerto…

Es una bailarina de coro. Nunca pudo ser protagonista porque le falta experiencia y le sobra soberbia. Fue una oportunidad, como fue De Narváez, que se dan de manera única en un momento histórico donde la gente está enojada y elije a alguien para expresarse. Pero la proyección de Massa luego del 2013 no fue nada.

Estas nuevas maneras de comunicarse con la gente no van a poder resolverse este año. Y el balotaje profundiza los problemas de Macri pero con Cristina no se resuelve nada. Estamos en un callejón sin salida.

Sí. Lamentablemente. Hay que recurrir a lo que menos tenemos: un proyecto de largo plazo y con paciencia. ¿Vamos a vivir de la soja, de lo agrícola ganadero, sin valor agregado, o de qué? Entonces hay que mandar a los chicos al campo a trabajar en algún eslabón de la producción para ver si pueden comer. Seguimos con el mismo modelo de 1880. Si no cambiamos eso, vamos a tener a la población económicamente activa sin trabajar, y eso es un crimen de lesa humanidad que profundizó este gobierno y del que también somos responsables por no generar suficientes fuentes de trabajo.

Entonces el peronismo tiene que ser diferente y con otros actores. Ni Massa ni Cristina.

El peronismo tiene que ser el fundacional. La Iglesia arma sus encíclicas y cambia algunas cosas, pero no cambia las cuestiones de fondo. El peronismo tuvo rol político en Argentina desde que se entendió que había que tener un modelo de producción propio, empresas nacionales, inversiones y un estado poderoso que se meta en todo, desde la junta nacional de granos hasta la flota marítima propia. El debate es con o sin injerencia del estado. Los liberales creen que no debe haber y que el mercado se acomoda…

Pero tampoco resulta…

Es mentira. No se acomoda. Y esto no se logra en una o dos elecciones. Alguna vez tenemos que empezar a marchar hacia un Norte, convencidos.

¿Qué tipo de año tiene Katopodis por delante si quiere lograr la reelección, luego de la aventura de seguir a Randazzo, que fue un error?

Yo no creo que haya sido un error ni una aventura. Fue una apuesta en pos de valores políticos en los que creemos, que representan compañeros como Randazzo. Nos fue mal. Pero el 5 o 6 % del electorado nos acompañó aunque sabían que no íbamos a ganar. Esto es política: construir aunque se pierda. Vamos a defender la gestión Katopodis con obras. Las obras no se pueden ocultar. La gente vota lo que se puede tocar, y las obras se pueden tocar. Y tienen un sentido profundamente social y de inclusión. Como las plazas o el complejo natatorio. Hay zonas históricamente postergadas donde se ha llegado con la luz, el asfalto y la presencia del estado. Por supuesto que también nos puede ir mal. Pero esto es lo que tenemos que mostrar honestamente.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA